El aborto, muerte disfrazada de salud sexual y reproductiva

2
354

Por: Sebastián Allan

En los últimos días, en Colombia se ha generado una controversia en torno al aborto practicado por una IPS a una mujer que manifestaba problemas psicológicos.

Esto acto nuevamente ha polarizado al país, tanto que Claudia López, alcaldesa de la ciudad de Bogotá, expidió un comunicado de 10 puntos pidiendo la despenalización del aborto. A esta postura, el primero en hacerle contrapeso, fue el senador de la República del partido político de Colombia Justa Libres, Jhon Milton Rodríguez. Éste ha emprendido una batalla, al lado de otros congresistas, quienes integrarán una comisión denominada Provida.

Los progresistas o los políticos de la nueva izquierda, censuran los escenarios de discusión con un argumento simplista que se puede resumir en lo siguiente: «somos una sociedad conservadora, retrógada y moralista».

Para ampliar un poco más el panorama, miremos estos 3 escenarios, aunque podemos ahondar en otros.

1. El feto no es un ser humano, es un conjunto de células. Entonces me pregunto, ¿la ciencia nos ha engañado?

2. El aborto da derecho a la mujer a decidir sobre su propio cuerpo. Esto no es cierto porque la persona en gestión tiene un ADN propio, un ritmo cardíaco propio y un tipo de sangre diferente.

3. El aborto es la interrupción del embarazo. Si se interrumpe, se reanuda; sin embargo, cuando se practica un aborto no se puede continuar con el proceso natural.

Finalmente, si la madre del menor estaba siendo presionada por sus familiares y esto a su vez le causaba ansiedad, ¿no era más fácil encontrar apoyo psicológico y así iniciar un tratamiento integral? Entonces, si en Colombia existen leyes que obligan a padres a responder económicamente, ¿Por qué en este caso, donde uno luchó incansablemente por hacerlo, lo privan de este derecho?

Necesitamos legislación que apunte a proteger la vida de todas las personas y en especial de los seres indefensos, libres de la muerte que se disfraza de un derecho sexual y reproductivo, donde se impide la reproductividad.

2 COMENTARIOS

  1. Este mundo está sin Dios, creen que matar a unos bebés indefensos, es salir del problema, pero estas mujeres que hacen esto cambian su vida para siempre, el peso de su error es tan grande que ninguna absolución les devuelve la paz. NO! AL ABORTO NO!

Deja tu comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí