Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

Política¿A cuántas vueltas se echa el perro?

¿A cuántas vueltas se echa el perro?

Por: Juan Guillermo Ángel Mejía

Un perro da tres vueltas antes de echarse, un amerindio veterano de andar por los montes nunca pasa por encima de un árbol caído; por el contrario, primero pisa sobre el tronco puesto que no sabe qué habrá allí donde no puede ver, dicen que sabio es quien aprende de sus propios errores y que genio es quien lo hace de las equivocaciones de los demás, y recuerdo a muestro padre quien decía que solo se alcanza la sabiduría en la vejez.

Quienes alcanzan la edad madura lo hacen por haber tenido una vida más sana, por haber tomado menos riesgos, por haber sido más cuidadoso en donde pisan, por haber dejado de correr, por haber entendido que deben dar tres vueltas antes de echarse y porque han escuchado consejos y aprendido de la experiencia propia y de la ajena.

Hoy, pocos dudan que la antiquísima fórmula de la cuarentena es la única alternativa para combatir la plaga y que quienes son más vulnerables son las personas en edad adulta, esta tesis controvertida por algunos epidiemólogos serios como el sueco Johan Giesecke, es un riesgo que pocos gobernantes y políticos se atreven a asumir y si a ello sumamos tragedias como la cuenta diaria de muertes a causa del virus y el silencio sobre el resto de las causas de defunción, números que se repiten en los titulares de prensa que venden lo anormal, todo ello calla a quienes sostienen que con el confinamiento nada se gana puesto que irremediablemente todos terminaremos contaminados por el covid 19 pero solo uno pocos, muy pocos, van a morir por culpa exclusiva de esta plaga, tesis a la que adicionan que al cabo de un año no habrá diferencias en cuanto al impacto de la plaga entre los que guardaron una cuarentena responsable y aquellos que fueron confinados con medidas coercitivas.

Es posible concluir que los adultos mayores bien saben cuidarse a sí mismos, el solo hecho de estar vivos a avanzada edad es prueba fehaciente de lo dicho, así que el confinamiento obligatorio es el resultado de un gesto paternalista que debemos agradecer, pero no gracias, el discurso de los abuelitos encorvados y apoyados en un bastón es demasiado genérico; hoy, con un esperanza de vida de 77 años, esta medida de protección no responde a una ecuación real de riesgo y está resultando una carga demasiado pesada para los adultos mayores que están en buenas condiciones físicas, que trabajan y dependen de su trabajo para vivir, que aman y quieren a su prole mucho, mucho más que el afecto que reciben.

Gracias, muchas gracias, pero permítanme cuidarme a mí mismo, ninguno de ustedes sabe tanto como se yo de mis achaques, de mis debilidades, quizás con este gesto, aparentemente benévolo, me están quitando calidad de vida particularmente cruel con aquellos quienes no sobrevivirán de ninguna manera este año, a ellos le están haciendo más amargas sus últimas horas, sus últimos días.

Un adulto confinado está expuesto a la contaminación por cuenta de sus cercanos menores, ellos corren riesgos que él jamás tomaría, son otros quienes descuidan los protocolos de bioseguridad y si, como a muchos otros les ocurre, viven solos, a éstos se les está aplicando un remedio peor que la enfermedad. No generalicen señores gobernantes, no le hagan miserable la vida a millones por cuenta de sus temores y de sus afanes, no se sobreactúen que esta es una plaga, es cierto, pero devuélvanos la libertad dado que seremos nosotros los contaminados y no los contaminadores.

Publicada en El Diario y reproducida en El Opinadero con autorización previa y expresa del autor.

Artículo anterior¿Meter las manos en el fuego?
Artículo siguienteAhora, a navegar

1 COMENTARIO

  1. Excelente defensa a personas que responsablemente cuidan de si mismo. Respetan la norma : atienden sus teleconsultas, lavado estricto de manos, narrativa de anécdotas a su familia, ejemplo en que aun, son productivos, desde su trabajo permanente, u ocasional.
    Con su Consejo y ejemplo para jóvenes que en su mayoría no son autosuficientes( viven en casa de padres, o abuelos,) jóvenes soberbios que salen sin acato por la norma, jóvenes con un mutismo que sorprende.
    Generación de grandes: pensadores, lectores, sustentados en principios morales.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos