Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

CrónicasColombia, Colombia, todos no gritamos igual

Colombia, Colombia, todos no gritamos igual

Por GABRIEL ÁNGEL ARDILA

Entre tu piedra y la mía, no hacemos dos: Aunque fuere una sola, la expresamos diferente.

Nos quedará algo así como una composición de fenómenos, entre la paranoia social y el horror de la salud pública, dos pandemias. En el viejo lenguaje de nuestros buenos días en la redacción económica se definía un momento realmente agudo y preocupante como «estanflación», sumando guarismos crecientes de inflación, con caída precipitada del ritmo de crecimiento económico. Parecido, pero distinto: hoy hay caída estrepitosa de camas disponibles para atender emergencias o pacientes críticos, más una estampida en las calles que amenaza con aportar (o aporta) heridos, muertos y destrozos inútiles… O algún inútil vivo, desde ahí sirve a familiares como título valor para cobrar indemnización por su «atropellada» muerte.

Quedarán para el abuso y la memoria pública palabras derivadas de esto: bloqueos, abusos de parte y parte (inaceptables) y brutalidad: no apenas la alegada por los extremistas contra la autoridad que jamás debió ser sometida a esos escrutinios inanes; la brutalidad de negociar con persona equivocada. Eso sería como discutir la distribución del presupuesto familiar con la trabajadora por días o la vecina. Muy civilizado, por parecer democrático. Pero bru… por decir lo menos.

Que la estupidez es el combustible de la revolución parece ya idea corriente, pero lo grave es que esa acompañada de esta levedad exponencial con la que crece la ignorancia y erigen mártires, gracias a tanto letrado y alfabeto pasivo, colombiano y venido del vecindario, nos rellena y ataruga. Por eso resulta útil pensar que no todos los animales de aquí aúllan igual, ni se entienden en el mismo idioma.

Maldicen porque no todos salen a aullar, replicando sus alaridos al tiempo: sabiendo que unos trinan, otros balan, relinchan y si incluso pían puede que deseen abrigo pero no por mucho piar tienen huevo: Para eso es necesario aprender a culequear y por último a ca-ca-re-ar. No todos los animales lanzamos el mismo ruido, ni hablamos igual aunque parezcamos igual de brutos.

Artículo anterior
Artículo siguiente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos