Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

Economía y medio ambienteAgua pasó por aquí

Agua pasó por aquí

Por JOHN ELVIS VERA SUAREZ

“Un ciclo del agua bien gestionado significa una defensa contra la enfermedad y la indignidad…la falta crónica de inversión en agua y saneamiento perjudica a una cantidad ingente de personas. Esto es inaceptable” Antonio Guterres, Secretario General de la ONU.  

Con la resolución 64/292 del 28 de julio de 2010, la Asamblea General de la ONU, reconoció el Derecho Humano al Agua y al Saneamiento, resaltando con esto que las mismas son esenciales para todos los derechos humanos.    

Año tras año, el Día Mundial del Agua, nos vuelve a reiterar lo vital de este líquido en la subsistencia cotidiana de la humanidad y del planeta en su conjunto. Pero por igual año tras año seguimos deteriorando los glaciares, ríos, mares y humedales en general, como si no nos importara la vida misma. Se nos olvida además que el agua ha tenido suma importancia cultural e incluso religioso para infinidad de pueblos y naciones.

Se ha querido reducir su importancia a un valor económico. Es decir, convirtiendo este vital liquido en mera mercancía y obviamente en ganancia de los grandes monopolios. Ante lo anterior son ya al menos 2.000 millones de personas en el mundo entero, que no tienen acceso adecuado y suficiente al agua. Esta carencia está estrechamente ligada a la pobreza. A la injustica y desigualdad social y económica.

Parece que no tenemos presente que el agua es esencial por igual en actividades productivas como la agropecuaria y la transformación de materias primas e industrial. Obviamente que sin agua la economía de cualquier sociedad se frena o deteriora irremediablemente.

Nuestro territorio no es ajeno a los conflictos a su alrededor. Disminución de los glaciares (nevados). Deforestación. Contaminación por agrotóxicos utilizados en la agricultura y ganadería. Monocultivos (Pineras, aguacateras) con alto consumo de agua. Los llamados metales pesados como desechos de la minería. Desviación de cursos naturales para infraestructura de diferente índole. Invasión y urbanización de sus rondas protectoras. Alta contaminación por aguas servidas sin tratar (cloacas). Desechos industriales. Aumento considerable de galpones para la producción pecuaria intensiva. Alto tráfico vehicular. Turismo masivo desbordado. Crecimiento de la población residente. Etc.

El mismo proceso de monopolización y privatización del patrimonio hídrico que se viene implementando paso a paso, nos ira conduciendo al conflicto social, porque cada vez más a los sectores empobrecidos de la población se les dificulta el acceso por los costos elevados del servicio de agua potable y saneamiento. A lo anterior debemos de agregar que la amenaza de construcción de Pequeñas Centrales Hidroeléctricas (PCH), en los territorios cordilleranos, traerá un sinnúmero de problemas para las regiones, comenzando por el desplazamiento campesino y daños irreparables a los ciclos hidrobiológicos.  

Solo la recuperación integral del Patrimonio Hídrico por parte de las Comunidades y del Estado, permitirá que el vital líquido sea soporte para la creación de sociedades sostenibles.     

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos