De un jubilado a otro

6
239
Catamarán, autor Matheo Bedard Cardona

Por: Luis Fernando Cardona G.

¿Te sientes vacío?  ¿Como si toda la vida hubieras corrido en persecución de algo que siempre consideraste inalcanzable, y ahora cuando lo tienes en frente ya no recuerdas para qué?  Miras a tu alrededor y todo luce igual que ayer, pero sabes en lo más profundo de tu alma que nada volverá a ser igual. 

¿Cuántas veces en secreto, de forma silenciosa, miraste el calendario y calculaste cuántos días faltaban para ganarte el derecho al jubileo? 

¿Tal vez, en más de una ocasión, viste en los comerciales de la tele o en avisos de revistas el rostro sonriente de un hombre joven disfrutando de los planes de retiro a bordo de un velero, posiblemente acompañado de bellas mujeres y brindando con vino o con champaña?

¿ Y cuántas otras veces, al ver el rostro ajado por los años, de uno que otro compañero de trabajo, no trataste de adivinar su edad, como pensando: ¿y este, qué estará esperando para jubilarse?  Claro, porque al mirarte en el espejo no viste otra cosa que un muchacho.

Seguramente, al igual que yo, este año, precisamente este año, llegaste a exclamar:  Estoy en la flor de mi juventud; mi inteligencia y capacidad de trabajo, están al tope.  Posiblemente, como me sucede en este mismo instante, te dijiste:  ahora mismo estoy viviendo el esplendor de mi carrera, al máximo de mi nivel profesional.  ¡Yo no me jubilo, simplemente, dejo de asistir a mi lugar de trabajo para ganar mi independencia!

Sabes que en casa te esperan tu esposa, tus hijos, quizás tus nietos, y todo el tiempo acumulado, todas las vacaciones aplazadas; y los festivos perdidos a causa del exigente trabajo, podrán ser compensados.  Y será la hora de salir corriendo a alcanzar estrellas.

De pronto, en un momento como este, llegas a tu oficina y por sorpresa tus compañeros tienen el espacio acondicionado, una torta en la mesa, un mantel blanco o a cuadros y una botella de vino y comienzan a cantar al unísono: “Porque eres un buen compañero, porque eres un buen compañero, porque eres un buen compañero, y nadie lo puede negar”.

Es, entonces, cuando despiertas de tu sueño.  Ha llegado la hora del retiro.  Estás vivo y despierto, pero todo se ve nublado. 

Todos te felicitan, pero no falta el insolente que se sienta en tu escritorio, como ensayando para cuando sea tu relevo.  Es cuando recuerdas esa canción de Charles Aznavour: 

“Quién será mi relevo

Quién te va a convencer

Quién volverá de nuevo

a reinar en tu ser

Quién,

cuando yo me ausente

va a cruzar el puente

que manda a cerrar

y pondrá colores

en tu sin sabores

y te hará olvidar

pronto mi pesar.

Yo tengo el doble de tu edad

mas no me importa sucumbir

al ver de cara a la verdad del porvenir

no vistas luto por mi amor

pues no me gusta ser cruel

y se que nunca ese color le fue a tu piel”.

MI querido yerno y amigo, no estás tan desconcertado como yo si no sabes si acostarte a descansar, si salir corriendo a disfrutar o simplemente comprar un gran tarro de pintura y ponerte a trabajar, no te preocupes.  Nada malo te sucede. Solo que tienes el síndrome llamado Nostalgia del Jubilado.

Attt.

LUIS FERNANDO CARDONA.

PD:  Ya me compré el traje de marinero para cuando compres tu catamarán.

6 COMENTARIOS

  1. En alguna oportunidad de mi vida hice teatro con Dora Cadavid quien vivió en Pereira dos años he hicimos una obra llamada «cosas de papá y mamá» en algunas líneas decía que las personas mayores son como una rosa o una fruta muy madura que expelen sus mejores aromas en su total madurez. Y así es. Es cuando estamos llenos de sabiduría. De manera que mientras nuestra mente este joven seamos coherentes con ésta. Muy buen artículo Luis Fernando

  2. Plenitud: palabra que encierra el conjunto de vivencias , sentimientos en la presente columna.
    Plenitud: que se construye desde la niñez, adolescencia y juventud, con el apoyo y ejemplo familiar.
    Plenitud: que en la adultez se consolida con la proyección familiar, profesional, académica..
    Plenitud: que se sustenta en lo que tiene desde : lo humano, lo ético, lo familiar, lo social, las amistades,.
    Plenitud: que solo concierne a cada individuo desde siempre, y se hace efectiva y mas productiva cuando ya no se tienen horarios para otros,( empresa, universidad) se tiene el aquí , el ahora para plasmar grandes proyectos.
    Plenitud: que se da en los grandes seres humanos, que no tiene números.
    Que bien Señor Columnista, Director.

  3. Un homenaje muy lindo. Eso es solo el principio de una grande aventura. Yo me siento como Ulyses dentro la Odisea de Homero. Solo que no estoy regresando en mi tierra pero el contrario, apena empiezara esa grande paseo, llena de historia epico que vamos a poder contar a nuestros nietos y hacerlos soñar y sentirse en vida. Gracias por esas palabras tan lindas. Espero poder compatir ese segundo paso de nuestra vida con usted. 😜

  4. Es fiel retrato de lo que nos espera a todos si tenemos la fortuna de llegar vivos a la jubilación, me siento muy orgullosa de pertenecer al mundo del narrador de esta inquietante historia y de esa revelación en las artes plásticas llamado Mathéo.

  5. Ahora es cuando se comienza a vivir plenamente 🙌 una carta con mucho sentimiento 👏🏻 Muchas gracias por la dedicatoria ❤️❤️❤️
    Pd: No te imaginas lo feliz y orgulloso que está Mathéo de ver su dibujo en este portal, se siente famoso 🥳 👨‍🎨

Deja tu comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí