A dónde debe apuntar la Tasa Pro deporte y la recreación

0
59

Me aparto del concepto de distribución ‘micro’ o del menudeo de esos recursos. Darles un poco a todos. Me inclino más por un concepto ‘macro’ de su destinación para apuntalar económicamente los programas más exitosos del sector deporte y la recreación.

Por: Hugo Ocampo Villegas

El hundimiento en la Asamblea del proyecto de Ordenanza presentado por el gobernador Víctor Manuel Tamayo Vargas para establecer la Tasa Pro Deporte y la Recreación dejó perplejo y atónico al conglomerado del deporte risaraldense trayendo como consecuencia una reacción en cadena con una andanada de críticas a los diputados que votaron negativamente.

No será tema de esta columna entrar en consideraciones y juicios sobre el juego político que imperó al interior de la Asamblea para tomar esta decisión. Tampoco sobre las ‘aguas turbias’ que provocaron su hundimiento y menos sobre el valor de las opiniones que arreciaron en contra no sólo de esta determinación y de los diputados, sino también de los políticos.

Me quedan sí una reflexión y un apunte, antes de ir al grano: la primera, es bien sabido que los intereses politiqueros –no los políticos, que es diferente- van siempre en contravía del bien común; y el segundo, que la disputada Juliana Enciso hizo un trabajo responsable para presentar su propuesta al debate de la Asamblea, interesada ella en el tema como deportista que fue. Lo valoro, así me aparte del ejercicio hecho sobre la destinación de porcentajes para las líneas de acción inmersas en la Ley 2023.

Como la puerta quedó abierta para la presentación de un nuevo proyecto en las próximas sesiones, entonces me voy a ocupar de lo que más preocupa a los dolientes del deporte y la recreación: la repartición de esos ingresos.

Me aparto del concepto de distribución ‘micro’ o del menudeo de esos recursos. Darles un poco a todos. Me inclino más por un concepto ‘macro’ de su destinación: apuntalar económicamente los programas más exitosos –a través de los años- del sector deporte y la recreación.

Se deberían consolidar cuatro procesos puntuales: dos del deporte de alto rendimiento (Deportista Apoyado y Polos de Desarrollo) uno de la recreación (los Juegos Departamentales, evento recreo deportivo) y uno en la actividad física (Hábitos y Estilos de Vida Saludable).

Y entonces preguntarán muchos: ¿y el apoyo a ligas, y la contratación de entrenadores, y los juegos Intercolegiados, y la implementación, y la infraestructura, y los restantes programas de recreación (campamentos, nuevo comienzo, juegos afro, indígenas), y la educación física? La inversión en estos programas debe mantenerse como ha sido habitual dentro del presupuesto del departamento, pero con un valor agregado. Y algunos de ellos pueden ejecutarse mediante convenios con Mindeporte.

Al trasladar la financiación de esos cuatro ejes propuestos, que en mi concepto son los fundamentales, a la Tasa Pro Deporte y Recreación, deben liberarse estos dineros del rubro de recursos propios del departamento ampliándose con ello la capacidad de su presupuesto para atender todos los demás frentes –que también son importantes- para mejorar su atención y el cumplimiento del Plan de Desarrollo en estos sectores.

En cuanto a la infraestructura urgente, ésta debe ser tema de presupuesto de Juegos Nacionales 2023. Y su posterior mantenimiento atenderse con fondos propios.

Mi propuesta apunta a la sostenibilidad en el tiempo de los programas que han sido de mayor éxito y le han dado mejores resultados al deporte y la recreación en Risaralda. Que su soporte económico no quede al libre albedrió del gobernante de turno y para ello pongo un caso concreto: los Juegos Departamentales, la razón de ser del deporte para los municipios, no se volvieron a realizar.

La Tasa Pro deporte y la recreación debe apuntar a consolidar cuatro ejes exitosos:

Estas son mis argumentos para apuntarle a una financiación asegurada a los cuatro programas referidos.

1.- Deportista Apoyado.

A todas luces el de mayor impacto en los resultados del deporte risaraldense, aparte de la contratación de entrenadores idóneos. Nos quejamos por la migración de muchos de nuestros deportIstas y para frenar este fenómeno –que no es nada nuevo- la principal herramienta es tener este programa consolidado y con buen presupuesto. Este año la partida para el Deportista Apoyado se mueve dentro de la eventualidad del flujo de caja, por razones ya conocidas. Su presupuesto este año es de 800 millones de pesos.

2.- Polos de Desarrollo.

Sin lugar a dudas el mejor instrumento para apoyar a nuestros jóvenes talentos en los municipios del departamento, además de incluyente. Ya tenemos medallistas nacionales e internacionales surgidos del programa.

La realidad nos muestra que este año no se han podido contratar los monitores de los polos -han llegado a estar vinculados alrededor de 40- por razones presupuestales ante la emergencia. Y por estas circunstancias, está interrumpida la continuidad del trabajo afectando los procesos de formación y preparación.

En los años recientes la contratación de los monitores requirió de una inversión que ha oscilado entre los 500 y 600 millones de pesos.

3.- Juegos Departamentales. Evento recreo deportivo.

A gritos, desde los municipios, piden que se vuelvan a realizar los Juegos Departamentales. En las recientes mesas de trabajo para la elaboración del Plan de Desarrollo hubo unanimidad en torno a este pedido. Hace nueve años que no se disputan.

En Juegos Departamentales, por su condición de evento recreo deportivo, confluyen la recreación y la competencia. Su impacto tiene un hondo contenido social para los jóvenes y adultos y económico para los municipios sedes de los zonales y de la fase final departamental. Los Juegos constituyen la principal razón de ser del deporte municipal.

Su principal cobertura se extiende a los jóvenes mayores de 17 años que ya quedan por fuera de Juegos Intercolegiados. Y abarca adultos que ya con responsabilidad laboral tienen en el deporte una práctica integral para sus vidas.

El Plan de Desarrollo del actual gobierno departamental volvió a incluir la realización de los Juegos. Su presupuesto estimado para el 2021 es de mil millones de pesos.

4. Hábitos y Estilos de Vida Saludable.

En el área de la actividad física, el programa de mayor acogida y popularidad en el departamento ha sido éste, reconocido incluso nacionalmente al serle otorgados dos premios por el entonces Coldeportes.

Los Hábitos y Estilos de Vida Saludable si bien tienen un mayor porcentaje de participación de los adultos y adultos mayores, también es atractivo para jóvenes y adolescentes. Su inversión es del orden de los 400 millones de pesos.

Tocó extenderme más de lo que aconseja la normativa para las columnas de opinión, pero tocaba. Y, con el perdón, me queda algo para agregar: de ese 20% que exige la ley para atención a jóvenes y niños de población vulnerable para transportes y refrigerios bien podría pensarse en brindar apoyo para los deportistas que no tienen medios para trasladarse desde sus zonas rurales, o de los municipios a la capital para los entrenamientos con las ligas. Y mejorar su ración alimenticia.

La Asamblea después de hundir el proyecto instó a la Secretaría de Deporte, Recreación y Risaralda a socializar la ley y debatirla entre los sectores interesados para elaborar una nueva propuesta. Ojalá que las conclusiones sean concretas, menos populistas y consecuentes con nuestra realidad y las metas propuestas.

Deja tu comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí