Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

ActualidadBuscando a  mis ancestros.

Buscando a  mis ancestros.

Al  posesionarse  como  vicepresidente,  Francia Márquez  evocó a sus ancestros y ancestras, y  me hizo  recordar  que  regresé  de Santander  deseoso de  averiguar sobre  parientes y sus orígenes, curiosidad que  aumentó  cuando  al conocerme el docente Alberto Buitrago, me dijo  – lástima que Ud. sea santandereano, porque sino seríamos parientes, Ud.  se parece mucho a  unos primos de mi mamá de apellido Salazar-   yo  le  aclaré que  había nacido en Marsella y no  en Santander,  y el respondió – la misma cosa, ellos vivían en el alto de Maibá entre Aránzazu y Filadelfia Caldas. posteriormente  en Manizales hice amistad con dos  señores, que  resultaron  ser  Aranzacitas y  docentes, uno de ellos  laborando y el otro  jubilado, al  preguntarles si conocían  el alto de Maibá,  me contaron que el mayor  de los dos, había estudiado en la escuela de esa vereda, y  a una voz dijeron saber  la causa de mis interés, estaban seguros  que   tenía parientes allá, me contaron que yo era  muy parecido  a  uno de  sus profesores de primaria, se llamaba Rafael Álzate,  les  repliqué que se equivocaban porque  mi apellido era Salazar,  y ellos con una sonrisa me afirmaron que el profesor en mención era Rafael Álzate Salazar.   Al  preguntar  a mi papá por la tierra natal del abuelo Luis Ángel Salazar  Salazar,  y la abuela Clara Helena Mejía Mejía, confirmé que  habían nacido en Aránzazu  y  Neira respectivamente, eran primos,  se habían casado,  y por  los años 20 del siglo pasado habían emigrado a Marsella, lugar de nacimiento de mi papá, tíos, dos de  mis hermanos y yo.

Después supe que varios  integrantes de la  familia de mi abuelo, habían emigrado de Aránzazu  por  esos mismos  tiempos, ubicándose   José Abel  Salazar  en Trujillo,  Y Gerardo Salazar  en Dovio, valle;   y  José de Jesús en  Quimbaya, Quindío. Hace  varios años para complacer a  papá, viajamos al Quindío  vía  Alcalá,  Valle,   para  buscar  en Quimbaya  a su primo Huber Salazar,  al pasar por Ulloa, vimos una placa en homenaje al fundador del pueblo, el señor Leocadio Salazar;  por  el año de fundación del pueblo, me pareció probable que  fuese uno de los hermanos de mi abuelo.

El  municipio de Ulloa fue en una época  corregimiento de Alcalá,  Leocadio Salazar  fundó dicha ciudad el 19 de Julio de 1922,  en jurisdicción de Alcalá,  territorio regado por los  ríos  Barbas y La Vieja, “cuando  llegaron los primeros colonos a instancias de don Leocadio  Salazar, como hombre de bien y de empresa, ahincó a sus paisanos  para que llegasen a nuevas tierras tan fértiles como  las que había encontrado y allí fundó un poblado, luego  empezó la  migración de antioqueños y caldenses a esta primera colonia” (www.colombiaturismoweb.com).   

Esta fundación tiene otra versión no tan idílica:”El 22 de Junio de 1922 Leocadio fundó a Ulloa en tierras que arrebató a los hermanos Marín; las parceló, loteó  el casco urbano y las vendió con facilidades a paisas de Antioquia y Caldas y posteriormente  a exilados conservadores de Boyacá y los Santanderes que buscaban buenas tierras y un lugar donde pudieran vivir en paz” (Leocadio Salazar y sus Fundaciones, Marzo 01 de 2012, Diario del Otún).

Inicialmente la población se llamó Villa Sucre, pero en 1928 la Asamblea Departamental  por medio de la ordenanza 20 del 26 de Abril, abolió el anterior nombre y pasó a tener su nombre actual, en homenaje al general Juan Eleuterio  Ulloa.

Las tierras del  Valle fueron duramente asoladas por  los  indígenas Pijaos, hay  historiadores  que publicaron artículos sobre el tema,  según uno de  los relatos  de  Herminia  Gómez : “Hasta  fines de 1605, año en que fueron duramente escarmentados por el presidente Juan de Borja, los Pijaos eran mirados por los habitantes de estas regiones como un  verdadero vestigio apocalíptico, que les perturbaba el sueño y no les dejaba punto de reposo. Rechazados hoy, volvían nuevamente cuando menos se les esperaba, y consumados en la  guerra de escaramuzas, sabían   hacerse los derrotados para atraer a sus contrarios al sitio donde los acorralaban sin piedad” (www.eltiempo.com/archivo. 3 de Julio de 1995).

Se  cuenta que, en 1601 los  Pijaos  destruyeron a Caloto, e iniciaron una serie de asaltos y robos en poblaciones y haciendas en el Valle del Cauca y Magdalena;  en 1602 salieron de Ibagué a asaltar el hato del alcalde de esa ciudad, luego asaltaron a  la recién fundada Roldanillo, ultimaron a sus habitantes  y  quemaron la ciudad ; en 1603 pusieron sitio a Cartago, impidiendo la entrada de víveres,  las autoridades tomaron un  prisionero  que contó que tenían planes de atacar Tocaima, Ibagué, Cartago y Buga, arrasarlas y llevarse las mujeres,  “amenaza que no era vaga, porque  ya anteriormente habían hecho lo  propio con Toro, Roldanillo, Caloto, La Plata, San Vicente de Páez y Medina, poblaciones que debieron cambiar de asiento, no una sino varias veces, para retirarse a  las faldas de la cordillera y  ponerse a cubierto  de los alevosos ataques de los formidables Pijaos”,  (www.eltiempo.com/archivo. 3 de Julio de 1995).

Don Leocadio no era un héroe para todo mundo, en  concepto de (www.eltiempo.com/archivo)  3 de Julio de 1995,  Leocadio Salazar “No recibió herencias ni tuvo títulos,  fue un vividor , un representante de la cultura del todo vale para salir adelante; la vida de Leocadio está llena de sombras y de luces y es sin ninguna duda el máximo representante  de los empresarios de la colonización  tardía del siglo XX.

Un hijo de Leocadio nos muestra la garra de su padre:

Los  abuelos de Leocadio eran de Aránzazu, pero nació en santa Rosa de Cabal en 1894, en donde nosotros los hijos  nacimos también. Vivimos en Santa Rosa, luego en Pereira y después de fundada Ulloa en el 22 nos pasamos allá. Cuando empezó la violencia liberal en el 30 nos tocó irnos y nos radicamos un tiempo en Filandia; regresamos a Ulloa en el 34, luego  pasamos a vivir a Trujillo”  (Leocadio Salazar y sus Fundaciones, Marzo 01 de 2012, Diario del Otún).

Sigue el hijo  de  Leocadio: “Mi padre estudio un poco de  primaria. De joven se dedicó  al negocio de las  corridas de toros en Santa Rosa, después andaba en la región vendiendo cerdos y bestias. También era contrabandista de tabaco. En Pereira tuvo una fábrica de cigarrillos, en Ulloa tuvo una empresa de sal y una calera”

“Fue un fundador de pueblos. Primero fundó  Ulloa, luego a Trujillo en el 24. También compró tierras por el lado de Rio Frío y fundó a Portugal”, “Fundó a Montezuma  y en 1926 la población de Arabia en  jurisdicción de Pereira; también fundó Salónica y a Fenicia en  el municipio de Rio Frío” ”  (Leocadio Salazar y sus Fundaciones, Marzo 01 de 2012, Diario del Otún).

Según el artículo, desde 1922 y hasta su muerte,  el señor Salazar compró tierras  ociosas  a terratenientes cansados de pleitos con colonos invasores;  después al  fundar  un caserío, las valoriza  y empieza a parcelarlas, negociando con los ocupantes de esas tierras, quienes atemorizados, cansados de pleitos,  o sin dinero para iniciar uno nuevo contra Leocadio, terminan por entregar a bajos precios las mejoras, o él les vende las tierras donde  están  viviendo, prometiendo una escritura que muchas veces no entrega.

Uno de sus mejores negocios fue comprar la Hacienda Barragán, un latifundio de 60.000 hectáreas, adjudicación del General Santander a un general de apellido Cancino,  cuyos herederos  luchaban para contener las oleadas de  invasores,  la situación se puso  tan dura que  estos últimos,  venden  esas tierras  a Leocadio  por $ 10.000, sin intereses y con plazo de 5 años.  Acto seguido, el nuevo propietario se presenta,  rodeado  de abogados ante cada colono, enseña  planos y documentos  a  un analfabeta,  que atemorizado, y sin poder  defenderse  recibe una propuesta: o vende sus  mejoras, o paga con bajos intereses y a  un largo plazo  las tierras que le quitó a la selva. Siempre pierde el colono y gana Salazar.

“Daba lotes a presos recién salidos de la cárcel  a cambio de trabajo, reclutaba vagos  que ponía a abrir  calles y  caminos  y reunía mujeres públicas para surtir los  barrios de tolerancia de las nuevas aldeas, pues según su  filosofía, “los pueblos se fundan con antioqueños y putas” (Leocadio Salazar y sus Fundaciones, Marzo 01 de 2012, Diario del Otún).

“Los dirigentes de los departamentos de Caldas, Risaralda y Valle del Cauca, se reunieron durante el fin de semana  en Trujillo para conmemorar el nacimiento del ex congresista Leocadio Salazar Mejía (1894- 1975)”, “El concejo de Trujillo le impuso la medalla al mérito cívico  a su hijo, el ex representante a la Cámara Gustavo Salazar García, promotor de la carretera panamericana” (www.eltiempo.com/archivo. 27 de Junio 1995).

Esta no es historia de antaño: aún  hoy en día en sectores de la Orinoquía miles de hectáreas de  selva  son deforestadas  y  pasan a manos de terratenientes,  las tierras  aún generan poder económico y  político,  sino que lo digan las FARC  y las AUC.  Tremendo problema para Petro, una Reforma  Agraria contra Leocadios y Lafauries  ¡qué aparentando ser  partidarios de la reforma,  terminarán  poniéndole  palos en las  ruedas!                             

Artículo anteriorECOPETROL La Joya de la Corona
Artículo siguienteChao Bolsonaro

4 COMENTARIOS

  1. Mil gracias a ud marco, por sus gentiles palabras y por precisar estás historias de nuestros antepasados, mil bendiciones

  2. Muy bien documentado Danilo para elaborar, no sólo este, sino también todos los demás artículos.
    Además revelador y esclarecedor para los amantes de la historia de la colonización antioqueña.
    Mil gracias Danilo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos