El deporte de las multitudes y el monstruo de mil cabezas

0
35

Por Hugo Ocampo Villegas

Lo leí en Futbol Red, en una nota firmada por la periodista Jenny Agamez. El concepto es del ministro de Deporte, Ernesto Lucena Barrero:

 «Lo digo con tristeza, tal vez porque veo demasiado las redes sociales, que yo me imaginaba que al hablar del retorno del fútbol no habría tanta agresividad, que la mayoría diría: qué bueno tener de nuevo el fútbol en estos días de cuarentena en nuestros hogares, pero en el termómetro de las redes, de conceptos y entrevistas, veo una resistencia inmensa al regreso del fútbol”.

La periodista expone su punto de vista y privilegia su explicación en que la polarización proviene, por un lado, de aquellos que no gustan del fútbol y sostienen que a este deporte se le da una importancia exagerada, y por el otro, de los seguidores del balón que en Colombia siguen molestos por la creación de un canal que obliga a pagar para ver los partidos por televisión.

Para aquellos que se fastidian por la preponderancia de este deporte, está la respuesta del afamado periodista y escritor británico Jhon Carlin, autor de ‘El Factor Humano’: “Decir que el fútbol no es importante es una idiotez”. Y lo recalca señalando que “La humanidad depende del fútbol para su alegría, su consuelo, su refugio y quizás, ante todo, como tema de conversación. El fútbol es el gran tema del mundo. La verdad que hoy no hay muchos temas iguales”.

Con respecto a la resistencia de los fanáticos por la tarifa para ver el fútbol colombiano, ese escozor se sale de los bolsillos para involucrar en ella la arrogancia de los directivos de los clubes profesionales que no supieron vender la nueva propuesta, con un altanero ‘esto es un negocio privado’. No olvidemos la respuesta del flamante presidente de la Dimayor Jorge Enrique Vélez, al gobierno: si tienen la idea de transmitir el FPC en televisión abierta le mandamos la factura”.

Un engreimiento del que también hacen parte sus jugadores y que no cae bien entre propios y extraños al fútbol:

“Una ola de críticas se desató en México luego de que el futbolista Alan Pulido publicara una fotografía con un tapabocas con los logos de Louis Vuitton, una reconocida marca de moda”. Pero a Pulido no fue el único que criticaron, pues Rodolfo Pizarro, otro jugador mexicano, también apareció con uno de estos tapabocas, que podrían ser muy costosos.

Y respecto a la reiniciación del fútbol en Alemania hubo quienes estuvieron a favor y quienes no. Los ultra defensores, terminaron aceptando su regreso, pero repitiendo hasta la saciedad que el fútbol sin espectadores no es fútbol.

Entre los opositores hubo quienes enviaron carteles, que también fueron exhibidos, protestando por el reinicio de la competencia en medio de la pandemia, que ha dejado en Alemania cerca de 8.000 muertos. Un 66 por ciento de los alemanes era partidario de una interrupción definitiva de la temporada.

No menos polémico fue el beso de un jugador del Hertha de Berlín en la mejilla de un compañero, este sábado en la reanudación de la Bundesliga. Festejo de gol que no respeta las consignas sanitarias de distanciamiento social

«Para las celebraciones, solo se han dado consejos y por ello no puede haber sanciones», precisó un portavoz de la liga alemana”.

El técnico del Hertha salió en defensa de su jugador: «Espero que la gente lo comprenda. El hecho de reprimir (una celebración) es simplemente una indicación. Hemos dado seis veces negativo por el coronavirus, la última ayer (viernes). Las emociones forman también parte del juego».

Controversia en la que también entró nuestro insigne goleador Falcao García:

«Viendo el retorno del fútbol me pregunto: ¿Existirá una razón técnica para que no se permita el abrazo en los goles? Durante todo el partido estamos en constante contacto. En un tiro de esquina están los defensores encima tuyo, en las barreras están todos juntos», afirmó el goleador colombiano en sus redes sociales.

Opiniones aquí y allá, polémicas en todas partes, que reviven los calificativos ladrilludos que hacen parte de la memoria misma del balompié: el fútbol, deporte de las multitudes; la afición, el monstruo de las mil cabezas.

Deja tu comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí