Autocastigo e hipocresía

2
18

Por GABRIEL ÁNGEL ARDILA

A los que resienten por críticas al Estado ineficiente, por inoperante, abusivo y mentiroso, les sumo estos datos: Fue condenado el Estado colombiano a pagar más de 760 millones de pesos por el asesinato del ex ministro de Justicia Enrique Low Murtra, en largo proceso desde un 30 de abril de 1991 cuando salía de dictar una clase de la Universidad de La Salle, en donde era decano de la Facultad de Economía, hasta sentencia del Consejo de Estado, décadas después.

Esa «auto flagelación» hipócrita desató el nudo de la investigación donde no cupo a las instancias «competentes», hallar y condenar autores materiales e intelectuales del crimen. Estado inútil, que se da latigazos, pero los paga usted…

Y se repite esa historia en tantos casos, donde el aparato judicial hace lo de pilatos, con las pilatunas malolientes del Ejecutivo que, en este caso, en cabeza del DAS y el Ministerio de Defensa, abandonaron a su suerte al exministro de Justicia Low Murtra. Es la desvergonzada aplicación de latigazos de Juanito, para que le duelan a Pedro, Gabriel y María…

Recordamos a ese gran señor Enrique Low, derecho y firme parado tras el atril del Salón Elíptico del Congreso, recordando los deberes incumplidos del aparato estatal colombiano y diciendo ante esa muchedumbre de ineptos que allí ocupan curules o sillas de «observadores»:

Quizá –decía Low Murtra– noten que me tiembla la voz cuando hablo, pero no la moral. Y apuntilló ese discurso diciendo que alguna condición propia, no le permitía doblar la espalda como otro exfiscal que nunca dobló rodilla, y menos ante los poderosos del crimen. Los mismos que con la inacción de la aberrante negligencia de sus escoltas inoperantes, se lo llevaron, en otra no memorable racha de las violencias repetidas de este país con historia narco.

El ejercicio de la autoridad no puede ir mediado así, por las conveniencias. La ceguera de la señora Justicia no puede ser disculpa para el trampeo de la Ley y esa danza de la impunidad con gotitas de pasiflorina. O hay justicia o todo es impunidad.

2 COMENTARIOS

  1. Este articulo representa y dice lo que somos los Colombianos, nos rasgamos la vestiduras, hablando de injusticia, corrupcion ,narcotrafico, malos gobernantes, malos funcionarios, politicos sin cerebro y vividores de un salario y en espera de agarrar su tajada. PERO que hacemos para que esto no pase?. Ninguno de nosotros es capaz de liderar una forma de acabar de raiz estos males. Hoy propongo No elegir ninguno de los senadores y representates actuales, ni sus familiares o titeres de los actuales politicos, necesitamos gente nueva y con verdaderos proyectos para cada poblacion o territorio. Cambiar todos los magistrados actuales,(Corte Suprema de Justicia,corte constitucional, Consejo de Estado…..), tanto a nivel nacional como departamental (tribunales Superiores), y elegirlos mediante voto popular, para periodos unicos y reelegibles, solo mediante calificacion de desempeño. Asi arreglamos la Justicia y el Legislativo.

  2. Fui amigo personal del exministro asesinado en el sectorde la Candelaria.Lo admiraba como profesinal ètico y eccelente educador
    Fue tan absurda su muerte que nos impactò y mellò nuestra moral.
    El posterior resultado es el fruto de una inoperante justicia que aun cierra sus ojos tendenciosamente y nos impide gozar de talentos
    como el motivo de esta reflexiòn. Gracias señor ARDILA por esta recordaciòn.

Deja tu comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí