Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

ActualidadEduquemos de verdad, sin retórica, el deterioro social es evidente

Eduquemos de verdad, sin retórica, el deterioro social es evidente

La educación es la prioridad, pero los noticieros a diario muestran lo contrario, el deterioro social que crece va de la mano de la falta de educación en un país que tiene los recursos para ello; lo triste es que eso en mi caso lo estoy oyendo desde hace muchísimos años. Por qué si la mayoría de los países desarrollados y exitosos del mundo han salido adelante por su fortaleza en temas de educación, Colombia es la excepción, sobre todo desde que empezó la globalización hace muchos años.

Hoy las noticias, titulares e información, nos hablan de temas que reflejan una crisis social de nuestro país en momentos donde todo aparentemente está mejorando y ya hemos superado muchas barreras que nos colocan como un país en vía de desarrollo; pero no, el día se abre con masacres, abusos laborales y sexuales, violaciones, bullying, peleas callejeras con arma blancas, trabajo laboral de menores, peleas  absurdas y muertes entre hinchas de fútbol, microtráfico, bachilleres mediocres, poca cobertura educativa, desempleo creciente y una desaforada corrupción en todos los estratos del sector público y privado. Al ser esto reiterativo, concluimos que no tenemos soluciones en el mediano plazo, y como corcho en remolino, entramos a una crisis social sin luz al final del túnel para obtener soluciones efectivas por parte de gobernantes, políticos y las llamadas fuerzas vivas o cívicas de la comunidad.

La falta de educación en la población más joven y la mediocridad con falta de cobertura en los adultos y conglomerado de trabajadores, hace que estas situaciones se presenten; una familia sin educación y trabajando en la calle de manera informal, se convierte fácilmente en la prostitución, drogadicción, alcoholismo, microtráfico y toda clase se actividades donde la calidad de vida se deteriora, la inseguridad crece y la sociedad comienza a fabricar jóvenes y adultos sin recursos, sin ilusiones y delinquiendo.

De otro lado la falta de competitividad empresarial hace que las empresas no marchen a mejor velocidad y los colombianos tengan que migrar a otros países buscando el sueño americano o español; los noticieros diarios no me hacen quedar mal.

Si la concentración de la riqueza en pocas personas, con miles de exenciones en impuestos al año, que no se meten la mano al dril, los bajos presupuestos de educación nunca alcanzaran para tener la sociedad ideal que anhelamos; se les suma la corrupción tan exagerada donde los dineros no llegan a los padres de familias pobres, a los estudiantes, a los pueblos y ciudades más necesitados. No les paren bolas a los retóricos de la planeación, esto se arregla con plata, juicio y educando a toda la población especialmente a los pobres.

1 COMENTARIO

  1. Jorge Eduardo … en repetidas ocasiones, incluso en esta instancia he sido reiterativo con este tema que hoy tocas y que sin duda es la solución a esta tragedia social. Una gran mayoría de docentes, y hablo de la educación superior, tienen un arsenal de títulos universitarios, de maestrías, doctorados, post-doctorados cuya fundamentación es en su mayoría académica. Hoy una buena parte de los estudiantes que terminan su pregrado y se enfrentan a una actividad laboral, que lo llevan a una situación de frustración, donde mencionan … «eso no fue lo que me enseñaron en la Universidad» y nace de allí que esos profesionales deben de buscar otros medios de subsistencia diferentes a los que en teoría se prepararon.
    Los cercos, los silos, la desconexión de la realidad de un mercado y las aulas no se curan con mandar a los estudiantes a hacer su «semestre de práctica» donde en buena parte los usan para lo al parecer están preparados, y empieza su camino de frustración. No en todos los casos, pero en mi experiencia docente y profesional, pero si en una gran mayoría de los casos.
    Los Profesores en la Educación Superior deben de evidenciar un muy buen balance donde la experiencia laboral, en lo posible, interdisciplinaria, sea su fundamento. De esa manera agregar valor sobre lo que en la vida real se van a enfrentar, profundizar en esos fenómenos, mejorar, investigar, aplicar esas nuevas tecnologías que también hacen parte de ese quehacer académico, complementando a ese profesional con esas competencias de comportamiento, principios y valores, conlleven a contribuir con es evidente deterioro social al que refieres en tu artículo y que algunas veces nacen desde aquellos encargados de dirigir facultades y programas académicos, que para proteger sus puestos de trabajo crean barreras para asegurarse su permanencia en sus centros de formación profesional. Un abrazo,

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos