¿El año del infortunio?

2
64

Por: MARTHA ROTAVISTA

“Yo no olvido el año viejo, porque me ha dejado cosa muy buena”, parece que este 2020 muchos quisieran cambiar la letra de esta popular canción decembrina, por cualquier cosa que hiciera referencia al olvido. Y sí, no fue un año normal, fue un año completamente atípico para todos, pero ahora cuando el calendario aproxima su fin es imposible pensar que solo cambiar un número (2020 por 2021), nos cambiará la vida.

Este año fue extraordinario, porque como la propia palabra lo dice, salió de todo parámetro normal, hubo gente que lo perdió todo y al referirme a todo, hablo de dinero, de personas queridas, de trabajos y hasta de sueños e ilusión, hay gente que hoy está vacía, porque realmente no le quedó nada.

Al ‘otro lado del charco’ vi cómo el miedo se apoderó de las calles, como la soledad llenaba los parques, los bares, las iglesias, los conciertos, vi la vulnerabilidad humana y la impotencia que origina la expectativa y el desconocimiento.

Aprendí a darle valor a la palabra empatía, porque realmente somos lo que nos dejen ser las circunstancias y ponerse en los ‘zapatos del otro’ nos da mayor panorama de cada realidad.

Este año fue de pérdidas para algunos más que otros, pero igual de aprendizajes, de ver un poco más allá, de cambiar los héroes a los que nos habían acostumbrado los medios por otros que siempre han estado pero nunca han  sido tan invisibles, fue un año para conocer más a la gente con la que vivimos, de tener un tiempo de soledad.

Así que con todo y lo complicado que haya sido, si usted tiene salud, tiene a su familia completa y sana, tiene trabajo, tiene comida y poco más, piense que realmente este año fue bueno y que usted es afortunado, no quiera cambiarle la letra a la canción, no quiera que cuando el reloj marque las 12 le llegué un golpe de suerte…nada de eso tiene que pasar, nada de eso pasará.

Si en este año llamado por muchos como el ‘año del infortunio’ usted aún tiene ganas de sonreír, pues no le busque cinco pies al gato, disfrute este diciembre con lo mucho o poco que tenga, bébase ese ‘ron de vinola’ eche paso solo o con los dos o tres que hay en su casa y si tiene que llorar cuando falten 5 pa las 12, llore, pero viva, viva en serio, que como dicen por ahí la vida es un ratico y luego, luego no va a ver tiempo.

2 COMENTARIOS

  1. Martita: Me encanta tu artículo. Este no fue un año perdido, ha sido un año de aprendizaje, aceleró la aplicación práctica de tecnologías que las teníamos ahí pero no las usábamos porque «no las necesitábamos».

Deja tu comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí