Cada vez más atrás en la cola

3
43

Por: Humberto Tobón

De acuerdo con The European House-Ambrosetti, una firma que evaluó 144 países del mundo para calcular el Índice de Atracción Global, Alemania y Estados Unidos son los que más interés despiertan entre los inversionistas privados. Mientras Colombia ocupó el puesto 91, superado en América Latina por Brasil (41), México (43), Chile (46), Uruguay (66), Panamá (70), República Dominicana (74), Perú (82), Ecuador (84) y Costa Rica (88).

La ubicación de Colombia es decepcionante, aunque tiene el consuelo de estar por encima de Argentina (92), Paraguay (95), Guatemala (104), Bolivia (116), Honduras (120), El Salvador (122), Venezuela (137) y Haití (141).   

Es evidente que los países latinoamericanos no son especialmente atractivos para los grandes capitales del mundo, porque no hay suficiente innovación social y tecnológica; se destina poca inversión a la investigación científica; subsiste la inseguridad legal y tributaria; el talento humano presenta dificultades para adaptarse a las nuevas realidades de la economía; y los niveles de eficiencia son bajos.

Revisando algunas de las variables consideradas por The European House-Ambrosetti, Colombia tiene una inversión del 0,5% del PIB en ciencia, tecnología e innovación, muy lejos de Corea (4,3%), Israel (4,1%), Japón (3,6%), Finlandia y Suecia (3,2%). Colombia en cuanto a investigación y desarrollo, destina anualmente sólo 0,25% del PIB.

Esta baja inversión explica por qué Colombia ocupa el puesto 76 en el Índice Mundial de Innovación (2019), que es calculado por la Organización Mundial de Propiedad Intelectual y la Universidad de Cornell para 129 economías. Chile, Costa Rica y México figuran en los puestos 51, 55 y 56, respectivamente de este ranking, pero muy lejos todos de  Suiza, el país más innovador del mundo, seguido de Suecia, Estados Unidos, Países Bajos y el Reino Unido.

De otro lado, de 79 países evaluados por pruebas Pisa, Colombia se ubica en el puesto 58, por debajo de naciones como Bielorrusia, Lituania y Hungría. En América Latina, nos ganan entre otros Chile, Uruguay y Costa Rica. Estos bajos resultados se deben a la mala calidad educativa. Además, el país se enfrenta a una dura realidad: los jóvenes más talentosos se están yendo a vivir al exterior, porque no encuentran oportunidades para desarrollar internamente sus capacidades y porque el desempleo juvenil está llegando al 40%.

La obligación de Colombia es intentar pensar en grande y a largo plazo desde hoy, pues todas las investigaciones nos muestran que estamos deteriorando los indicadores sociales, económicos y ambientales, mientras el interés nacional está en discusiones fútiles que lo único que producen es meternos en un terreno fangoso del cual no somos capaces de salir.

Tenemos la posibilidad de enfrentar grandes desafíos y deberíamos prepararnos para ello, lo cual significa, por ejemplo, dejar de ser el cuarto país más desigual del mundo, después de Sudáfrica, Haití y Honduras (Banco Mundial, «Taking on Inequality»).

* Mis opiniones no comprometen a la RAP Eje Cafetero, entidad de la cual soy Subgerente Regional de Planeación Estratégica.

3 COMENTARIOS

  1. Excelente ilustración : real , verídica.
    Nos orienta, abre la mente para que dejemos el romanticismo , fomentado en diferentes niveles nacionales y regionales, de que somos la gran nación.
    Realidad de poseer riqueza agrícola, minera, en fuentes de agua, en variedad de clima.
    Realidad la falta de lideres , políticos, gobernantes, que ejerzan el poder éticamente.
    Parece que el fin del ejercicio político en Colombia, fuera acumular riqueza para quien gobierna, para grupos políticos, para empresarios, y que el trabajo para el crecimiento social, económico, educativo y en salud de la sociedad en general no fueran el fin primario.

Deja tu comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí