Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

ActualidadColombia Sin Inteligencia

Colombia Sin Inteligencia

Solo un Estado inmerso en la degradación de sus instituciones, un territorio permeado por altos niveles de corrupción, simpatizaría con los cierres de entes constituidos para la preservación del orden constitucional, la soberanía, la seguridad nacional y la toma de decisiones del alto gobierno. Pues sí, ese es Colombia, un país tan desigual en medio de las contradicciones de sus riquezas, la inteligencia de sus asociados, pero la pasividad e ingenuidad ante las decisiones políticas que trascienden en la vida de sus hijos y legados generacionales; ahora bien, abordaremos una breve reseña del ocaso del Departamento Administrativo de Seguridad DAS, en el año 2011, aun, pareciere que no se reflexiona sobre la enorme afectación y el declive de un país durante los últimos 11 años, la república, adolece la ausencia de dirigentes capaces de encaminar gentes extraviadas en medio de la diversidad y sus sofismas, pero entonces: ¿Qué representaba el DAS para Colombia?…

Para comprender los escenarios propuestos, debemos tener presente que el concepto de “inteligencia”, en un sentido amplio, busca acceso a información privilegiada para la toma de decisiones en diferentes ámbitos, evita o genera conflictos según los propósitos de sus actores, se puede aplicar en todas las escalas o escenarios posibles de la vida y, es tan antigua, como la humanidad. Muchas estrategias en el campo que nos ocupa, podemos encontrarlas en la biblia y en uno de los principales clásicos militares de la historia, “El Arte de la Guerra – Sun Tzu”, siglo IV a.C. Desde allí, a la era moderna, comprender que una inteligencia estratégica, táctica, operacional o aplicada, puede convertirse en la primera línea de defensa, el éxito o fracaso de un territorio y sus asociados.

En este orden de ideas, cae bien incitar a la reflexión de un Estado en donde las instituciones han sido amenazadas, se cierne inestabilidad política, la división de poderes pareciere una utopía, la economía es vulnerable, los grupos sociales adolecen el exterminio de sus líderes, continuamos con poblaciones huérfanas de una presencia gubernamental legitimada, en donde muchas veces, la ley pareciere imponerse por medio de una violencia intimidante, represiva, ilegal y violenta.

Si bien, retratamos una cruda realidad, es claro que los movimientos sociales, con mayor frecuencia protestan y, en distintos momentos, han sido infiltrados por el vandalismo, convirtiéndose en un pilar de percepciones distorsionadas sobre incongruencias ideológicas, la falta de control ciudadano y la institucionalidad permeada a falta de contrainteligencia (acciones desplegadas para evitar la infiltración de grupos que representan una amenaza de carácter externo y/o interno) … Entonces, ¿por qué se gestan deprimentes escenarios de inestabilidad en la República de Colombia?

Como una torpeza, podemos calificar la supresión del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS), algunos pensarán que se trató de “la coyuntura del momento por una supuesta desbordada corrupción”, otros analistas, lo verán cómo una acción premeditada desde un escenario político con la complicidad “y/o ingenuidad”, de los ex dirigentes Álvaro Uribe Vélez y Juan Manuel Santos. Una acción evidente, fue la alianza y conquista de grandes medios de comunicación tradicionales, una colaboración perfecta para la difamación del buen nombre de una institución con más de 57 años de existencia, este, sería el inicio para que la prensa chica y ciudadanía en general, tuviesen una percepción errada y se adoptara un léxico disociador, fijando el primer paso para “una cristiana sepultura”.

En un mundo de probabilidades, existe el riesgo que cualquier tipo de ente público o privado, sea infiltrado por actores que vayan en contravía de sanos intereses buscando generar vulnerabilidades, causando daño e inestabilidad irreversible sobre la vida, la información y los bienes. Los escándalos de corrupción han pasado por todo tipo de instituciones, algunas tan importantes para la protección de una nación y preservación del orden constitucional como lo son: La Policía y el Ejército Nacional, que al igual que otras entidades, han mostrado vicios de disfuncionalidad, estando así, en la palestra pública por casos de seguimientos, interceptaciones ilegales y desaparición de civiles, siendo temas tan sensibles, repudiables y gravísimos, que darían pie a una notable restructuración, pero aun así, no se han reorganizado lo suficiente, ni se cerraron como ocurrió con el DAS, el cual pareciere, haber tenido información sensible sobre los promotores de su clausura. Aquí, aclarar que, sin inteligencia de Estado, falla el orden constitucional.

Artículo anteriorLa amnesia social
Artículo siguienteVisitar que de la visita algo queda

29 COMENTARIOS

  1. Muchas gracias estimado amigo por compartir este pensamiento que encierra la realidad y consecuencias de la ausencia de la inteligencia civil, en un estado polarizado y fragmentado por los sofismas de distracción oportunistas.

    • Afectuoso saludo. Así es, por ello, la segunda y tercera parte, esperamos le pueda brindar herramientas esenciales para el análisis a la mayor parte de ciudadanos que lean lo que se esconde detrás de falsos imaginarios. Muchas gracias por comentar. Un abrazo.

  2. Excelente artículo, con un punto de análisis muy interesante, nuevamente se muestra que como es costumbre en este país, las cosas no son lo que parecen o lo que se intenta hacer parecer.

  3. Excelente articulo, vivimos en un pais donde le hacen atentados al presidente, al ejercito y todo porque no tenemos inteligencia Estatal interna y externa, que permita prevenir tales situaciones.

  4. Muy buen artículo, hoy en día estamos viviendo las consecuencias de la supresión de esta gran empresa estatal, a merced de intereses particulares, sabíamos demasiado, la única forma de silenciarnos fue esa.

  5. Un artículo muy interesante, inmejorable apreciación. Goy por hoy La inteligencia de Estado es un monstruo grande que no han podido Neutralizar de ninguna manera.

  6. excelente apreciación de un hecho premitado, como lo fué el cierre del DAS, es evidente que un estado que no valore la inteligencia estratégica está condenado a súfrir imbatibles catástrofes en lo político y lo social; así de sencillo, el DAS era la piedra en el zapato de los políticos corruptos que en Colombia hacen de la suyas sin control. Saludo fraternal.

  7. Centrado articulo, lastima que anteriormente no se ubiera teniendo encuenta esta criterio y es ahora que nos damos cuenta que la corrupcion polula en todos los estamentos sin ningun control. El haber acabado el DAS no fue situacion del momento, sino fue un plan premeditado para asi desestabilizar a Colombia y es por eso que hoy vemos como estamos de mal. LEALTAD, VALOR, HONRADEZ.

  8. Excelente artículo, muchas gracias Carlos Arturo por tu tiempo e informarnos de una realidad latente donde nuestros gobernantes caresen del amor y temor de Dios. Gracias por tu valentía Carlos Arturo y abrirnos los ojos a este tema tan delicado que golpea tan fuerte nuestro país . Dios bendiga nuestra tierra.

  9. Nunca imaginé la historia considerando todos sus planteamientos. Muy interesante artículo y gracias por mostrarnos otras miradas. Luis Restrepo.

  10. Muy buen artículo, esclarecedor de porque, nos quedamos sin Inteligencia Estatal.
    Premeditado para poder ejecutar todos los actos ilegales los que hemos asistido, desde la desaparición del DAS.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos