Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

Actualidad El cadáver insepulto de Qin Shi Huang y Petro: ¿El gran sainete...

 El cadáver insepulto de Qin Shi Huang y Petro: ¿El gran sainete nacional?

Este  primer año de la presidencia de Gustavo Petro,   el país  ha estado sometido a un sube y baja emocional entre quienes votamos  ilusionados en  un gobierno progresista  que hiciera grandes reformas sociales,  y las noticias amañadas y tendenciosas de los grandes medios de comunicación (voceros soterrados  de la oposición),  que  buscan deslegitimar  su gobierno,  minar  su credibilidad,  disminuir  su gobernabilidad,  impedir sus reformas y   hacer  ver su gestión como un fracaso total,  buscando que como colombianos perdamos  la fe en  conseguir una patria nueva,  con más oportunidades, más posibilidades de progreso, inclusión  y ascenso social.

Para completar  la  desdicha de Petro,  una prensa poco objetiva  y  la  Fiscalía malintencionada  montaron su  show  aprovechando a su  deslenguado  hijo,  si, esa misma  Fiscalía que engavetó de manera displicente las investigaciones  por  el caso Zuluaga – Odebrecht  y  la financiación de la campaña  Duque (ñeñe política);  afortunadamente  se oyen voces  llamando a la mesura y a actuar y opinar con base en verdades  jurídicas plenamente  establecidas,  no en  versiones  periodísticas  acaloradas,  que  titulan   más con el deseo, que  con la verdad procesal. Se siente en el aire  una  sensación  a  complot, de  conciliábulos y aquelarres  con el  propósito enfermizo de sacar a Petro de la casa de Nariño,  por las buenas o las malas.

Para explicar los orígenes de  las tormentas por “aguas procelosas” que ha debido enfrentar el actual gobierno,  cabrían al menos tres hipótesis:

-Animales políticos como el Dr. Uribe ya habían alertado sobre que la derecha podría perder el poder (como en efecto pasó),  y eso alertó a otros animales políticos expertos en voltearepismo y mecánica electoral para arrimársele a Petro  para  luego   tumbar su gobierno con fuego amigo; caso Benedetti y Roy Barreras  aterrizados en el entramado electoral petrista,  barones electorales  que  al parecer acudieron “al todo se vale”,  con tal de montar a su candidato en la Casa de Nariño;  ese podría ser el plan  A  ante la inminente derrota electoral que veían venir. Ese caso puede ser explicado  por analogía por el video de las avispas que parasitan a una oruga y la destruyen (ver  video).

-Plan B: asumido el escenario de la derrota electoral,  pudo perfilarse a los cuadros del entorno  petrista y decidirse por atacar a sus eslabones más débiles, para originar escándalos e  impedirle gobernar con tranquilidad y con mayorías que permitieran  llevar a cabo su agenda legislativa a plenitud, ¿Demasiado inverosímil este  escenario?   (Ya un mandatario usó al D.A.S  para intimidar a la justicia, a la prensa  y la oposición).  Al parecer una de las debilidades  del entorno  de Petro  era  la avaricia de su hijo  Nicolás,  al que  entregaron manotadas de dinero que recibió solapadamente,  y  que ahora  causan  suspicacias  sobre la honorabilidad de su padre.

-Plan C: Golpe de estado blando a punta de rumores, desinformación y escándalos, infortunadamente,  facilitados por algunos  funcionarios  y  allegados al gobierno,  con  actuaciones  que  bordean  el lindero entre lo ético y lo ilegal, caso del nombramiento del marido de la Ministra de Energía Irene Vélez, en este  caso, como dijo Cesar “la mujer de Cesar no solo debe ser, sino parecerlo”;   o del escándalo Sarabia, (magnificado perversamente por el  “megáfono” de la Revista Semana), y  acrecentado  por  las  declaraciones de un  aparente,  alicorado y  dolorido  ex-senador, que  convencido de su valía en la campaña,  de ser  un hombre de muchas influencias  y un gran elector,  se  sintió  tratado como  un insignificante segundón,  y ofendido  hizo  explosivas,  imprudentes y seguramente exageradas declaraciones  vertiendo así  su veneno, el  resultado: desprestigiar  al mandatario, dificultar sus reformas y gobierno.

Las investigaciones a Nicolás Petro deberían  establecer  con toda certeza: 1-  si efectivamente,  parte del  dinero que recibió  entró a la campaña electoral; 2-  sí  fue o no  reportado en la contabilidad oficial de dicha campaña y; 3- si el Presidente sabía o no de estos dineros. Pero por cruel que parezca, averiguar esto último,  sin lugar a dudas es  secundario, pues con  el espectáculo montado por la Fiscalía,  el daño ya  está hecho y,  poco importa si el presidente sabía o no.

¿Y ahora qué sigue?

El país está  dividido ante lo que debe hacerse:  se oyen voces llamando a la calma y a la reflexión,  que opinan que este no es el fin del gobierno que fue elegido hasta el 2026; unos pocos uribestias exigen la renuncia inmediata  de Petro  (lo  que no  hicieron cuando Duque y la ñeñe política);  y estamos los que esperamos que  Petro sea realmente  tan  honesto como  dice ser y,   que ni  haya  conocido, ni autorizado la entrada de esos dineros;  aunque en derecho ”la duda favorece al reo”,  en la práctica,  si se comprueba entrada de dineros espurios  a su campaña, nadie creería  si  Petro dice que fue a sus espaldas.

Mucho me temo que las  voces que llaman a la mesura sean las de los  “voces” de los grandes gremios económicos y  otros  interesados en frenar las reformas sociales,  que  prefieren  un acuerdo bajo la mesa y no arriesgar otros escenarios más  impredecibles, por esa razón  desconfío de sus llamados a la calma;  los  uribistas que piden la cabeza del presidente Petro,  sin  concederle la  presunción de inocencia y derecho a  la defensa,  son  payasos oportunistas;  siento  respeto por  las voces de los electores de Petro,   pues si pidieran su renuncia,  en  caso de comprobarse  que acudió a  ”todas las formas de lucha”  para alcanzar la presidencia, me uniría a ellos.  En éste último  caso  ocurriría lo mismo que cuando Moctezuma  subyugado por los invasores españoles, entró en connivencia con ellos,  y su pueblo lo desconoció como autoridad y lo  asesinó.

Lo trágico del caso actual  es,  que en la  práctica  realmente poco importa si Petro es inocente como creemos muchos, o culpable como desean otros tantos; según lo veo yo:

-En un  posible primer  escenario: culpable o inocente Petro seguirá en el poder atado de pies y manos,  defendiéndose tres años más  de tirios y troyanos,  sería  triste tener otro Ernesto Samper,  sin margen de   maniobra y languideciendo en un gobierno intrascendente y anodino.

-En un segundo escenario: culpable o inocente  Petro seguirá en el poder atado de pies y manos:   ya no gobernará,  seguirá  en el Solio de Bolívar, como  marioneta de  los grandes grupos económicos,  los grandes politiqueros  tradicionales, casi siempre  chupópteros y corruptos y de  los   grandes narcos camuflados de empresarios, que le impedirán hacer  las  reformas  prometidas,   ¡quien lo creyera!  Podría pasar  a la historia como un peor mandatario que el “paquete Pastrana”.   Es decir: “Gobernaría”  a órdenes  de  sus  antagonistas,  sus  reformas sociales serían  archivadas o  negadas por un  congreso de mayoría opositora;  el acuerdo nacional propuesto por  Petro, podría  ser  usado para  mantenerlo  “secuestrado”  en el poder,   así  “los de siempre”  gobernarían al país en cuerpo ajeno; sería una comedia  simulando  que todo está bien y en  orden;  una gran ópera bufa y una burla al pueblo colombiano.  Sí  ocurriera  la  situación  anterior, sería  muy parecida a la del considerado primer emperador chino  Qin Shi Huang (es.m.wikipedi.org), quien murió en una correría, lejos de palacio,  y ante la posibilidad de una  rebelión general de  conocerse su muerte,  ésta  fue  ocultada   al pueblo durante los dos meses del viaje de retorno, y la pestilencia de su cadáver  fue disimulada con dos carretas cargadas de pescado una adelante y otra atrás, ya está  lista  las carreta  de pescado  de adelante,  la de  Cesar  Gaviria  jefe del partido liberal y,  de ser culpable,   el cadáver insepulto de Petro  entraría  en escena.

Un tercer escenario:  aun  siendo  realmente  inocente Petro , su  peor tragedia  como  presidente  será  no podrá sacar adelante sus reformas sociales, pues gobernará  contra gremios y partidos reaccionarios, empeñados en que fracase,  para que  todo siga igual.    

Me  alegraría mucho estar equivocado en estas opiniones, preferiría que en el futuro puedan ridiculizarme por mis desatinados comentarios,  a  tener la razón sobre lo que sigue para la patria; como dijo el ciego optimista  “amanecerá y veremos”.    

4 COMENTARIOS

  1. No hay duda que la finalidad de esta oposición encarnizada de esa manada de pirañas, es hacer que no haya ningún cambio, para que los Colombianos buenas personas, pero ciegos que no pueden ver más allá de sus propias narices, desilucionados vuelvan a votar por los mismos chupa sangre de siempre. basta ver como son de chismosos, cuando se presentan como víctimas, haciéndole creer a la ciudadanía que se están fraguando planes para asesinarlos.

    • Hola don Nestor: tiene toda la razón, su comentario es acertado, Petro debe fracasar ( o quedar desacreditado), para que está manada de borregos elija a los vivos de siempre, para que con los narcos sigan en lo de siempre: robándose el presupuesto nacional y cargando de impuestos al pueblo trabajador y, y este pueblo se resigne y abandone la búsqueda de una patria mejor.Mil bendiciones.

  2. Podría tener sentido su punto de vista , porque en ese escenario las reformas políticas afectarían directamente a los grandes empresarios que sin ligar a dudas son de extrema derecha

    • Mil gracias por su condescendencia,eso opino, en un país de marrulleros, dónde se hace todo para conservar el statu quo, dónde la idea es cambiar todo para que nada cambie,por fantástico que parezca, todo puede suceder.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos

 HAZ TU DONACIÓN