Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

ActualidadEdadismo, periodismo y política  

Edadismo, periodismo y política  

  • Usar prejuicios, estereotipos y discriminación por edad en acción editorial como argumento de invalidación política, es dañar el periodismo. Plagas del pensamiento.
  • Instrumentalizar la vejez con vulneración de derechos para inclinar la balanza en la contienda electoral sesga, contamina y distorsiona la democracia.

El último presidente venerable que tuvo Colombia fue Virgilio Barco Vargas en 1986 quien asumió el poder presidencial a la edad de 65 años para enfrentar la más feroz guerra narcoterrorista desatada por los carteles de la droga hasta la toma de la política con la cooptación de la democracia electoral durante los años noventa del siglo veinte y las primeras dos décadas del siglo veintiuno. Romper el frente nacional y legitimar la oposición política fue su idea para modernizar el Estado. Acabar el amancebamiento bipartidista.

El relevo con el juego entregado al “kinder” de la tecnocracia y su apertura neoliberal encabezada por el presidente pereirano de 1990, nos trajo hasta donde vamos. Presidentes cuarentones y cincuentones, entre ellos los tres más jóvenes de la historia republicana nos pusieron en la realidad actual con su subordinación al capital privado sobre los derechos de la sociedad. Ninguno en esa secuencia tuvo la credibilidad, respetabilidad, prestigio que le dió Barco a la institución presidencial en el momento de su elección e inicio de gobierno en su sexalecencia. La majestad de la institución presidencial terminó después de Barco.

La opinión publicada de los medios fue minando esa prestancia presidencial en este líder a punta de edadismo. El relato e imagen creada sobre el último presidente de respeto en edad de vejez durante el siglo veinte, fue de ancianidad incompetente, somnolencia, permanente, dislexia, trastabilleo verbal, senilidad, alzheimer, incapacidad para gobernar y suplantación por un sanedrín que gobernaba por él en su incapacidad según aquel relato. Gaviria y su kinder implantaron la era del monopolio de la juventud en la política y el edadismo mediático y de opinión en el matoneo de redes sociales llegó hasta el actual gobierno que fue objeto de ataque por el nombramiento de ministros en edad de vejez como Ceciclia Lopez, José Antonio Ocampo, Alvaro Leyva, Patricia Ariza, Iván Velasquez, Germán Umaña en el primer gabinete de 2022. Veníamos del juvenil Duque y su discurso naranja, letal.

Instrumentalizar la vejez, usar a los viejos en la contienda electoral es otro factor de amenaza y distorsión, degradación de la democracia. A punta de engaño, posverdad, fake news, relato contratado en medios y redes, el referendo sobre el acuerdo de paz de 2016 en Colombia en el cual los únicos que no creyeron fueron los colombianos según aquel acto electoral. La campaña del NO ganador se basó en asustar y movilizar a los pensionados, jubilados, retirados con el pastorcillo mentiroso de que era un referendo para quitarles sus pensiones y pasarselas a los guerrilleros. Los jóvenes no salieron a esa elección. En los puestos de votación había marcada asistencia de colombianos en edad de vejez. Sesenta mil votos de diferencia le dijeron al mundo que ése acuerdo de paz no era aceptado por los colombianos. Edadismo e instrumentalización de la vejez otra vez con fines electorales.

Los demógrafos y expertos en debates teconocráticos sobre edad de jubilación y sistemas pensionales andan ahora con el evangelio, para quitar pensiones y alargar edad, según el cual la vejez comienza a los 78 años. Que la Expectativa de supresión de la vejez, eterna juventud e inmortalidad técnica, provee cada día más recursos para ser productivos y economicamente activos de por vida. Capacitismo.  “O facturas o te jodes”.

En la era de la incertidumbre y confusión por infomedia, la mayor desinformación vivida por la humanidad en la sociedad informacional, todo este cruce de mensajes vulnera el derecho a la información y daña la libertad de conciencia para el discernimiento y toma de decisiones informadas. Un acto editorial de un medio periodístico con una portada tendenciosa, opinión con un evidente contenido viciado de edadismo y capacitismo, discriminación e invalidación por edad y capacidad, dice que un presidente de 81 años debe retirarse por vejez incapacidad.

La presidencia de los Estados Unidos, el primer cargo político en la democracia número uno, va a quedar en cabeza de un viejo no apto por razón de su edad, dice The Economist en su artículo que soporta la portada con la foto de un caminador con el escudo de esa nación. Descalifica a Biden como candidato y señala por la misma razón de vejez a Trump como no apto o inhabil para el cargo. No por sus glosas judiciales.  Inglaterra tuvo su última reina hasta sus 96 años, el Vaticano tiene a su pontifice jefe de Estado de 88 años. El relevo en la política estadounidense debe darse sin sesgos de discriminación y segregación en la contienda limpia de una real democracia.

En democracia y plena garantía de derechos efectivos para todos, la ciudadanía y su expresión de conciencia ética calificada que debe ser el periodismo leal, ético, excelente, las decisiones limpias deben ser tomadas con plena libertad, sin interferencias, mentiras, engaños ni distorsiones, por mensajes sesgados y equivocados como los actos discriminatorios por edadismo, capacitismo, ningún factor de vulneración y opresión contra la libertad humana. La excelencia del periodismo está en su asepsia, limpieza irrefutable de todas las creencias que dañan la libertad y equidad informativa. Si no hay tal rigor potable no hay salvación posible en la profesión del criterio,  la credibilidad, ética y confianza. Preconceptos, prejuicios, categorizaciones, discriminación, estigmas sociales, son las plagas del periodismo. Incapacidad para comprender y gestionar el relato leal de la diversidad humana sin sesgos, es la quiebra de conciencia del periodismo.

 

 

Opinión Acto Editorial escrito por Hernando Ayala M Periodista colombiano.

E Mail disnnet@gmail.com 

Artículo anterior
Artículo siguiente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos