Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

ActualidadDe pestes virtuales y otras modas

De pestes virtuales y otras modas

Presos de la virtualidad, algunos usuarios (cada vez en mayor proporción) están llamados a la pausa, a atender más la relación interpersonal, la interlocución y el diálogo «mirándote a los ojos» y no escuchando apenas, pegados de dedos y pupilas a sus medios o juegos electrónicos. Escapar a esa adicción por las tecnologías no tiene remedio virtual alguno. Encarna, ese padecimiento extendido, una nueva crisis social que sería la peste del nuevo siglo.

Estudios de prestigiosas universidades y academias científicas del mundo sentencian, entre otros daños, la pérdida o merma en grado de riesgo, de la inteligencia y la capacidad para vivir en la sociedad de hoy. Los consumidos por redes y aparatos reportan distracción extremada, falta de concentración en otras actividades, desórdenes de temperamento y conflictos en entornos social o laboral. Lo más grave, conociendo esos padecimientos, es que no se reconoce como un trastorno y aísla a las personas por su accionar compulsivo, irracional y automatizado.

Se estudian alarmas de abuso cuando el uso de las TICs produce aislamiento social, ansiedad, afecta a la autoestima y hace perder la capacidad de control, a pesar de que uno puede creerse «muy popular» por tener supuestas largas listas de amigos en sus redes sociales que son algoritmos y elementos no comprobables. Y no es solo riesgo de abuso de las TICs por adicción, ni es lo más importante. Cuando brota la dependencia, los comportamientos adictivos se vuelven automáticos, emocionalmente activados y con poco control cognitivo sobre el acierto/error de la decisión: El adicto sopesa los beneficios de la gratificación inmediata pero no piensa en las consecuencias negativas a largo plazo, según primeras observaciones sobre el tema.

Creadores de contenido apenas si piensan, digitalizan mucho, reaccionan irreflexiva y antisocialmente, pero minimizan o pretenden ignorar las consecuencias. Los raros, para ellos, son los no involucrados o enredados en su moda. Tratamientos pueden girar alrededor de la toma de pausas progresivas, sistemáticas y reintegradoras al núcleo social, a las actividades de otros grupos a los que se puede optar, como forma de mejorar y no seguir siendo afectados por tales fenómenos deterior antes de las personas, de sus núcleos familiares y de las necesarias asociaciones para responder laboral, académica o disciplinalmente en los distintos entornos.

Rueda nueva alerta sobre «Violencia de género digital»… Y no es apenas con los dedos. A alguna figura pública de por aquí le pusieron un ojo negro con un impacto del teléfono celular, en un desencaje de su pareja… ¿Sería porque no le ponía atención y fue su forma de llamar o concentrar la atención?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos