Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

PolíticaConsultores y mercenarios

Consultores y mercenarios

Por GABRIEL ÁNGEL ARDILA

Una vinculación con esa legión de asesores, consultores y contratistas que nos llevó a esferas internacionales, enseñó que un pago en moneda extranjera por cualquier labor, es algo más que atractiva o meramente remunerativa.

Ya comentábamos en el pasado que los uniformados de órganos internacionales como Naciones Unidas y otros símbolos, siempre desfilan por los senderos inhóspitos que algunos connacionales no querrían pisar. Y lo hacen todo, todo, por su paga… Fácil es en consecuencia concluir que son mercenarios. Aunque a las viudas de ahora y de otros tiempos, les duela el remoquete.

La oportunidad casi siempre llegada y no buscada, es entre círculos estrechisimos de amistades que aparecen como «la virgen»; a salvar situaciones o colmar ambiciones.

Un consultor internacional en cualquier área es contratista legal. Pero todo el secreto y sigilo en eso aplicado, para poder acceder a la paga en moneda fuerte extranjera, comprende compromisos no siempre regulares o de toda la legalidad.

Al airearse el caso de los encartados en Haití, se ventiló la extensa gama de componentes colombianos en acciones bélicas del vecindario de Beirut y otras zonas de guerra, a donde van jóvenes y no tan jóvenes entrenados en la corriente brega cotidiana de la supervivencia colombiana. Los que sobreviven a las furias de los propios, están listos para poner pecho a la brisa, en cualquier otro polígono que les pongan: Y si es por un buen contrato, pues «firrrrrr».

La delincuencia internacional conviviente con los cultivos ilícitos y sus procesados de fama internacional, otorgan los grados necesarios a nuestro personal, para liderar cualquier empresa para la que se les contrate. Y esos consultores o mercenarios gozan de la impunidad que crea la marginalidad de sus compromisos, porque estando sin fronteras, no aceptarían ni clasificarían en régimen alguno. No tienen ley. Los países cuyos suelos pisen, no tienen jurisdicción y menos mando. Circulan como ¿ángeles?

Artículo anterior
Artículo siguiente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos