Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

ActualidadColombia Sin Inteligencia

Colombia Sin Inteligencia

Parte II de III

Debe reconocerse que el Departamento Administrativo de Seguridad (DAS), luego del año 2002, fue infiltrado por un trascendente paramilitarismo, hubo prácticas en contravía de la normatividad y leyes vigentes ocasionadas por actores externos muy cercanos a círculos políticos; de igual modo, el escandaloso episodio conocido como “Chuzadas” abordó un polémico capítulo en donde hubo interceptaciones telefónicas, seguimientos e infiltraciones a instituciones, periodistas y políticos de oposición al gobierno de aquel entonces, siendo un hecho comparado con el famoso escándalo a nivel internacional dado en Estado Unidos en la década de 1970, más conocido como el “Watergate”.

También, es seguro que menos del 1% de funcionarios activos en el DAS de aquel entonces, participaron de las prácticas antes mencionadas por órdenes impartidas desde un muy alto nivel, del cual, parecieren obvias las respuestas sobre sus actores, pero hoy, muchos siguen especulando “bajo cortinas de humo”.

Por lo antes expuesto, incluyendo la parte I de la presente serie, reflexionemos si existió motivo suficiente para que turbulentas aguas agitadas desde fuerzas oscuras y de oposición, el organismo de inteligencia por excelencia del Estado Colombiano, tuviese que cerrar sus puertas en el año 2011, sacrificando un 99% de funcionarios activos, a causa de un constreñido 1%, quienes acataron caprichosas y cuestionables órdenes de autoridades recién llegadas e impuestas desde el exterior del ente y, no desde el seno institucional.

Vale aclarar que, para la época de los hechos, el organismo de inteligencia citado, estaba conformado por alrededor de 7.000 civiles promediados en: 3.500 funcionarios administrativos y 3.500 operativos, donde estos últimos cumplían funciones de Policía Judicial, Interpol, Extranjería, protección de altos dignatarios e, Inteligencia cómo pilar fundacional; casualmente esta última, el área más descuidada por los gerentes y clase política en sus diferentes momentos.

El DAS, fue notablemente afectado por la alta demanda en áreas que no eran una prioridad misional, también, fue un “atentado indirecto”, por así decirlo, el nombramiento de cuotas burocráticas; los favores políticos que trajeron consigo personal externo en diferentes niveles, en especial el directivo, (libre nombramiento y remoción), siendo éstos, agentes sin formación en temas de inteligencia desde el mismo alma mater del Departamento Administrativo de Seguridad; lamentablemente, altos funcionarios, tuvieron acceso a bases de datos, información sensible y, la autoridad suficiente, para la toma de decisiones fuera del contexto de la meritocracia institucional.

La institución, nunca tuvo un verdadero doliente en sus últimos años; la clase dirigente, desconociendo las verdaderas funciones, al igual que millones de ciudadanos, nunca abogaron por robustecer una autoridad que llegaba con asesoramiento de alto nivel al gobierno nacional, a pares regionales a quienes se les brindaba información privilegiada por el bien comunitario. Una época en donde más del 70% de las operaciones por parte de autoridades, era con información de la agencia y esta, culminaban con gran éxito para satisfacción de otras instituciones. El Departamento Administrativo de Seguridad, tuvo un número de funcionarios muy inferior a las Fuerzas Armadas o Policía Nacional, pero, aun así, momentos de lucidez con resultados de alto y superior impacto en la lucha contra la criminalidad.

Grupos Tácticos conformados para operativos de alto impacto en la Seguridad Nacional – DAS 2005

Lamentablemente, la misión más importante luego de blindar la patria, era salvaguardar el legado de la inteligencia, proteger la integridad institucional, pero los funcionarios, algunos formados en las escuelas del DAS, se dieron a la complicidad de promesas incumplidas, mientras que otros, jamás imaginaron que era posible el ocaso de un ente tan querido, “tan grande cómo sus contradictores”, tristemente, a muchos, “ta lvez anestesiados”, les falló la contrainteligencia para vislumbrar un final.

Colombia, también debe recordar que durante la administración del presidente Iván Duque, en mayo del 2020, se publicó a través de un reconocido medio, la existencia de unas “carpetas secretas”, información recolectada por el Ejército Nacional con datos de más de 130 personas, quienes supuestamente, no eran amigos del gobierno de turno o se expresaban en un tono no favorable; allí, fueron “incluidos defensores de derechos humanos, periodistas nacionales e internacionales, políticos, líderes sindicales, y otros miembros de las fuerzas armadas” -FLIP-. Lo grave del asunto, es que hubo intervención del gobierno de los Estados Unidos, a fin de aclarar si recursos donados para la seguridad por parte del país norteamericano, fueron destinados a las prácticas ya mencionadas.

Hoy en día, aún existen investigaciones insatisfactorias e interrogantes sin respuesta, haciendo entrever que muchos desmanes e irregularidades a nivel país, se deben a falta de un competente ente de inteligencia… Continuará…

4 COMENTARIOS

  1. Carlos cómo estás. Tu sabes aue yo se porque el DAS nunca debió existir y cual fue su cruel papel. La historia colombiana hay que refunadarla con objetividad. Quienes la han contado, ocultan la verdad y sostienen las mentiras. Carlos ésto debe cambiar algún día. El DAS le hizo y le está haciedo aún mucho daño al país. Un abrazo. Tu conoces mis datos. Aunque es peligroso te los repito. Y si necesitas mas datos te los suministro. Mi familia fue víctima del DAS y aún seguimos siéndolo.

    • Dr. Vidal afectuoso saludo. Completamente convencido en que usted conoce algunos funcionarios del DAS y mantiene posiciones muy interesantes sobre el derrotero de la política y construcción del país. Lamento sus situaciones de especial cuidado hacia algunas instituciones pero también, tenga usted garantía que el DAS hoy no existe como institución, usted podrá encontrar algunos «remedos» pero jamás lo igualarán. De igual manera, espero luego podamos discutir el porqué es indispensable un organismo de inteligencia como el que alguna vez tuvo Colombia bajo el nombre de Departamento Administrativo de Seguridad DAS. Por ello, espero haya leído la primera y muy atento a la tercera parte de esta entrega, en donde brindaremos elementos para reflexionar a quienes les convenía suprimir al DAS. Un amable saludo.

  2. Leyendo parte 1 y 2 de esta «Colombia sin inteligencia», me queda claro que todo obedeció una vez más a la corrupción que azota este país. También, comprendo que ello fue por los señores políticos más que funcionarios DAS quienes al final, cumplirían sus deberes como lo han hecho y hacen otros alrededor del mundo. Gracias

    • En esa línea es que queremos hacer un poco de pedagogía aclarando que tal como fue concebida la institución, era vital para la armonía Estatal. Lamentablemente, en Colombia aun priman algunos «intereses particulares sobre generales». Pendiente de la parte 3. Muchas gracias por sus comentarios.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos