Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

PolíticaDineros de nuestros impuestos para el bolsillo de sus amigotes.

Dineros de nuestros impuestos para el bolsillo de sus amigotes.

Por: CARLOS ALFREDO CROSTHWAITE FERRO.

Las reformas efectuadas a las disposiciones que regulan el régimen de servicios públicos en el país, son siempre para imponer a los ciudadanos más impuestos y contribuciones que hacen impagables estos servicios básicos. La llegada de las facturas de los servicios cada mes, es una especie de boleta de extorsión. Ahora, no contentos con la facturación de los servicios mediante regímenes tarifarios que los llevan a valores confiscatorios, asignaron a los usuarios de estratos 5 y 6 y en el comercio e industria, onerosos cobros de contribuciones para el pago de los subsidios de los estratos 1, 2 y 3.

Sucede entonces que la ley 689 de 2001, que modificó parcialmente la ley 142 de 1994, amplió el alcance del servicio público de aseo a las actividades complementarias de corte de césped y poda de árboles ubicados en las vías y áreas públicas, así como el lavado de estas áreas, entre otros. Actividades que los municipios ejecutaban con cargo a su presupuesto, en respuesta esta reforma les permite liberar recursos para financiar otras obligaciones y funciones necesarias para mejorar la calidad de vida de sus habitantes.

Este nuevo componente del servicio se denomina limpieza urbana por suscriptor (CLUS), y comenzó a facturarse en el año 2016 con la nueva revisión tarifaria. Actualmente su valor es de $2.400 por suscriptor, representando una erogación mensual de $348 millones para aproximadamente 145.000 usuarios de este servicio, o sea $4.176 millones por año. Uno supondría, que los alcaldes utilizarían los recursos ahorrados, en mejorar el mantenimiento y conservación de los planteles educativos, que están en ruina. O en disponer de planes de mitigación para las zonas de riesgo en que centenares de familias se juegan la vida viviendo en condiciones sórdidas. Pero no, asignan estos recursos a gastos lujosos e innecesarios y hasta cierto punto, ilegales.

Para la muestra, el Convenio No. 4872 celebrado con la Asociación Colombiana de Exportadores de Flores -ASOCOLFLORES- por $389 millones, se acordó la implementación de un modelo de conservación ambiental en el espacio público de Pereira, a través de la floricultura. Consistente en seis talleres prácticos en modelos de ornato y embellecimiento del espacio público en los siguientes sitios: rotonda de la Av. Sur, rotonda Obelisco-Villa Olímpica, separador sobre la pilona calle 17, separador Av. sur – salida Av. la Independencia, separador Av. la Independencia – salida Av. Sur y separador amplio carrera 14.

Frente a esto es importante recordar que el municipio dispone de una Dirección de Parques y Zonas Verdes con director, profesional especializado, 12 obreros, 2 inspectores de obra y 2 operadores de maquinaria, y otros contratistas, los cuales están para desempeñar esta labor. Y peor aún, se configura una situación ilícita, pues no se concibe que la ley disponga que los usuarios del aseo paguen el mantenimiento de zonas verdes y poda de árboles, entre otros, y que paralelamente el alcalde disponga contratar un tercero para embellecimiento. Aquí lo que se deduce es que el dinero en la alcaldía de Pereira sobra y se dispone su asignación para pagar favores y enriquecer a terceros. Están en mora la Contraloría Municipal y la Procuraduría, en investigar este caso. Saquean el municipio mediante contratos arreglados, y poco transparentes. Pagan nómina de funcionarios y obreros sin que desarrollen labores, y todos callados.   

Artículo anterior
Artículo siguiente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos