Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

ActualidadEl Día de La Madre vs el Día del Padre.

El Día de La Madre vs el Día del Padre.


Miscelánea  

Siempre me ha llamado la atención el fervor con el que se ama y se reconoce a las mamás y la intensidad diferente de la celebración de su día, comparada con la fecha que se dedica a los padres, que no tiene una marca ni una trascendencia igual en el calendario.   

El Día de la Madre es todo un acontecimiento que se resume en flores, regalos, besos, abrazos, almuerzos, licor, canciones, risas y llanto. Si queremos ir a un restaurante, debemos reservar, o soportar largas esperas, tanto para la mesa como para el servicio, que generalmente es caro y malo. Por eso muchas familias, como es mi caso, no nos salimos del plan acostumbrado en casa, con el tradicional sudado de pollo, el sancocho o el asado de las tres carnes.   

La fecha está llena de emociones, por un lado, mucha alegría por las mamás que aún están vivas, pero también gran nostalgia por las que ya se fueron, dejando a unos hijos tristes pero tranquilos porque cumplieron y a otros, los calavera, con grandes pesos en la conciencia; entre unos y otros, primero hay celebración y luego la remembranza de hechos pasados y tormentosos, que conlleva a los consecuentes reclamos; es como si la Mamá fuera el tamiz de todas las pasiones familiares.  

Como resultado de los contrastes que se generan, cuando todos los hijos se reúnen, muchas de las fiestas de las madres terminan en riñas; de hecho, las estadísticas muestran que el segundo domingo de mayo no solamente es importante para el comercio, sino que, además, es crítico para el sistema de salud, y por ello clínicas y hospitales se alistan en alerta naranja.  

La Madre es el comienzo y es el fin, alrededor de ella se funda la familia y generalmente cuando ella desaparece, se rompe ese hilo conductor que mantiene la cohesión del clan. La Madre es amor, es trabajo, es abnegación, es sacrificio, es renuncia, es permanente incondicionalidad; también es perdón y alcahuetería, por eso es la favorita.  

La Madre es semilla, dulzura y cobijo, para toda la vida; el padre, en principio, es el fecundador que, cuando no niega su responsabilidad o no se va de la casa, representa la autoridad, la fuerza y la sabiduría, necesarios para templar el carácter de los hijos, pero, en todo caso, su fiesta y su reconocimiento, el tercer domingo de junio, no son tan grandiosos, con algunas excepciones.     

Por todas estas connotaciones, desde que una mujer llega a ser madre hasta que muere, como eje de la familia y por la conexión umbilical que nunca pierde con sus hijos, popularmente se dice que «madre no hay sino una», y, en la otra cara de la moneda, se sentencia que «padre puede ser cualquiera».  

Ser mamá, ser jefe del hogar, trabajar, ser profesional o desempeñar un oficio para ganarse el sustento propio y el de la familia, y que además alcance el tiempo para ser mujer, en la acepción más íntima y más sublime del término, me parece una misión imposible, que los hombres no llegaremos nunca imaginar en su justa dimensión. Toda mi admiración y mi reconocimiento, para las heroínas de la vida y de todos los días.   

Adenda.  No peleo con el amor a las mascotas, ni con que las integremos a todos nuestros espacios sociales, pero, por favor, un restaurante lleno de perros el Día de la Madre, es insufrible.  

Artículo anteriorEl voto en blanco
Artículo siguienteTres reflexiones.

1 COMENTARIO

  1. Muy buena columna.
    Pero… dejando de lado la seriedad de la celebración, respetado amigo James, dicen que… el Día de la Madre es nueve meses después de la noche del Padre.
    ¡Qué tal, ah…!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos