Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

ActualidadColibríes: descalabro anunciado (II) v.2

Colibríes: descalabro anunciado (II) v.2

En nuestra nota anterior dijimos que a la Corporación VIGÍA Cívica no le sorprendió lo que encontró el alcalde de Pereira, Mauricio Salazar, en su reciente visita de obra a la Avenida de los Colibríes, pues durante todo el año 2023 advertimos que esta no marchaba adecuadamente y por ello presentamos una queja ante la Contraloría Municipal de Pereira.

También señalamos que los retrasos e incumplimientos en la ejecución del contrato, que ha venido disculpando el exalcalde Carlos Maya, en nuestra opinión, fueron consecuencia de una falta grave de planeación de la obra, que se traduce en una mala gestión de los recursos y, eventualmente, en una solución limitada al problema que pretende solucionar la nueva avenida.

Los hechos y los documentos nos dan la razón. El acta inicial de la ejecución del contrato es de octubre de 2021 y luego de firmarla el contratista recibió el anticipo, todo cuando aún no había licencia ambiental, hecho contrario a la declaración del exalcalde Carlos Maya en la reciente rueda de prensa, de haber esperado siete meses esa licencia para comenzar los trabajos.

Sucesivamente se han pactado como fechas de terminación del contrato, diciembre de 2022, mayo de 2023, julio de 2023, noviembre de 2023 y, probablemente, marzo de 2024; lo que refleja la incertidumbre que ha acompañado el desarrollo de la obra.

La parte pertinente del Plan de Ordenamiento Territorial, POT, de Pereira, que aparece ilustrada en el Estudio Previo de la Licitación Pública No.SMI-047-2021, en la que se originó el contrato de construcción de Los Colibríes;  contiene un gráfico titulado: “La sección vial (de la Avenida) de acuerdo con el POT es la siguiente:” y aparece perfectamente acotado un espacio de 41 cm, que además de ciclovía, andenes y zonas verdes, contiene dos carriles de 3,30 m cada uno, para vehículos en general y un carril de 3,70 m, para el buses del Sistema Integrado de Transporte Público, SITP; el ancho conjunto, de los tres carriles, sumaría 10,50 m. Unos parámetros que obligatoriamente debería cumplir la nueva avenida.

En los Informes de la Interventoría del contrato de construcción, quedan documentados los repetidos cambios en las medidas de la obra, que incumplen la disposición del Plan de Ordenamiento Territorial.

El informe que cubre desde el inicio hasta enero de 2022, indica: “El proyecto plantea dos calzadas de 7m de ancho, sardineles, ciclo ruta, zonas verdes y andenes en una sección de 41 m de ancho, (…) con una estructura de 35 cm de subbase, 15 cm de base y 7.5 cm de asfalto, (…)».

En el Informe de Interventoría No.4, de febrero de 2022, y en los siguientes, las especificaciones cambian así: “El proyecto plantea dos calzadas de tres carriles (3.3 m) cada uno con un total de 9.9 m por calzada, sardineles, ciclo ruta, zonas verdes y andenes en una sección de 41 m, (…)” y aumenta a 11 centímetros la capa de concreto asfáltico.

El Informe del Interventor, de ese mes de abril, consigna otro aumento de grosor del concreto asfáltico que pasa a 14 centímetros, pero, en el informe de mayo, el asfalto vuelve a 11 centímetros.

En la referida rueda de prensa que convocó el exalcalde, Carlos Alberto Maya, para defenderse de los cuestionamientos del alcalde actual, Mauricio Salazar, manifestó que se optó por seis carriles cuando: “gracias a la gestión financiera realizada por mi equipo de trabajo, conseguimos la plata y dimensionamos la necesidad imperiosa de no construir 4 carriles, sino 6 carriles”, lo que ratifica, desde otro ángulo, nuestra percepción del desprecio a la máxima herramienta de planeación que tiene la ciudad que es Plan de Ordenamiento Territorial, pues la construcción de la obra nunca se sujetó a las dimensiones señaladas en él.

En los informes posteriores a abril de 2022 aparece la anotación: “entrega oficial de todo el paquete de diseños por parte de la entidad contratante mediante acta de comité de obra No 24 realizada el día 21 de abril de 2022”, entonces cabe preguntar: ¿Con cuales diseños se orientó el contratista los siete meses anteriores?

En el Informe de Interventoría No.8, de junio de 2022, el ancho de la avenida disminuye de 41 a 39 m y cada uno de los tres carriles queda con 3,3 m; el espesor del asfalto continua en 11 centímetros. Esas medidas se mantienen hasta el Informe 25, de noviembre de 2023, el último al que tuvimos acceso, gracias a la Contraloría Municipal de Pereira.

Todos estos cambios, de algunos metros o centímetros de ancho, por 3,4 kilómetros de largo, son como palos de ciego y revelan, sin duda, la grave falta de planeación de la obra.

Con las últimas dimensiones transcritas la Avenida de los Colibríes no será una de las amplias avenidas planeadas en el POT de Pereira, sus andenes o sus zonas verdes serán más estrechos y aunque sus dos carriles tráfico mixto tendrán el ancho prescrito el Plan de Ordenamiento, al carril del SITP le faltarán 40 centímetros.

Lo referido también demuestra que la anterior administración de Pereira tuvo el mismo patrón de la que la antecedió, de ejecutar obras sin respetar la planeación. Ojalá esta costosísima Avenida de los Colibríes no corra la suerte de la Intersección de Corales, insuficiente casi desde su apertura, aunque por ser hechura del mismo equipo, que por los últimos ocho años estuvo en la secretaria de Infraestructura de Pereira, podría ocurrir.

Artículo anterior
Artículo siguiente

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos