Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

SociedadCosas buenas de la Pandemia

Cosas buenas de la Pandemia

Por JORGE EDUARDO MURILLO MEJIA

Muy a pesar de los terribles resultados ocasionados por la pandemia del Coronavirus y los millones de muertos ocasionados por el Covid-19, hay cosas para rescatar. El virus como tal hizo cerrar todas las fronteras mundiales sin excepción, ese solo hecho afectó las finanzas de los países, de las empresas y de las personas de todo el planeta.  La enfermedad como tal hospitalizó y mató a millones de personas que de una u otra manera hacían parte del aparato económico mundial. En resumidas cuentas el calendario mundial se paralizó, se disminuyó la población y el balance económico-financiero de TODO es catastrófico. Dejando a un lado las tristezas, las preocupaciones, la corrupción que se aprovecha de la situación, la disminución de la calidad de vida de los seres humanos y todo lo malo que deja la pandemia, hay que abrir un espacio para analizar lo bueno que le puede pasar a una población mundial y conjunto de actividades económicas que hace mucho no se estaba teniendo en cuenta, por culpa de los avances exagerados de la tecnología, aprovechado por el salvaje enriquecimiento de los muy pocos ricos del planeta. A inicios del año los ricos eran cada vez más ricos, pero la pobreza estaba incrementándose de manera exagerada en todas partes, siendo injusta esa ecuación. Los culpables, entre otros, los políticos insensatos que se aprovechan de los pobres para obtener los votos, y de otro lado los gobernantes qué favoreciendo a sus aportantes, pocas bolas le paraban a los sectores menos favorecidos; hoy en día con tantos avances no tiene por qué haber tanta pobreza junta. Acá entra la pandemia a visibilizar esta falencia, todos los países destapan sus cartas y se juega el póker sangriento; la pobreza levanta la mano y viene la solidaridad, por fin el mundo de las comodidades conoce la situación de los pobres y sobre todo conocieron el papel que jugaba la clase media y no se sabía. Las ayudas vinieron para el empresariado en general y los que sostenían el aparato productivo, pero no es suficiente para el resto, acá es donde todos los días conocemos las verdaderas necesidades de gran parte de la población mundial y era hora que grandes empresarios, gobiernos, políticos y organizaciones mundiales le dieran la mano a los más necesitados, que no estaban siendo tenidos en cuenta. El año que viene será muy duro económicamente hablando, si ajustamos la ecuación ayudando a la clase media para abajo, todo será mejor y ese conglomerado con ayudas, no regalos, tendrá mejor acompañamiento y finalmente la pobreza será mirada de otra manera y será más rápida la implementación para su disminución.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos