Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

PolíticaCarlos Enrique Soto Jaramillo

Carlos Enrique Soto Jaramillo

Por Ernesto Zuluaga Ramírez

Quienes se embarcan en los avatares electorales terminan especializándose y dedicando su vida entera a la esfera pública. El ejercicio de la actividad política se ha convertido en una profesión que riñe con la posibilidad de ocupar otros cargos en el escenario de la economía privada y de ejercer otros roles distintos dentro de la sociedad. Un ejemplo de esta realidad es el de Carlos Enrique Soto Jaramillo quien se nos adelantó esta semana y de manera temprana e insospechada en su viaje a la eternidad. Político hasta las entrañas, deja la huella de haber sido el dirigente que mejor empuñó las banderas populares en Pereira y para la posteridad varios hitos difíciles de igualar. No es fácil encontrar otro con mejor capacidad de adaptación. Perteneció, con Rodrigo Rivera, Fabio Villegas, Juan Guillermo Ángel, María Isabel Mejía y varios más, a una generación que aprendió a hacer la política bajo el marco de la anterior Constitución Política y que supo amoldarse con rapidez a los enormes cambios y transformaciones que la nueva Carta Magna trajo consigo. En el primer escenario llegó a ser concejal de Pereira y diputado de Risaralda  y en el segundo, representante a la Cámara y senador.

Deja una impronta de político con fuerte y autocrático carácter. Dirigió por muchos años la “Casa de la Democracia”, nombre que le dio a su organización política, con la que hábilmente fue conquistando todos los espacios de poder en los cuerpos legislativos y co-administrativos; las limitaciones y falencias educativas propias de las comunidades populares a las que pertenecía le impidieron incursionar en el poder ejecutivo y ocupar cargos de relevancia o escalar en la pirámide dirigencial, pero no fueron óbice para que llegara muy lejos en el ejercicio electoral. Empírico y ávido de superación estudió con disciplina admirable el marco legal de cada una de sus responsabilidades y funciones y las particularidades técnicas y científicas de todos los proyectos que le interesaron hasta dominarlas plenamente para defenderlos con ahínco. En el desempeño de su jefatura política supo imponer sus ideas con asombrosa habilidad y nunca permitió que le manipularan o permearan su estructura de líderes comunitarios y su organización electoral. Celoso y algo vanidoso enfrentó lentamente a tirios y troyanos y se impuso de manera progresiva hasta convertirse en el líder más importante de la política local. Duro de corazón, ejerció su liderazgo con la fuerza de la razón muy ajena a los efluvios afectivos. Su ambición política le llevó a sacrificar amigos y alianzas y a equivocarse algunas veces. Él mismo fue su norte y nunca desmayó.

Pocos ejercieron el poder como lo hizo Soto Jaramillo. Fue “cacique” cuando esa figura de desvanecía en la política nacional. Tenía autoridad y nada sucedía en sus predios sin su aval y complacencia. Fue factor determinante en la elección de muchos alcaldes y gobernadores y supo ejercer presión para cogobernar con ellos. Deslizó muchos recursos del sector central y tuvo siempre puesta la camiseta de Risaralda, de Pereira, de Cuba y del Suroccidente de la ciudad, de donde surgió.

Los excesos de poder traen errores y desafueros pero sobre todo envidias y confabulaciones. Las segundas le originaron despiadadas persecuciones que destaparon los primeros y lograron su caída. La verdad, no todo fue brillo en su camino como suele sucederle a los humanos. Podía criticársele su estilo, pero siempre admiramos su tesón y su carácter. Paz en tu tumba Enrique.

Artículo anteriorClaroscuros de un patriarca
Artículo siguientePereira tiene que ser mejor

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos