Cine Para El Opinadero – Festival De Cine De Pasto

0
43

Por Germán A. Ossa E.

¡A veces me dan ganas de agradecer a la pandemia por haberme permitido un encierro de película, perdón, de películas!

Nunca antes había visto y durante tantos días seguidos y a toda hora, tantas y tan buenas películas. No sé si estoy equivocado por estar contento con ese murciélago chino, que fabricó con los chinos, un virus chino, que invadió al mundo (y al cine) y que tanto fastidia a Trump, ese arrogante presidente gringo, que ya odia a billones de chinos, por su nefasto descubrimiento e invento, pero la verdad es que es lo único que me ha encerrado las 24 horas del día, de todos estos días,  a hacer lo que tanto me gusta:  ver cine.

Me he gozado, entre muchos otros, el de Sincelejo, el de Cortos El Espejo que está colgado en YouTube, el 21 Encuentro Nacional de Críticos y periodistas de cine, las películas alemanas que programa todos los lunes Rodrigo Vidal con su Cine Club Alemán desde Cali, las actividades hermosísimas e interesantes de los trasnochadores venezolanos con el Maestro Alfonso Molina a la cabeza desde sus plataformas,  y en estos momentos, el FICPA, es decir, el Festival Internacional de Cine de Pasto, un extraordinario y muy profesional festival de cine joven, que orienta y dirige el abogado también  joven, de nombre Giovanny Insuasty con lujo de detalles, que como muchos otros de los que pertenecen a la ANAFE (Asociación Nacional de Eventos, Muestras, Festivales y Encuentros nacionales e internacionales de Cine), se llevan a cabo en esta pandemia, de manera virtual, de manera muy efectiva, acertada y profesional.

En su misión se compromete su Festival con contribuir al fortalecimiento de la cultura audiovisual en el Suroccidente de Colombia, propiciando un espacio para la apreciación del cine regional, nacional e internacional, para la formación de realizadores, públicos del cine y para el desarrollo de la industria cinematográfica regional, y muy bien que lo cumple, pues la meticulosidad con la que selecciona el material que ha exhibido durante todos estos años, no sobra decirlo, es de excelente calidad y los talleres y conversatorios que programa y lleva a cabo, son de muy alta calidad, aunque su cometido no solo es absorbido por la población a la que hace referencia (suroccidente), sino de todo el país, que desde hace rato pone los ojos, la pasión, el interés y obvio, el amor, en él.

En el que en estos momentos estamos disfrutando, es mucho el buen cine de corto y largometraje que hemos podido saborear, degustar, disfrutar y consumir. Películas nacionales e internacionales de gran valor, de ficción, documental, argumental, finísimas.

Los conversatorios, interesantes, enormes, serios. Todo un Festival impresionantemente maduro a pesar de su corta edad.

Destaco dos películas con mucha emoción, ese hermoso documental sobre el joven poeta peruano, revolucionario del alma, que viajó a Cuba luego de su Revolución para llenar su alma de más deseo de ayudar al prójimo y que encontró una muerte absurda a su regreso al país que estaba invadido de verdugos soldados llamado “El viaje de Javier Heraud” del realizador Javier Corcuera y  esa otra ficción fantástica y poética titulada “Frontera Azul”, de los directores Jorge Carmona del Solar y Tito Koster, que para mí es un poema que debe comentarse, simple y llanamente con poesía:

FRONTERA AZUL

Son agua

Esquimales,

Hielo,

Montañas de hielo

Mar,

Lluvia,

Frío.

Amor,

Sol, Aves,

Inmensidad,

Desiertos de arena. Arena color piel.

Ilusión

Vida,

Muerte,

Reencarnación.

Desnudos, profundos.

Naufragios, Misterio.

Y un pez que respira ahogado

Angustiado, Moribundo,

En la playa,

Implorando sin gritar,

 impresionantemente asfixiado,

que una mano amiga,

lo arroje al mar,

inmenso,

aterradoramente inmenso,

para que le salve la vida. 

Deja tu comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí