Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

ActualidadEl astuto y el tonto

El astuto y el tonto

“Con ese decreto, Aragón dejaba de ser un reino para convertirse en una provincia de la Monarquía Española, despojado de sus derechos, libertades, y de una personalidad forjada durante siglos en base a sus fueros, a sus instituciones, y al pactismo entre monarca y reino.”

(Viñau, 2022)

La historia del derecho ha demostrado que se legisla y se toman decisiones en la medida en que la sociedad avanza o retrocede, si se mira desde otro punto de vista. El 29 de Junio de 1707, el Rey Felipe V firmó lo que se conoció como uno de los Decretos de Nueva Planta con el objeto de llevar todos los reinos de España a la uniformidad de unas mismas leyes, costumbres y tribunales. Dicha determinación supuso un fuerte cambio para la comunidad de entonces, una vez que decretó el fin del reino de Aragón y de su entramado jurídico. Pero ¿qué motivó al rey para tan osada decisión?

Las decisiones políticas e inconsultas son motivadas por el ego y la ambición de poder. Hay síndromes como el de Hubris que describen perfectamente estos fenómenos comportamentales. Para este caso, primero se reveló dicho reino cometiendo una rebelión y faltando enteramente al juramento de fidelidad que a otrora le había hecho al rey Felipe V, por lo que él conquistó las armas y ejecutó su deseo de uniformar los diferentes territorios de la monarquía hispánica generando cambios institucionales y estructurales, hasta imponer una nueva organización político-administrativa basada en la de Castilla,​ siguiendo el modelo centralista de la monarquía absolutista francesa.

Si bien las prácticas de la política han tenido cambios generados por la costumbre y el derecho, el comportamientos de los gobernantes termina siendo una actividad atemporal, pues estos aunque democracia predican, autoritarismo aplican. Para la época el Rey Felipe V pudo imponer el Decreto de Nueva Planta acabando con los Reinos de Aragón y Valencia y generando cambios estructurales a su amaño.

Hoy, Pedro Sánchez, Gustavo Petro (Colombia), Gabriel Boric (Chile), Alberto Fernández (Argentina), entre otros; realizan pactos oscuros, obtienen las mayorías en el legislativo y logran imponer decretos que terminan beneficiando a unos pocos y reestructurando los ordenamientos jurídicos, por no hablar de aquellos Estados que aún mantienen regímenes autoritarios.

Si se pregunta a un aragonés por el impacto del decreto de Nueva Planta, con seguridad podría decir que fue la muerte en vida de un Reino que tenía desde siglos atrás personalidad propia, la muerte de las instituciones y sobre todo, de los hechos diferenciales que marcaban el ser de los aragoneses.

La política y el derecho son un binomio inseparable. Las mayorías en el mundo seguirán condenadas a tener que vivir bajo las condiciones dictadas por las minorías del poder constituido.  Es una paradoja, disfrazan al Estado de democracia, usan al poder constituyente para conquistar el trono, y una vez conquistado sacan al rey Felipe V que llevan por dentro. Cuenta la leyenda que incluso entre los felipistas aragoneses cundió el desasosiego ante estos decretos, intentaron convencer al monarca del inconveniente que estaba creando para la época, pero él, al mejor estilo de un egocéntrico, no los escuchó.

Hoy pasa lo mismo en Colombia con cientos de petristas arrepentidos, o en Chile con boricistas en la misma condición. Quizá el problema no sea elegirlos, sino votar sin saber por qué y para qué se hace. Un dilema que sin duda nos acompañará hasta que las masas entiendan el poder del ciudadano, por lo pronto, los astutos seguirán viviendo de los tontos, siendo la clase política los primeros y el pueblo los segundos.

Autor: Hernán Augusto Tena Cortés

Twitter: @Hernan_Tena

Correo: heteco2010@gmail.com

Referencias

Viñau, N. (29 de Junio de 2022). El día que Felipe V firmó los Decretos de Nueva Planta en 1707 y acabó con el Reino de Aragón. Obtenido de Hoy Aragón: https://www.hoyaragon.es/historia-de-aragon/felipe-v-decretos-de-nueva-planta-reino-de-aragon/

Artículo anteriorElegí morir
Artículo siguienteUn tate quieto para aplaudir.

1 COMENTARIO

  1. Respetado Columnista:
    » Recuperar el ejercicio político como una actividad que se constituya en un ejército de dignidad de la política, un ejercicio como un fin conjunto entre la ciudadanía»
    Hannah Arendt.

    Pongo en consideración:
    _ El ejercicio político tiene diversas formas de ser y hacer, este nuevo sistema de gobierno apenas inicia su proceso..
    _ Permitir el ejercicio político de cambio que poco a poco articule esa transformación de estado
    _ Evitar la política del miedo que se genera por ( el voz a voz, desde la cotidianidad, medios de comunicación y comunicadores amañados, políticos frustrados , por no estar en este proyecto de cambio, entre otros.)
    _Poner en práctica la comunicación asertiva, para no continuar atacandonos unos a otros.
    _Asi cómo el país tuvo por más de un siglo el ejercicio político de una misma clase dirigente, que se instaló, gobernó, : algunas veces con aciertos, otras con desaciertos, permitir entonces un cambio, la práctica de una esperanza de cambio, que requiere tiempo.
    _ Se inicia un gobierno con una concepción de orden social, político, económico diferente..
    En conclusión:
    Todos los sistemas están bajo sospecha
    Ni siquiera la democracia gringa es modelo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos