Antiperiodismo de la semana

1
184

Un periodismo mascota del poder es la negación absoluta de la misión ética y estética de un servicio esencial en verdadera democracia para todos. Plumas y voces ideologizadas y subordinadas, no serán creíbles donde no hay engaño. 

POR HERNANDO AYALA M

Hizo todo lo que no es debido en el servicio público de rotunda exigencia ética, el periodismo, perfidia que al final le valió prevalecer y quedarse con todo en el consentimiento del poder para someter. Su devoción manifiesta de fidelidad con la alianza ideológica negocios y política, le confirió la confianza rotunda y consentida del único amo que no puede permitirse el periodismo leal, el bolsillo. Periodismo ético se subordina única y exclusivamente al derecho a la información de la sociedad, los ciudadanos, sin exclusión y en igualdad para todos. Según periodistas con ínfulas de celebridad espectáculo, esa visión es anacrónica y pierde ante el pragmatismo de la ley económica del mercado. 

Un cliché sentenció desde final del siglo pasado, que los políticos corrompieron a los narcotraficantes y por esa vía como sociedad llegamos donde vamos. Pasó lo peor, la sal se dañó, los políticos hicieron la jugada, coptaron medios y periodistas mascotas del poder cuya única fe es éxito y monedas, para crear el nuevo paradigma único en una franja grande de los nuevos y otros tantos de los menos viejos, según el cual periodismo es besar y lamer la mano del poder.

El gobierno en la parroquia con sus mieles convirtió a periodistas, algunos siempre, en rabiosos censores de periodistas libres. «No se muerde la mano que da comida» dijo el censor periodista premiado en su fidelidad con contrato más jugoso en la casa de gobierno para sufrimiento de sus detractores. La nueva versión del periodismo mascota premia faltas a la ética y perfidia con la profesión. Los leales al poder feudal son recompensados.

Muy hondo calado hay en las cargas de profundidad lanzadas con el revolcón al periodismo de industria mediática, que se desprenden de los hechos de la semana en la revista con la marca más potente en su género dentro del espectro de la información pública negocio. En ese conglomerado editorial hubo algún balanceo constante entre periodismo y negocio durante los 38 años de su época dorada. Fue posible tener acceso a periodismo de primer nivel y contraste, en análisis y opinión sobre las entrañas del poder, sin desentrañarlo todo pues la institucionalidad no lo acepta.  

Ahora el lucro a ultranza plantea una inversión desbalanceada en la prioridad, monetizar mediante un periodismo obediente al proyecto ideologizante de la alianza que se tomó el medio. Lo predecible es un periodismo entretención efectista, sensacionalista, mascota del poder en coherencia con la línea que desplazó todo el soporte de credibilidad que tuvo el medio que emprende una nueva realidad con solo el aviso como activo real en reputación.  La línea es marcada por la alianza entre banqueros y políticos que controlan hoy el Estado y lo público, para prosperar en sus estrategias de negocio, desde un pensamiento feudal, de nicho para los supuestos dueños del poder público, que no tolera voces ni plumas contestatarias que signifiquen contrapoder, esencia del periodismo de criterio con peso ético.

La discusión de fondo no es una empresa mediática por influyente que sea su marca, la raíz del iceberg es el desafío del periodismo esencial que no va a desaparecer y por el contrario tiene que potenciar su función en una sociedad que no puede retroceder al embrutecimiento total del fanatismo entretenimiento.

Hay diversidad y tendencias con puntos de vista distintos de periodistas pragmáticos, algunos apóstoles del poder, posturas que dan por hecho que el periodismo leal, ético, es idealismo romántico de soñadores viejos periodistas de salida que serán reemplazados por ese nuevo chip centenial de los likes, hashtags o etiquetas, todo digital, emociones y escándalos sin memoria que son tapados al minuto siguiente para mover la registradora del lucro salvaje. Con las pandemias de populismo, infodemia e ideologías supremacistas antidemocráticas que invocan estados de opinión, llegó un anti periodismo moda en la ruta del éxito consumista, para lo esencial en la economía de mercado, ganancias. Estados Unidos acaba de sacudirse del embrutecimiento anti democrático y anti periodístico, cuyo ojo del huracán está en su mayor grado hoy en la parroquia colombiana.

Mientras la inteligencia artificial acaba por inundar todo, habrá periodismo leal, ético, esencial al menos los siguientes cincuenta años y sus semillas que para entonces serán viejos la mayoría que no tragaron entero.  Periodismo subordinado, mascota del poder, fundado en antivalores como la militancia ideológica parcializada, es la negación, antítesis y perfidia del oficio de García Márquez y Albert Camus, la profesión del criterio que no acepta engaño y se subordina solo a la misión de salvaguardar la fé pública que es el derecho a la información de todos sin excepción.

1 COMENTARIO

  1. Este artículo , repleto de adornos y figuras literarias, para sonar más rimbombante, no es sino la muestra de lo poco solidarios , éticos y falta de calidades humanas de muchos llamados periodistas, que callaron muy complacientes mientras los periodistas con sesgo que salieron de semana , calladitos dejaron que en el gobierno de santos pasara de todo, complacientes por los contratos y por claro ser familia uno de sus líderes (Alejandro santos) guardaron cómplice silencio y ahora descarados ellos, posan de dignos y se van antes que los saquen a patadas , porque la gente ya no lee semana, asqueados de los ataques a una parte de la política, pero complacientes con otra ,pero como les llegaron dos periodistas que sin ser uribistas han destapado cosas sucias , como el caso de el hacker contra óscar Iván Zuluaga , el falso testigo Monsalve, las mentiras de la JEP, esto les parece mal, pero no les parece mal la falta de resultados de la JEP, la persecución política de la corte suprema de justicia, tampoco la escapada de jesus santrich , ni que un senador en ejercicio como Iván cepeda o el mismo petro defiendan mafiosos como Iván marques o santrich , por una supuesta trampa.
    A Vicky Dávila la trato de callar santos desde el asunto de las almendras y no ha sido defensora de Uribe de ninguna manera ,pero la falta de vergüenza como el escritor de este artículo, que prejuzga sin razón ,les parecía excelente en la w , pero mal ahora en semana , poca calidad humana de los que la critican , poca ética y valores como periodistas .

Deja tu comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí