Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

ActualidadBalance navideño

Balance navideño

Después de desbaratar el árbol y el pesebre puedo hacer un somero balance priorizando los daños. En primera medida los de Bimba de un año, una de las la perritas de la casa: Bimba dañó 17 bolas de navidad, seis de las grandes, amarillas y rojas, las otras medianas y pequeñas de diferentes colores, tres maracas para las novenas, el gorro navideño con el nombre de Juanita en escarcha, dejó a Melchor con un solo brazo, cinco ovejas aporreadas, dejó sin luz tres instalaciones, inhabilitó cuatro faroles con forma de Willis, se adueñó de un Snoopy de peluche con bufanda, destruyó tres veces el pesebre, casi no dejaba rezar la novena y destapó las medias de cuadritos que me regalaron, entre otros daños menores. Infortunadamente los desadaptados que quemaron pólvora la hicieron sufrir mucho. Pensaba hacer dieta en diciembre pero fué imposible, no me pude negar a probar más de 17 tipos diferentes de natilla y buñuelos de todas las formas y tamaños, incluidos los que tenían turupes que son los mejores, es más, en la nevera no hay leche, ni queso, ni mantequilla, ni huevos, ni carne, ni pollo, solo quedó un pocillo con un trozo de natilla color café oscuro, ya encogida y reseca que no he podido botar porque me dicen que es la mejor del continente y que dura tres meses en la nevera. Los tamales se reprodujeron a la velocidad del caracol africano pero tocaba primero comerse los restos del día anterior, afortunadamente tampoco  faltaron los vecinos que compartieron la carne en lonchas de Zenú, las galletas navideñas de caja azul, la fritanga a las 10 pm del 24 y 31 y todo tipo de licores. Ayer el médico midió mi estatura y me dijo que crecí unos centímetros…pero de ancho.

Aunque traté todos los días, no pude parar unas ovejas  ni a San José que vivían en el piso. Veo que me sobran 42 faroles, 35 velas con el 75% de uso, varias cajas de adornos y muñequitos que no alcancé a sacar y hago constar públicamente y ante un notario si es necesario, que las instalaciones las guardo con todos los bombillitos prendiendo. Tengo la impresión que la virgen María de mi pesebre, sufrió mucho para cargar al bebé porque el pequeño Jesús nació muy grande. Feliz año.

Artículo anteriorἕτερος
Artículo siguienteEl tiempo de Armagedón

2 COMENTARIOS

  1. Respetado Columnista :
    Siempre es reconfortante escuchar, leer, ver , la magia que genera : hacer el pesebre, y luego la nostalgia de guardarlo.
    Es como si ese lapso de tiempo, nos llevará a momentos de una hermosa fantasía familiar en grande, dónde todos nos podemos encontrar para añorar, amar
    Gracias, por traer ese humano relato

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos