Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

Actualidad¿Colombia descompuesta? Parte I

¿Colombia descompuesta? Parte I

¿Qué ha pasado que tenemos un país descompuesto, desarmado, desarticulado? Estos términos y muchos otros por el estilo, describen la sensación que tenemos de Colombia la mayoría de colombianos a pesar de sentir que la queremos.

Y cuando digo país es por la enorme cantidad de aspectos que andan descompuestos: nuestros partidos políticos, nuestra ética, nuestra democracia, nuestras instituciones, nuestras fuerzas de seguridad, todos los poderes: el ejecutivo, el legislativo, el judicial, los medios de comunicación, los aparatos económicos (financiero, productivo, comercial), las iglesias, quienes defienden el establecimiento con todos sus aciertos y sus grandes defectos, así como quienes han querido cambiarlo. De todos ellos son conocidas las actuaciones ilegales, inmorales, ventajosas, corruptas, en niveles desmedidos.

Igual ocurre en la actuación de los individuos en su vida privada, en la que además del atajo, la trampa, el ser “vivo”, ejercemos la violencia de mil maneras. Una de ellas es, por ejemplo, la utilización de las redes sociales a las que han vuelto otra fuerza descomponedora. Personas dedicadas de manera obsesivo compulsiva en los chats colectivos, enviando sin parar memes, videos y noticias falsas, con “información” envenenada, sin revisar que sean fuentes serias, y sienten que están “haciendo patria”, sin darse cuenta que están alimentando la guerra y haciendo imposible un país mejor.

Son dramáticas y extremas ciertas situaciones de nuestro país. Un par de ejemplos: según los datos de instituciones nacionales e internacionales: más de 21 millones de colombianos en la pobreza monetaria, muchos de ellos en la pobreza extrema, la inequidad en la que Colombia ocupa alguno de los dos primeros puestos en América Latina, la corrupción y muchos otros.

Hay personas y organizaciones que quieren cambiar esta situación, pero en muchos casos aferrados a dogmas y centrados en métodos muy parecidos a los que han ayudado a crear y mantener esta dolorosa situación, como es el uso de la violencia, física, armada y la verbal, que también es tremendamente inútil y destructiva porque empeora y arrecia los problemas.

Sabemos que el origen de esta situación tan trágica tiene una historia larga y cada quien se la atribuye a quien más le conviene, en todo caso a los demás. Algunos creen que es porque se perdieron los valores de la familia, otros a la hegemonía de los poderes económicos, otros a los políticos, otros a la sociedad en general, etc. Es un círculo vicioso y no es que uno genere al otro, sino que todos se retroalimentan en su descomposición y ayudan a que el otro lado se envicie en sus malas mañas. Las guerrillas, la delincuencia común, los grupos paramilitares, el microtráfico entre otros surgen por la situación social, económica y política caótica del país y el surgimiento de ellas hace que se radicalicen las posiciones del establecimiento y nada cambia, sino que empeora.

No hay un establecimiento que negocie sus privilegios y ni un anti establecimiento que busque un cambio gradual como debe ser. Además cuando se presenta esta posibilidad entramos de nuevo en guerra con magnicidios, asesinatos de todo tipo y la trampa electoral.

Por otra parte, creo que siendo proactivos debemos empezar por reconocer que todos somos responsables de la tragedia colombiana. Todos le echamos leña al fuego por muchos medios, incluyendo lo que enviamos o decimos por un chat, lo que comentamos en un almuerzo familiar o entre amigos  y peor aún nos escabullimos de la responsabilidad de ayudar a la solución, lo cual veremos a continuación.

Artículo anteriorNo es que …
Artículo siguienteEl Poeta es Inmortal

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos