Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

ActualidadAhora somos Risaralda

Ahora somos Risaralda

Columna de VigíaCívica

La Corporación VIGÍA Cívica fue fundada en el año 2000 con el nombre de “Corporación Risaralda Ética” y cambió su nombre a “Corporación VIGÍA Cívica” en 2014, con el fin de examinar las operaciones económicas de los municipios de Pereira, Dosquebradas y Santa Rosa de Cabal, ligadas a su contratación, mediante la operación de un observatorio de gasto público, que para situaciones puntuales cumple las funciones de veeduría ciudadana y tiene el propósito principal de propiciar y encabezar la participación de la comunidad para lograr el buen uso de los recursos de las entidades públicas que se acompañen, con los mayores impactos sociales posibles, mediante procesos transparentes y eficientes.  Lo que deriva en vigilar los procesos de inversión que se proyecten o que se hayan hecho, con dineros públicos, que son los impuestos de los ciudadanos, en una lucha sin cuartel contra su manejo corrupto y su malgasto.

Lo que realizamos mediante el análisis de una muestra extensa de sus procesos de contratación sometidos a concurso, lo que comprende licitaciones públicas, selecciones abreviadas, concursos de méritos y contrataciones de mínima cuantía. Análisis que realizamos con criterios exclusivamente técnicos y jurídicos, a partir de documentos o datos oficiales.

La Corporación es ajena a la política partidista y está nutrida de los conocimientos de un equipo interdisciplinario, conformado por voluntarios, con altas calificaciones profesionales, todas personas de reconocidas calidades éticas y humanas, que integran nuestro Comité Ético.

Nuestra labor está inspirada en la metodología del “Observatorio Social de Maringá” (Brasil), entidad premiada por la CEPAL en 2009, como una iniciativa innovadora de Participación Ciudadana, que adaptamos a las complejas formas de contratación del Estado colombiano.

La Asamblea de la Corporación en su reunión ordinaria de este año 2022 aprobó una nueva modificación al nombre de la Corporación consistente en agregarle “Risaralda”. Un cambio que no es solo en la razón social, sino que implica la responsabilidad de extender nuestra esfera de acción a todos los municipios del departamento donde, con frecuencia, las faltas de conocimientos de los actores gubernamentales o de atención de los organismos de control, ponen en riesgo los recursos de sus estrechos presupuestos.

Otra actividad que realizaremos bajo el nuevo esquema es la colaboración en la formación de ciudadanos concientizados de sus responsabilidades sociales, de la obligación de pagar impuestos y del deber de vigilar su uso.

En el horizonte inmediato y mediante un convenio concertado con la Corporación Transparencia por Colombia, capítulo de Transparencia Internacional, de la que hemos sido aliados en varios proyectos; acometeremos la vigilancia de los recursos que se inviertan localmente en las próximas campañas electorales de 2022 y 2023, como una forma de perseguir la corrupción que pretenda llegar a los nuevos gobiernos a través de los aportantes de esas campañas.

Artículo anteriorEl cuerpo un territorio de vida
Artículo siguienteEl «avivato» emocional

2 COMENTARIOS

  1. Debemos ser los ojos de quienes meten la cabeza a la arena como el avestruz para dejar pasar los actos de corrupción como paisaje natural de un Estado permisivo y culpable de todo ello.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos