Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

ActualidadDel amor a la muerte

Del amor a la muerte

Tapias es un hombre mayor dedicado a actividades ilícitas, como lo son: la siembra de coca y venta de esta misma; gracias a estos negocios cuenta con una posición económica buena, pero aun teniendo todo esto se da cuenta de que le falta una pareja con quién compartir todo lo que ha logrado adquirir por su trabajo. Un día cualquiera, mientras caminaba por las calles del corregimiento La Caucana, conoció a Carolina, una mujer muy joven, atractiva y con un físico envidiable; inmediatamente quedó flechado e hizo todo lo posible para que ella supiera de su existencia, a tal punto, que un día un allegado a la familia la invitó a un almuerzo en la finca de Tapias, donde fue con su hijo Nicolás de 6 años. Allí conoció a quien se convirtió en su pareja por 5 años pero sin saber, dormía con quien la asesinaría a ella y a su hijo Nicolás de la manera más inhumana y cruel que puede existir. Durante estos 5 años Carolina vivó una relación en donde era maltratada y controlada. Todos los días su pareja la golpeaba enfrente de su hijo, gritaba y la trataba de la peor manera a tal punto, que ya no era amor sino odio, el sentimiento de este hombre tenía por ella. Un día Tapias se levantó y al ver que aún no estaba el desayuno buscó el machete y agredió físicamente a Carolina ocasionándole lesiones graves, lo que la llevó a no tolerar más esta situación y comentarles a sus familiares lo que pasaba. Ella ya no quería vivir con él, la relación cada día iba de mal en peor y sus celos obsesivos no eran para nada de su agrado. Un día, mientras Tapias se fue a trabajar, decidió empacar todas sus cosas y las de su hijo Nicolás marchando a pasos rápidos de la finca, para empezar desde cero una nueva vida alejada del maltrato de su abusivo esposo. Por muchos meses estuvieron viviendo en casa de sus padres Silvia y Rafael, hasta que un día se encontró con su ex esposo. En varias ocasiones le rogó que volvieran a convivir, que esta vez sería diferente. Esta mujer estaba decidida a no volver con él, pero al ver los negocios tan prósperos y las promesas de su ex esposo de cambiar, decidió darse una nueva oportunidad con él. Ese mismo día se fueron a otra finca que queda en la vereda Vista Hermosa. Ella empacó sus cosas y las de su hijo Nicolás. Esa fue la última vez que sus familiares vieron a Carolina y Nicolás con vida. Tapias ya había planeado cómo asesinar a su compañera sentimental y a su hijastro. Cuando llegaron a la finca, Tapias asesinó a estos dos seres humanos de la peor manera: con un cuchillo, por la espalda, ocasionando heridas mortales a ambos hasta acabar con sus vidas. Nunca se detuvo, a pesar de que ellos le rogaron que parara. Carolina murió en un desespero ya que su hijo era inocente y no tenía la culpa de las decisiones de ella. Cuando acabó con sus vidas los enterró en los alrededores de la finca. Le tomó unas horas hacer los huecos para que nadie se diera cuenta del crimen cometido. Él volvió nuevamente al corregimiento de La Caucana, y los familiares al no ver a Carolina con él le preguntaron por ella, pero solo decía que no sabía por qué se había marchado de la finca. Surgieron sospechas en los parientes y fueron hasta la finca para verificar qué pasaba, por qué no aparecían Carolina y Nicolás. Luego de andar por toda la zona alcanzaron a ver unos marranos escarbando y comiéndose algo. Esto les llamó mucho la atención. Cuando se acercaron vieron el brazo de una persona, empezaron a excavar y en ese brazo vieron un tatuaje como el que tenía Carolina. Era imposible no imaginar que se trataba de ella. Ya eran muchas las cosas que ayudaron a atar cabos. Siguieron excavando y cuando lograron sacar los cuerpos, se dieron cuenta que se trataba de Carolina y Nicolás. Muy abatidos se fueron para La Caucana a buscar a Tapias para preguntarle por qué los había asesinado, pero antes de eso buscaron al comandante de un grupo al margen de la ley quien los acompañó. Al hacerle el interrogatorio, lo encontraron culpable y los sicarios lo asesinaron inmediatamente para luego colgarlo a las afueras del corregimiento con una nota al lado que explicaba el por qué lo habían hecho. Así fue como una decisión mal tomada acabó con la vida de Carolina y su hijo, quien apenas empezaba a vivir.

Tomadas por: Jorge Pulido @Pulidoandres1999

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos

 HAZ TU DONACIÓN