Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

Cultura¿Cuidando al planeta? : Reciclaje y rellenos sanitarios.

¿Cuidando al planeta? : Reciclaje y rellenos sanitarios.

Por JOSÉ DANILO SALAZAR

Cada conmemoración del día de la tierra, son abrumadores los mensajes acerca de la necesidad de cambiar nuestro estilo de vida consumista, no vender nuestras riquezas naturales, porque su explotación implica arrasar nuestro medio ambiente, o por lo menos rebajar el consumo de las materias primas, muchas de ellas recursos naturales no renovables.  Por unos pocos días, el panorama apocalíptico  que dejan esos mensajes, logra sensibilizarnos y  ponernos a pensar en el destino de nuestros hijos, nietos y  el planeta que les heredaremos, del que solo somos  administradores, no  dueños. Hoy tocaré el tema  ambiental sin hablar de gobiernos o multinacionales, solo de la responsabilidad que tenemos  como ciudadanos.

Uno de los mensajes que más recuerdo es el de la necesidad de cambiar nuestra economía lineal por economía circular,  lo que  podría  ayudar a cambiar los hábitos de consumo, gasto de dinero, concepto de propiedad y hasta serviría para  invalidar las creencias de millones de fatuos, que se  creen seres superiores, por su  capacidad de gastar dinero; éste cambio significaría un avance en el cuidado  del, hasta  ahora, nuestro único hogar en las estrellas.

A pesar del conocimiento que tenemos de la necesidad de reutilizar todos los elementos que sea posible, todavía no hay políticas públicas que premien o castiguen el buen, o mal uso de los recursos: por ejemplo  reciclar, parece ser más una sugerencia, que una necesidad o un mandato imperativo, y por lo que he visto, una tarea que tendrán que asumir con más sentido de pertenencia,  tanto la escuela  como  la sociedad; digo esto basado en mi experiencia docente : pocas veces se logra  articular el PRAES como una práctica vivencial, para despertar  el amor  de los estudiantes por la naturaleza y  acercarlos a ella, no como un observador  lejano e  imparcial que mira con curiosidad  algo fuera de su propio ser ; sino  con la mirada  de  lo que  somos, un integrante más del mundo natural, mundo que debe ser  tratado con respeto, consideración y amor;  tuvimos programas   de reciclaje enfocados en obtener recursos para solucionar algunas necesidades de los estudiantes;  una maestra nos maravilló aprovechando materiales de desecho para elaborar artesanías, obras civiles y otras cosas;  tuve compañeros docentes y administrativos con espíritu de campesinos que sembraron plantas en algunos espacios verdes;  y hasta  tuvimos  el sueño de un jardín botánico para hacer experimentación con los estudiantes en nuestro propio colegio, y  hacer senderos peatonales para disfrute  y oxigenación de la comunidad educativa, nunca se pudieron integrar éstas actividades, ni hacerlas  simultáneamente en el mismo año escolar.

Si como escuela, nuestra labor ambiental  tiene falencias; desde la parte gubernamental, local o departamental,  tampoco se han logrado consolidar experiencias exitosas para  la protección del planeta, por ejemplo: en muchos hogares, la capacitación dada a los niños en la escuela  se pierde, pues no hay políticas estatales que complementen lo aprendido por  ellos;  no hay actividades que puedan hacerse  en la comunidad, como aplicación del aprendizaje escolar, de igual manera no se socializan en toda las entidades e instituciones  las experiencias exitosas en el campo ambiental, sean de la escuela, la comunidad local o  experiencias foráneas,  las  buenas prácticas ambientales deben divulgarse y duplicarse, sin importar su origen.

El reciclaje  debería ser una prioridad, como actividad que busca reducir los daños al planeta, pero no hay una política pública enfocada en que en todos los hogares de Colombia se haga la famosa y necesitada separación en la fuente, una pregunta es ¿cómo volverla una actividad  cotidiana y rutinaria  y universal?,  la otra es ¿cómo asegurar su recolección eficiente y cumplida? El nuevo código de colores para la separación de residuos, que empezó a regir desde el  primero de Enero del presente 2021, es un buen avance, pero mientras esto no se  convierta en una obligación  en cada hogar, de poco o  nada va a servir.

Otra de las estrategias que se han diseñado para proteger el medio ambiente, con resultados muy diversos, son las plantas de reciclaje, recuerdo que por los años 90, presentaron una entrevista con don Jaime Giraldo G,  conocido empresario, reputado como uno de los urbanizadores de Dosquebradas, mostraba como se procesaban en  su establecimiento, en Chía,  “las basuras” que llegaban,  por ejemplo:  lo susceptible de reciclar se sacaba aparte,  los residuos orgánicos aprovechables eran usados para para criar cerdos, las toallas sanitarias, pañales, y  papel  higiénico eran el combustible, y lo orgánico difícil de utilizar, se les daba a unos chivos como  alimento, esa experiencia me pareció buena ambientalmente,  hoy en día,  seguramente podría mejorarse.

Hablando en días pasados con nuestro  jefe y editor,  Luis Fernando Cardona,  me contó que esa planta del señor Giraldo G, se llamaba  “Alaska”  y había sido inaugurada en el barrio El Campestre de Dosquebradas, con bombos y platillos, con la presencia de toda la prensa regional,  siendo mostrada como una alternativa para reducir la cantidad de desechos tirados al relleno sanitario que en esa época tenía el municipio, instalado en San Joaquín,  incluso se inició una campaña propagandística en favor de Alaska como alternativa para acabar con el relleno, pero algunos dirigentes políticos de esa época, se empeñaron en que  don Jaime  pagara al municipio el tonelaje que vertieran en su establecimiento; él  por su parte,  argumentaba que debían darle esos desechos gratis o incluso pagarle,  porque al recibir esas materias,  libraba  al municipio de un gran problema, el negocio  no les sonó a los políticos ya aludidos, y optaron por trasladar el relleno sanitario para Combia, así mataron dos pájaros con una piedra , continuaron  ganando dinero con el relleno, y  aplacaron el clamor ciudadano por las fallas del relleno inicial.  

Santa rosa de Cabal, por los años 90 arrojaba al río San Eugenio sus basuras,  posteriormente,  empezó  a  enviarlas  al relleno de Pereira y a pagar por ello, Recuerdo haber visto, hace años en  la planta de tratamiento de aguas de Santa Rosa, un montaje destinado a usarse como planta de reciclaje municipal, francamente no sé qué pasó, porque  al parecer este material terminó  convertido en elefante blanco, investigado por la Procuraduría.

 Durante la alcaldía del señor Alejandro Martínez, en Santa Rosa de Cabal, período 2008- 2011, el señor Leonardo Cruz, propietario de la empresa Biomundo ofreció al municipio, su proyecto de “separación en la fuente de residuos orgánicos”, el señor Martínez dispuso una camioneta de una tonelada para esa labor,  mientras tanto  Biomundo  separaba los residuos en la Plaza de Mercado y los transformaba en abono en su planta ubicada en la vereda La Leona, en ese año no se cuantificó la cantidad  recogida, pues la alcaldía no tenía un programa de manejo de residuos.

A finales del año 2012, mi  señora Margarita Luna, elegida como concejal en el período anterior,  presentó y  amadrinó al señor Leonardo Cruz, propietario de la empresa  ya citada; en la segunda administración del Dr. Carlos Toro desarrollaron dos programas: la “tienda del reciclaje” , y  “separación en la fuente”,  programa  a cargo de la Secretaría de Desarrollo a través de Empocabal;  Biomundo se  encargó de la  actividad de  los orgánicos, se recolectaron 700 toneladas de residuos orgánicos en los cuatro años del proyecto, se intervinieron las comunas 1, 2, 3, capacitando a la comunidad, recogiendo semanalmente sus residuos, se  incluía  el sector de la galería, Olímpica  y aledaños, se recogían sus orgánicos  a diario, en el año 2013 se recogieron 490 toneladas, el 2015 fue el último año de esa labor, siendo el mes de  julio el mejor resultado, pues se recolectaron 80 toneladas;  el impacto social  y ambiental fue muy positivo, además del  dinero  ahorrado por  no  enviar  al relleno  esas toneladas recogidas;  estos programas permitieron que  Santa Rosa ocupara el primer puesto en gestión ambiental en  Risaralda, siendo un programa pionero y orgullo de la administración del Dr. Carlos  Toro.

Infortunadamente,  el concejo no  dejó aprobado como programa de política pública, esta gestión ambiental, aunque  el Dr. Toro  asegura  que el concejo si lo hizo, y  que ésta política fue  desconocida  por la siguiente administración,  otras personas, algunas  allegadas al proyecto de Biomundo,  dicen  que el proyecto  ni siquiera se presentó  al concejo. De ésta  manera, la recuperación en la fuente, exitoso programa  para proteger el medio ambiente, quedó solo  como un buen recuerdo, y no se le dio continuidad  ni en la administración del señor  Henry Arias, ni en la alcaldía actual;  el señor Rodrigo Toro, pese a su conocida posición ambientalista, no  ha iniciado un proyecto igual o semejante, es decir, han transcurrido más de 5 años sin que en el municipio de las Araucarias se recoja un solo kilo de desechos orgánicos, y se reutilicen convertidos en abono.

Repasé dos buenas experiencias ambientales regionales del pasado,  utilizadas para proteger nuestro planeta,  apoyadas con entusiasmo por  la comunidad,  infortunadamente,  la misma comunidad pierde la fe, cuando ve que a  estas actividades no son continuas, se vuelven esporádicas, más  por falta de  voluntad política que de dinero, y a todas estas ¿Dónde está la Carder? Sin pretender sugerir nada, ¿Cómo logra un municipio no ser castigado por su mala gestión ambiental?, mejor dicho  ¿cómo logran engañar a la Carder los alcaldes sin gestión ambiental?   ¿Es así cómo se protege el patrimonio natural del país para que puedan  disfrutarlo las nuevas generaciones?  

Artículo anterior
Artículo siguiente

6 COMENTARIOS

  1. Es placentero leer una columna donde nos plantean una opinión que nos hace reconocer la importancia del medio ambiente de una manera clara y objetiva. Gracias Danilo

  2. gracias al docente Danilo Salazar por este articulo tan interesante, debe volverse viral, lastimosamente un proyecto como separación en fuente nunca fue tomado enserio por ninguna administración, siendo tan importante y beneficioso para todos las santa rósanos y el mundo entero. esperamos y tenemos la fe que está nueva administración encabezada por el señor José Rodrigo Torro Montes, tome cartas en el asusto y sea una obligación en los hogares realizar esta labor.

  3. ¿Que pasa que a las cosas que benefician al municipio a esas no les ponen cuidado? Será que la comunidad Santarosana vuelve a creer en esos políticos que dejan acabar estos proyectos? Señor columnista que gusto leerlo nuevamente

  4. Soy una seguidora de los artículos del señor Danilo Salazar, muy interesantes y aterrizados. Yo no sabía que en Santa Rosa de Cabal había existido este programa de reciclaje tan maravilloso e importante, pero desafortunadamente por la polítiqueria que estamos viviendo, y para la muestra un botón la actualidad en Colombia, no se llevan a cabo los proyectos que favorecen al pueblo, así parezca insignificante cosa que no lo es. Quedamos totalmente sorprendidos al ver que en esa administración nombrada cuando se recogió todo ese tonelaje de residuos orgánicos, no haya dejado esto como ley para el municipio… que tristeza

  5. Mucha razón, ojalá algún día se le de la importancia que merece el medio ambiente y se cuide como debe ser, que estas experiencias sirvan para tomarlas de ejemplo…

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos