Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

ActualidadCompromisos entre jefes y colaboradores: Logre que se cumplan (2)

Compromisos entre jefes y colaboradores: Logre que se cumplan (2)

  • ¿Existe en usted la tendencia cumplir o a posponer e incumplir compromisos? 
  • ¿Cuál es la imagen que se tiene de usted al respecto?
  • ¿Sería capaz de preguntar a sus colaboradores y colegas si ellos lo consideran a usted una persona cumplidora de sus compromisos?

Que el jefe o líder esté de lado del cumplimiento de compromisos

Que se sepa formular compromisos es lo primero, pero lograr que se cumplan es lo fundamental… ¿cómo puede un jefe contribuir a ello?

“La gente no cumple sus compromisos y ¡ya no sé qué hacer!”. ¿Cómo hago para que la gente haga lo que se compromete a hacer? Lo preguntan en forma reiterada muchos jefes en nuestras consultorías y cursos universitarios y capacitaciones empresariales, lo cual quiere decir que es una preocupación generalizada.

Veamos: si uno como jefe o líder desea que los colaboradores cumplan los compromisos, lo primero es asegurarse de que los formulen bien, tal y como lo expusimos en el artículo anterior, y segundo, tal vez lo más importante, que el jefe dé el ejemplo cumpliendo con disciplina sus compromisos… La gente no es tonta… Ella se da cuenta si el jefe tiende a cumplirlos o no y qué excusas saca… y lo más grave: aprende a usarlas.

Si el objetivo por el cual establece un compromiso vale la pena, el compromiso tiene que cumplirlo sin excusas… sin tratar de justificarse en imprevistos los que muchas veces son sólo imprevisiones propias. Víctor Chertkov dice algo como que “un compromiso es algo que prometes y tienes que cumplirlo. Punto”. Y claro, cumplir los compromisos sí… Todo el mundo lo reconoce, pero la pregunta es ¿cómo hacerlo? No se trata simplemente trabajar duro o de decirle al otro ¡hazlo y ya!

Hay personas que huyen de los compromisos: tienden a no aceptarlos, a no asumirlos y sobre todo no los cumplen y ser jefe no es una justificación de ese tipo de conductas. Al contrario: no debería dar ese mensaje. Un jefe o una persona con altos estándares de calidad en su desempeño, ¡cumple sus compromisos! En especial porque es una de las mayores manifestaciones de integridad personal (ética). Quien cumple compromisos es una persona confiable, si no los cumple, no lo es. El problema es que todos fallamos en esto y por eso debemos incorporar ―aunque sea poco a poco― una estrategia como la siguiente para ser reconocidos como personas efectivas y confiables.

Comencemos por ratificar que un signo de madurez es no asumir un compromiso que no se esté seguro de cumplir. Uno no se mete en deudas que no puede pagar. Pregúntese siempre: ¿Puedo comprometerme con esto… de esa manera que me piden…, en ese plazo…? ¿Por qué me embarco en este compromiso… ¿cuál es el objetivo? ¿Vale la pena?

Ahora, para ser efectivo en el cumplimiento de los compromisos considero que se trata de dar los siguientes pasos:

  1. Preparar.
    1. Pare… Deténgase de verdad un par de minutos. No diga sí sin pensarlo.
    1. Establezca a conciencia cuáles son las actividades que debe desarrollar para cumplir el compromiso.
    1. Determine cuánto tiempo se toma cada una de ellas.
    1. Precise qué requiere para hacerlo: recursos, gestiones, recibir entregas de otros…
  • Priorizar. Analice y determine qué debe hacer primero de acuerdo con el parámetro de prioridades de su cargo o de sus otros compromisos.
  • Programar.
    • Señale cuándo va a hacer cada una de las actividades establecidas. Recuerde: programar implica siempre colocar día y hora… Si no lo hace no ha programado nada.
    • Piense en las posibles interferencias, interrupciones, fallas o distractores y diseñe estrategias para controlarlos.
    • Entre más cercana sea la fecha de realización a la de haberlo asumido es más fácil sacarlo adelante. Por ejemplo, llevarlo cuando recién termina la reunión donde uno se comprometió, porque lo tiene más fresco y claro. No necesita entregarlo antes, pero lo tiene listo.
  • Auto-controlar. Revise constantemente su programación.
  • Reprogramar. Siempre que no pueda llevar a cabo una actividad programada, por cualquier razón que sea, reprográmela en su agenda. No hay otra opción mejor, ninguna.
  • Cerrar. Asegúrese de que el compromiso quedó completamente cumplido. Por ejemplo: que el correo salió, que la otra persona lo recibió, que hay satisfacción, etc.

Otras recomendaciones para cumplir sus compromisos:

  • Mantenga la atención dirigida hacia la meta u objetivo: un compromiso se adquiere para lograr algo… no olvide ese algo.
  • Cuanto antes mejor… nunca deje para hacer las cosas a última hora o día. Si tiene 15 días dese ocho. No posponga los compromisos que implican trabajos arduos o engorrosos.
  • Siempre piense en programar para llevar a cabo la actividad en por lo menos en un 80%, no menos. De lo contrario tendrá una sensación falsa de que ya lo hizo.
  • Sea creativo en buscar nuevos métodos que le permitan hacer las cosas más rápidamente y bien hechas.
  • Recuerde debe ser eficaz en ejecutar lo que a usted le corresponde y en gestionar con eficacia lo que les corresponde a otros. Es una pobre excusa decir que usted no cumple porque alguien no le ha cumplido a usted.
  • Si no va a cumplir un compromiso renegocie la fecha, pero antes de que se venza… actualice el plazo del compromiso y ¡cúmplalo! Alguien dijo: un compromiso renegociado no es un compromiso roto”.
  • Sea perseverante en el propósito de cumplir: adquiera el hábito del ponerse al día siempre que se atrase.
  • Sea valiente en decir no a otros requerimientos si ello le afecta el cumplimiento de un compromiso que ya tiene establecido. Siempre que eso tenga una lógica.
  • Tenga aguante físico y psíquico, para hacer lo que debe hacer para cumplir sus compromisos.
  • Haga primero lo que es aburrido y complejo, pero sobre todo lo que es prioritario.
  • Programe de acuerdo con su tendencia temprano tarde… interrupciones.

Paras sus colaboradores:

  • Enséñeles y váyalos encausando para que formulen bien sus compromisos: qué, cómo, cuándo… Hágalo presencialmente varias veces con ellos hasta que aprendan.
  • Ayúdeles en varias ocasiones a seguir los pasos planteados en este artículo. En especial lo referente a la programación paso por paso y la re-programación.
  • Tenga en su programador un seguimiento (acompañamiento, asesoría y apoyo) semanal de los compromisos de sus colaboradores.
  • Elabore con ellos un listado permanente de prioridades y hágales ajuste cada que lo considere necesario.
  • No los cargue indiscriminadamente de un exceso de actividades y compromisos. Revise con ellos la agenda.
  • Y sobre todo dé un buen ejemplo cumpliendo a cabalidad sus compromisos.

Compromiso es una determinación de alcanzar nuestro objetivo dando unos pasos muy concretos. No es alcanzar nuestra meta como sea, es hacerlo con inteligencia, responsabilidad y ética, siendo perseverantes y conscientes de cómo lo estamos haciendo y lograrlo dentro del plazo en el que nos comprometimos. El cumplimiento de compromisos nos brinda en forma destacada confianza, confiabilidad, potencia y efectividad.

César Augusto Muñoz Echeverry

Artículo anteriorUna industria floreciente
Artículo siguienteProtegiéndonos del riesgo

3 COMENTARIOS

  1. Comparto los dos comentarios: el compromiso para mucha gente no es es importante, pero para los líderes y jefes es necesario que sepan cómo generarlo. Y también es cierto que para lograrlo se requiere organización, objetivos claros y los medios para alcanzarlos.

  2. Los compromisos de muchos ya no son importantes para muchas de las actividades que realizan las personas de manera individual, lo subjetivo implica un cambio interno que muchos no están interesados en hacerlo por la comodidad que les representa o por que para ellos todo vale.

  3. En síntesis. Compromiso es cumplir con lo prometido. Y, lo prometido es responder a una acción que responda a solucionar una necesidad personal o de comunidad. Lo cual requiere organización, es establecer objetivos claros y determinar los medios para lograr resultados satisfactorios.

    El compromiso lleva al éxito.
    No cumplir lleva al fracaso.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos