Dolores, iras y pautas publicitarias.

1
35

Por ORLANDO PARRA

Corrían los años 80, Colombia tenía 2 canales de televisión y un noticiero estrella: el “de las 7”: “Juan Guillermo era muy populista y hacía mucho periodismo de denuncia, con énfasis en lo negativo y la pobreza del país” bajo esa óptica apoyó el proceso de paz de Belisario Betancourt (1982-86); empero “La mayoría de gente que le sirve al país en procesos de paz, sale trasquilada siempre. Juan Guillermo Ríos se volvió un tipo que estaba moviendo la paz en este país y había que sacarlo a como diera lugar. Fabio Echeverri lideró el veto” (https://tinyurl.com/yyx2zvum     ) Curioso como esas actitudes se heredan de padre a hijo.

Años atrás El Espectador había denunciado las malversaciones de un grupo económico de la época (algo así como el Aval de hoy) de Jaime Michelsen y éste decidió retirarle la pauta. Hubo otro caso en que el Grupo Santodomingo retiró la publicidad a Semana. Esas eran otras épocas: ahora esos grupos son los dueños de los grandes medios: http://www.monitoreodemedios.co  Pero dichas prácticas a nivel regional y local siguen intactas.

Es bueno que hagan una reflexión quienes creen que, comprando medios, periodistas, “independientes”, o manipulando o tratando de coartarlos van a controlar la información o a las multitudes: que asimilen como los sucesos del 9 y 10 de septiembre en Bogotá y otras ciudades en ningún caso tuvieron una convocatoria pública, líder o medio de comunicación: No señor(a) fueron convocatorias a través de redes sociales: WhatsApp, Facebook, Twitter y otras. Es sano que recapaciten sobre esto y entiendan que es hora de aceptar realidades sociales, dolores e iras latentes y estructurales, como una pobreza que en el 2019 estaba en el 17.5%, lo cual generó en noviembre del año pasado enormes movilizaciones, por cierto, también con muertos; situaciones nunca solucionadas y que la pandemia ahondó: vamos en un desempleo de más del 20%, súmele miles que han perdido su ingreso y al “no ser pobres” tampoco reciben ayuda: estamos llenos de floreros de Llorente: Listos a quebrarse y explotar.

No son sólo situaciones y quejas grandes sino las pequeñas, las mínimas, las que se van acumulando y finalmente hacen que la población explote: Quejas por el servicio de las empresas de servicio públicos, por ejemplo las de telefonía celular, de televisión, de internet, a esas quejas se suman situaciones como las de Aguas y Aguas que el año pasado se demoró para cambiar un bebedero del parque Olaya Herrera desde principios de Mayo hasta fines de Diciembre ¡Ocho meses! situaciones como el alumbrado público con persistentes quejas como el caso de San Fernando donde arreglar unas luminarias tomó ¡mes y medio! y eso porque el alcalde se ocupó personalmente. ¡Ineficiencias e ineficacias vergonzosas y peligrosas!

Señor(a) por más que usted haga una pequeña asignación (¿migajas?) de su mega presupuesto para pautar y pretender controlar lo que se publica o no ¿eso es lo que usted sueña, cierto?, el sol ya No se tapa con uno o varios dedos, menos ahora que las redes sociales y sus miles de usuarios somos incomprables: Si antes usted debía atender las quejas con prontitud y celeridad -más que buscar evitar que se publiquen ¿hasta en redes sociales?- ahora debe hacer que “vuelen” para evitar explosiones sociales que nos arrastren a todos: incluid@ usted.

POSITIVO: La recuperación del lote de los Pereiranos ubicado en la 23 con 11: A pesar de “Cientos de personas (que)se metieron para que no”, finalmente, un alcalde dio la orden (…).  Esperemos sigan recuperando lotes y denunciando penalmente a quienes se los han apropiado #SINCERAMENTE: Corte ordena proteger el derecho a la protesta; El mural borrado de «Nos están matando»; #Entrevista a Nancy Henao: En https://youtu.be/janbxyicf-w. Viene este Domingo 7:30 pm: Giovanny Mesa (Audifarma)

https://twitter.com/OrlandoParraG  —  https://www.facebook.com/orlandoparragopinionhttps://www.instagram.com/opinionorlandoparrag/

1 COMENTARIO

Deja tu comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí