ActualidadCali, crucial en clave juventud

Cali, crucial en clave juventud

  • Forjados para la excelencia humana los mejores jóvenes de las Américas en juego limpio dejan su huella imborrable en la esperanza de la juventud colombiana. Foco en jóvenes vallecaucanos y su realidad. 
  • Cali celebra los mejores Juegos Panamericanos de su historia con total significado en su coyuntura histórica con sus jóvenes.

Jóvenes, el mayor activo de una región como Latinoamerica hoy, será el más escaso en treinta años. Seremos como el viejo mundo europeo un continente geriátrico. La colonia sigue en todo, en gran medida en capital humano.  La migración constante de los más preparados deja un saldo adverso y la riqueza de la juventud ha sido revertida en amenaza en el territorio por la cooptación de los jóvenes excluidos de las oportunidades para la acción ilegal.

En Cali están reunidos en competencia los campeones olímpicos de América, para Los Ángeles 28 y Brisbane 32. Los mejores tres mil ochocientos atletas de 41 países disputan por primera vez podio juvenil panamericano. Histórico. Inolvidable para éstas nuevas estrellas del máximo rendimiento deportivo con ADN del nuevo mundo que seguirá siendo América.

Colombia está en la transición de nación de jóvenes a sociedad de viejos durante los años que la llevarán como país hasta 2050. Lo que más tiene Colombia en este momento por última vez son jóvenes “máquinas” de talento, capacidad y ganas de triunfar. El fracaso como sociedad es la exclusión de la mayoría de esta juventud revertida en amenaza por fuera del desarrollo humano y social necesario para ser sostenible como Estado en equidad, armonía, coexistencia pacífica.

El daño de la política en codicia desbordada recayó sobre la masa de jóvenes que fueron tentados hasta convertirse en fichas de una espiral de violencia indiscriminada que no para desde hace cuarenta años en intensidad sin freno para depredar derechos. Botón de muestra, el contingente de mercenarios colombianos que cometió el magnicidio en Puerto Príncipe sobre el Presidente de Haití. “Vinimos engañados” dijeron exintegrantes del ejército involucrados en el atroz crimen.

La quinta parte de los colombianos, uno de cada tres con cédula de ciudadanía, pusieron en el primer empleo del Estado a un político joven para que potenciara a la juventud.  Nunca antes se vió lo sucedido con los jóvenes en confrontación de calle y campo como en el periodo gubernamental iniciado en 2018. No podía pasar y ocurrió.  El viejo país en desmesura usa y enfrenta a jóvenes contra jóvenes para impedir la transformación hacia una sociedad equilibrada en lo justo.  Periodo perdido sin atenuantes. Fracaso.

Más importante que competir es ganar excelencia humana integral

La única confrontación que debe existir entre jóvenes es la competencia deportiva, que en el ideal olímpico va en segundo orden. Lo importante es emular con sus pares en la excelencia humana.  Cali 50 años después mejoró con creces la fiesta del deporte en las Américas con los más jóvenes de la élite competitiva que irán por el relevo en el podio absoluto continental en Santiago 23 y el universal en París 24, con mayor rendimiento íntegro en Barranquilla Panamericanos 27 y Los Ángeles Olímpicos 28, hasta culminar su ciclo en Olímpicos Brisbane 32. Las mayores oportunidades deberían ser el horizonte para los jóvenes lejos de la tragedia social que los arrasa en todo el continente incluido el sueño del norte donde no hay paraíso hoy.

Cali vive una encrucijada social con la juventud, que está por resolver.  La fiesta que es su rostro ante el mundo con fina reputación de capital de la alegría y el deporte, es irrefutable y debe ser mayor cada vez, con todos y para todos. La resiliencia de Cali y el Valle del Cauca debe ser con todos.  Las decisiones de caleños y vallecaucanos en el inmediato futuro tienen el peso de enrutar al occidente colombiano por todo lo que hoy ven los visitantes, o caso contrario con lo que se vive en la realidad de exclusión y todo lo que no deja jugar limpio a tantos jóvenes en el territorio.

Cali contagia. Si pasa en Cali, la región lo vive y lo disfruta o padece según la circunstancia y el momento.  Los juegos del eje cafetero a 24 meses tienen en Cali y el Valle del Cauca su más grande espejo para lograr la inclusión ciudadana en la cumbre colombiana de la diversidad expresada en los mejores jóvenes de todos los territorios en Colombia.

El saldo de los primeros juegos Panamericanos Juveniles Cali 21 “Todo por vos” en el Valle del Cauca, enseña que la convivencia para el progreso, prosperidad colectiva, desarrollo humano sin nadie atrás ni por fuera, es tener todos la misma posibilidad de vestir, expresar y participar en serio con toda la alegría en equidad, inclusión, diversidad en una misma categoría y equipo en sociedad para todos sin exclusión ni conflicto entre jóvenes. 

El Valle del Cauca con su joya de la corona su capital de la alegría sucursal del cielo en todo el ser, muestran hoy lo mejor para ser inolvidables en los miles de participantes de la fiesta que no disfrutan muchos en casa. La gente debe asumir su responsabilidad en las decisiones de los siguientes seis meses.  Juventud y juego limpio con los derechos de todos, la única vía para que la alegría sea posible en cada espíritu y corazón vallecaucano y cada colombiano. Gracias jóvenes deportistas por la excelencia humana, legado crucial inolvidable. Gracias Cali por el testimonio de resiliencia en sintonía con todo el Valle del Cauca. Nadie atrás, nadie por fuera.  

Escrito por Hernando Ayala M. Periodista     Mail   disnnet@gmail.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Más articulos