Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

ActualidadDolor de patria

Dolor de patria

El aceptar la existencia del conflicto armado interno, así como el reconocimiento de las responsabilidades es, sin duda alguna, el primer paso para comprender y superar nuestra historia de violencia que nos coloca, después de los conflictos entre árabes e israelíes y entre indios y pakistaníes, como el tercero de mayor duración en el mundo, si se considera su inicio a partir del surgimiento de los grupos insurgentes como las FARC. Negado sistemáticamente por los gobiernos de Uribe Vélez, en un país con la permanente y reiterativa violación de los derechos humanos más fundamentales, en particular el derecho a la vida y el derecho a la integridad personal, el ataque violento de extremistas de derecha e izquierda, el narcotráfico, la violencia socioeconómica arraigada en la injusticia social, los abusos de autoridad y las disputas por las tierras, son algunas de las fuentes de violencia que han pisoteado los derechos humanos en Colombia.  La semana pasada la JEP realizó en Valledupar, Cesar, una audiencia de reconocimiento de casos de ejecuciones extrajudiciales cometidas por integrantes del Batallón de Artillería No 2, La Popa, entre 2002 y 2005 a la que fueron citados 12 miembros del ejército, señalados del asesinato de 127 personas en el norte del Cesar y sur de la Guajira. Escuchar el testimonio de las víctimas y de los militares, desgarra el alma por el salvajismo como fueron asesinados. Aceptar que lo hicieron y reconocer que ninguna de las víctimas era delincuente y que el pelotón Trueno del Batallón La Popa fue creado para asesinar personas, como lo confesó el teniente (r) Carlos Andrés Lora Cabrales, por ese entonces su comandante, agregando que tras las felicitaciones, premios y reconocimientos que recibía, decidió desviarse completamente de la línea ética, piensa uno que este es, definitivamente, un país de gente buena, que mansamente ha venido sufriendo semejantes vejámenes, con paciencia y resignación cristiana. En el teatro de operaciones se hacían cosas totalmente distintas a las que figuraban en los papeles que se firmaban para justificar estas incursiones, declaró igualmente el mayor (r) Guillermo Gutiérrez Riveros, quien era el jefe de operaciones de dicho Batallón y afirmando bajo juramento que, “los falsos positivos” allí realizados, se hicieron con los Coroneles Hernán Mejía y Juan Carlos Figueroa, muchos de ellos en asocio con paramilitares. El común denominador que los movía  para estos infames asesinatos era un premio, cuando menos, un permiso de un mes. Fingíamos combates para asesinarlos, les cambiábamos los trajes por vestimentas militares y les colocábamos armas hechizas o viejas. Por siete bajas nos daban la medalla gris y por un número superior, calificábamos para un viaje al Sinaí. En medio de estas espeluznantes versiones, que no son otra cosa que reales historias de infamia, precio pagado por la política de  la “Seguridad Democrática”, el país atónito ha sido informado de otro escándalo más al final de este gobierno, como es el robo de los dineros de la paz. El OCAD-Paz, es el órgano del Sistema General de Regalías (SGR), constituido en instrumento financiador de los proyectos acordados dentro de la implementación del Acuerdo Final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera. Buscando hacer trizas la paz, rasparon la olla sin medida alguna. En las presuntas coimas a la hora de aprobar proyectos, al dinero para la paz, 7.7 billones, que en 2020 se proyectó para un periodo de 10 años, solo le faltan por ejecutar 900 millones. Como de costumbre, el presidente Duque salió en defensa del exdirector de Planeación; Luis Alberto Rodríguez, señalado de ser uno de los cerebros del desfalco, asegurando no tener pruebas en su contra. Entre tanto, este habilidoso funcionario, que pasó de habitar una modesta vivienda en el barrio obrero de Valledupar, está a las puertas de estrenarse una verdadera mansión en su ciudad natal, valorada en 2 millones de dólares, 9 mil millones de pesos al cambio actual. Y eso, que Duque saca pecho diciendo que su gobierno enfrentó como ninguno la corrupción. ¡Qué dolor de patria!

Alberto Zuluaga Trujillo                                                           alzutru45@hotmail.com   

1 COMENTARIO

  1. Qué dolor de patria ser tan sesgado y obnubilado antiuribista y anti duquista como tú.
    Nunca te he leído tus comentarios sobre las terribles acciones de las FARC y la manera como violaban y masacraban niños. HORRIBLE

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos