Actos de competencia desleal entre dos grandes

7
700

Por AURA RÍOS

El litigio se dio entre la Central Cervecera de Colombia S.A.S. (CCC), propiedad de la Organización Ardilla Lülle, (vs) Bavaria S.A., propiedad de la multinacional Belga, Anheuser Busch Inbev S.A/NV

El viernes inmediatamente anterior, la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC), profirió sentencia en contra de Bavaria, al considerar que esta “incurrió en el acto de competencia desleal denominado pactos desleales de exclusividad”, ordenándole a dicha compañía, no volver a suscribir, a futuro, contratos de suministro que incluyan cláusulas de exclusividad para la venta de cerveza.

El fallo se da luego de dos años de debate ante la Delegatura para Asuntos Jurisdiccionales de la SIC, donde la Central Cervera de Colombia S.A.S. (CCC), presentó demanda en contra de Bavaria, al considerar que esta última tiene posición dominante en el mercado, debido a que Anheuser Busch, adquirió la totalidad de las acciones de la compañía Sabmiller, controlante de Bavaria, con lo cual se fortaleció el portafolio marcario de cerveza en Colombia, principalmente dentro del segmento premium, lo cual le da ventajas respecto de la competencia, posición que utilizó para plantear cláusulas de exclusividad en los contratos de suministro, transgrediendo el artículo 19 de la ley 256 de 1996.

La demanda presentada por la CCC, fundó su argumento en el hecho, según el cual, Bavaria incurrió en el acto desleal de “pactos desleales de exclusividad”, dado el incremento exagerado de contratos de patrocinio que dicha compañía celebró a partir del año 2017, con los diferentes establecimientos de comercio, lo cual, según la demandante, disminuyó la competencia, en la medida que CCC no tuvo acceso a dichos establecimientos para comercializar las diferentes marcas de cerveza que oferta en el mercado.

Al respecto, la SIC precisó, que el artículo 19 de la Ley 256 de 1996 permite el pacto de exclusividades, enfatizando en que dichas estipulaciones solo serán contrarias a derecho, en el evento que tengan la capacidad e idoneidad de restringir el acceso de los competidores al mercado; es decir, la lealtad o deslealtad del pacto de exclusividad, está determinada por la restricción o no que genere en la libre competencia económica. Por lo anterior, la SIC consideró, que el fundamento de la demanda no radica exclusivamente en el hecho de que Bavaria haya firmado contratos con cláusulas de exclusividad, sino que haya suscrito una cantidad desmedida de aquellos, a partir del año 2017, lo cual creó efectos nocivos en la competencia. Por consiguiente, la SIC, dejó claro en el fallo, que lo que abre paso a la configuración del acto desleal, es el efecto o la potencialidad de las cláusulas para generar restricciones en el libre mercado.

Así las cosas, la posibilidad de pactar exclusividad dentro de los contratos de suministro, es en principio un derecho de los competidores, que no va en contravía de la constitución, tal como lo expuso la Corte Constitucional mediante sentencia C-535 de 1997, que declaró la constitucionalidad del artículo 19 de la Ley 256 de 1996; pero puede llegar a ser objeto de reproche por la ley de competencia desleal, cuando dichas estipulaciones generan, o pueden llegar a generar, algunos efectos dañinos dentro del mercado, los cuales pueden materializarse en: “1. que se reduzca la competencia 2. o que se anule la competencia”.

Por consiguiente, es necesario tener claro que la sanción legal recae sobre los pactos de exclusividad, únicamente si aquellos tienen por objeto o generan una merma parcial o total de competitividad en el libre mercado, o monopolizan la distribución de productos o servicios. Lo anterior, al margen de la intención, lo cual implica que, si los empresarios han pactado exclusividad, no importa que no hayan tenido la intención de restringir o monopolizar el mercado, si su actuar genera daño en los demás competidores, les será aplicada la ley de competencia desleal, por medio de la SIC.

«Muchos miran al empresario como el lobo que hay que abatir, otros lo miran como la vaca que hay que ordeñar y muy pocos lo miran como el caballo que tira del carro»

Winston Churchill

7 COMENTARIOS

  1. Oportuno artículo, en la práctica el suministro de neveras mostradoras obliga al uso exclusivo de sus productos, también hay eventos donde la tarima y el pago de los artistas es por cuenta de una empresa, prima el derecho a la venta casi que exclusiva de sus productos.

  2. Excelente artículo, un tema de gran importancia para quienes construimos empresa.
    Excelente tema, algo que aporta a los empresarios de Colombia.

  3. Excelente opinión. No obstante, la Club Colombia es mi cerveza preferida, producida en Colombia por Cervecería Bavaria S.A.

Deja tu comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí