¿Cultura de estafa a los artistas de Manizales?

0
665

Por CRISTIAN CAMILO ZULUAGA CARDONA

Los artistas manizaleños que, al parecer, fueron estafados por el Instituto de Cultura y turismo de Manizales (ICTM), años atrás, tenían todas sus esperanzas puestas en un debate de control político que se realizó la semana pasada en el Concejo de esta ciudad. Creían que alguna solución les podrían dar para recuperar unos dineros interesantes que les adeudan en esa entidad, pero al final, solo presenciaron una larga discusión, de siete horas, donde quedaron como al principio. En las mismas y sin ninguna noticia sobre el pago.

El ponente de este debate fue el concejal del partido ASI, Christian David Pérez Holguín, quien expuso esta dura situación que afronta la cultura y el arte de la capital caldense. Debate que también, creo en lo personal, sirve como un llamado a los entes de control y la Fiscalía para que esclarezcan si hubo presuntas acciones irregulares en el pasado, ya que la plata no aparece por ningún lado y actualmente esa entidad tiene un déficit que sobrepasa los 2.800 millones de pesos.

El gerente del ICTM, Camilo Naranjo, de quien dicen en la Alcaldía de Manizales que está en calidad de encargado, expuso un dossier de deudas. Además de los artistas, le deben millonarias sumas de dinero a empresas prestadoras de servicios generales, de seguridad, distribuidoras de computadores e insumos de tecnología, entre otras muchas. El directivo palabras más palabras menos, dijo que la anterior administración quedó ‘debiéndole a cada santo una vela’.

Naranjo en su exposición por ningún lado habló de compromisos de pagos a los artistas ni siquiera mencionó que fueran a hacer algún esfuerzo por responderles por los dineros que legalmente se ganaron. Podría decir que solo se limitó a denunciar las irregularidades que al parecer ocurrieron en la gerencia anterior, hechos que aunque es muy bueno que los haya relatado y detallado en este espacio, no dejan de ser noticias viejas que ya la mayoría conocen y de las que ninguno de los señalados ha sido responsabilizado formalmente por las autoridades competentes y tampoco por los entes de control.

Hechos además que se tornan repetitivos, pues algunos medios de comunicación, años atrás, denunciaron que en el ICTM pasaban cosas extrañas y en ese entonces también habían millonarias deudas con artistas, empresarios y hasta empleados de esa entidad. Sumado a esto la Corporación Cívica de Caldas, años atrás, hizo un listado de fundaciones y entidades que eran las que curiosamente resultaban, al parecer, siendo las preferidas para contratos en el ICTM.

El gerente del Instituto habló de temas delicados como que en las invitaciones a varios procesos de contratación  tenían disponibilidad presupuestal garantizada, pero que al revisar dichos procesos, los recursos no existían. Estas denuncias son de suma gravedad, ya que en administración pública la única forma de anular una disponibilidad presupuestal es que el contrato no se haya ejecutado y en este caso todo indica que sí se ejecutaron. ¿A caso manipularon corruptamente el sistema financiero del ICTM? ¿Quién o quiénes lo hicieron?

Todo esto se suma a las versiones de muchos líderes en la ciudad quienes aseguran que en el ICTM hubo contrataciones verbales, algo que pudo haber sido otra triquiñuela más para desangrar descarada y miserablemente esa entidad tan importante que tiene Manizales. Es nada más y nada menos que la que organiza la mejor Feria de América.

Los artistas, empresarios y otros que al parecer fueron estafados, tuvieron su tiempo para una corta intervención de unos tres minutos. La mayoría le pidieron al Concejo que se hiciera una adición presupuestal y así se obtuvieran los recursos necesarios para saldar esa enorme deuda. El ICTM respondió que esta opción no era viable jurídicamente.  

Por el contrario tuvieron que escuchar intervenciones de algunos cabildantes que discutían entre ellos por su postura política. Si era opositor y posaba de independiente (algo que no era relevante en ese momento), otro más que dijo que metía las manos al fuego por los actuales funcionarios del ICTM, a los que veía trabajar en pro de esa entidad las 24 horas del día (tremenda sobada innecesaria de chaqueta) y los actuales concejales de la bancada de oposición que dieron capotazos a la situación. Pues la Alcaldía pasada y la gerencia anterior del ICTM son de su mismo partido.

Para rematar el actual alcalde, Carlos Mario Marín Correa, ni se ha pronunciado sobre esa situación, desconozco también si algún periodista lo ha consultado. Yo tampoco lo he hecho. Pero ante la importancia y trascendencia del tema no está por demás que se pronuncie e incluso que tome rápido una decisión sobre el ICTM. Sí lo desaparece definitivamente o lo somete a la ley de quiebras para hacer acciones que puedan salvarlo.

Sea cual sea el camino del ICTM, ojalá la plata de los artistas no se esfume, se lo ganaron legalmente y la Alcaldía tiene la obligación de responderles así el presunto robo se hubiera cometido en administraciones pasadas.

También urge que los entes de Control, La Contraloría por ejemplo, diga si quienes estuvieron encargados de esta entidad en los años anteriores, hicieron veedurías e investigaciones sobre esas invitaciones a procesos de contratación y si perciben que hubo alguna jugada sucia en el ICTM o si las versiones del señor Naranjo, entonces no son ajustadas a la realidad.

También urge que la Fiscalía nos dé claridad a los ciudadanos de lo que pasó en la administración pasada. Si es cierta tanta denuncia de corrupción descarada y desmedida o si por el contrario hubo una administración ajustada a la legalidad.

Deja tu comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí