¿Abajo el Rey – Que viva el rey?

1
106

Por Juan Carlos Parra

Todos los teóricos del mundo han derramado millones de centímetros cúbicos de tinta escribiendo contra la colonia, entendamos el termino como lo define la página web portaleducativo.net:

“La Colonia:

Luego del Descubrimiento y Conquista Americana se da inicio a la Colonia, en este periodo los españoles se establecen en América con el propósito de imponer su dominio.

Este periodo abarca del Siglo XVII y XVIII, la América hispana fue dominio del rey de España, quien nombró gobernantes y administradores para establecerse en los territorios en su nombre.”

Los niños de Suramérica, en la educación primaria, reciben la información suficiente para desconfiar de ese tipo de gobierno, ejercido especialmente por una potencia en un territorio diferente al suyo, por ejemplo, el que desplegaba la corona española en territorios amerindios.

A los colombianos nos han dicho que en el grito de la independencia confluyeron todos los movimientos necesarios para romper el cordón umbilical con el gobierno del Rey Fernando VII.

Para mí, es más valioso el trabajo de José María Carbonell, convocando a cabildos abiertos, formando el pensamiento de los futuros revolucionarios, si ese proceso hubiera llegado a su madurez, no tendríamos varios renglones en la historia escritos dedicados a la Patria Boba, porque nuestros criollos realmente no querían la independencia total, ellos mismos firmaron en el acta profesando su amor profundo al rey Fernando VII, demostrando el temor a perder los privilegios, por eso gritaron: “ABAJO EL REY – QUE VIVA EL REY”.

Siempre sucede, el que gana la guerra es quien cuenta la historia y no  muy aferrada a la realidad, o cómo dijo George Orwell, autor del magnífico libro 1984: “la historia la escriben los vencedores”.

Lo mismo ocurrió con líderes como Álvaro Fayad y Oscar William Calvo, que hablaban de la necesidad de una Constituyente y acabar con la carta de 1886, desde el año 1978, mientras Argentina vivía la pantomima del mundial de futbol, donde todos gritaban histéricos, pero por fuera del estadio en helicópteros militares, los hombres de Videla, tiraban al mar a jóvenes estudiantes amarrados de pies y manos para que murieran ahogados.

Lo curioso es que cuando usted le pregunta a un joven colombiano, sobre el origen de la carta política de 1991, los más leídos le dirán que luego de la muerte de Luis Carlos Galán y otros candidatos presidenciales, hubo un movimiento estudiantil que impulsó la séptima papeleta y ésta obligó a que el presidente Virgilio Barco Vargas convocara a una reforma constitucional primero y después, esto desembocaría en una asamblea nacional constituyente.

Ese es el fino hilo tejido por quienes escriben la historia, su misión es reconocer en unos actores sociales con mayor fuerza su participación en determinado proceso y olvidar el profundo debate que por décadas habían dado otros movimientos, lo peor es que Colombia ha caído en un estado de derechización, que lo último que reconocerían en los anales de la historia, es darle su lugar a los grupos alzados en armas que firmaron el proceso de paz en 1990.

Algo parecido ocurre con la senadora de centro democrático Paola Holguín, quien publicó en su cuenta de Twitter el 30 de junio del presente año, que en el Catatumbo la persona muerta en Teorama, era miembro activo del ELN, en dos trinos lavó las manos del ejército y condenó al difunto.

Pero salió a la luz pública, que el líder social se llamaba Salvador Jaime, fue presuntamente asesinado por el ejército en una ejecución extrajudicial, como lo documenta la investigación del periodista José Guarnizo A. publicada en el portal periodístico la Vorágine.co; allí se conoció que el guerrillero que aparece en la foto, está todavía muy vivo, además declaró que la persona que había sido asesinada no era él, como lo consigna el artículo.

A continuación, se anexan los trinos de la congresista, sin que se hayan conocido a la fecha, las rectificaciones de la misma, ya que un medio periodístico aclaró que es mentira lo afirmado por la política de centro democrático.

Entonces ya nadie quiere rectificar, o sea que aquí en esta tierra lo asesinan a usted y lo revictimizan de la manera más vergonzosa y no pasa nada.

Así, ¿Quién celebra la independencia: el pueblo que está siendo masacrado o los que gritan abajo el rey, que viva el Rey?

Fotos tomadas del portal virtual Voragine.co

Nota : Las fotos corresponden al verdadero guerrillero, que esta uniformado y fue tomada en un acto publico del ELN, y la segunda es la foto del líder social asesinado, al cual señalaron como guerrillero, solo por tener el mismo copete.

1 COMENTARIO

Deja tu comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí