El día que di positivo…

19
506

Por: MARTHA ROTAVISTA

Hoy vuelvo. Había dejado de escribir por aquí por tres causas: una la enfermedad de un familiar muy querido: el ataque del virus que lo llevó a estar un mes en clínica, intubado y que por su puesto desajustó a toda la familia, luego su muerte, ya no a causa del Covid, sino por las secuelas de este. Y finalmente mi positivo, ese que para muchos es una simple gripe.

No quiero hacer un drama, cada quién vive sus experiencias de una manera distinta y yo simplemente quiero contarles la mía.

A estas alturas de la vida, son muchos los que se han contagiado de coronavirus, algunos siguen tan campantes como yo casi lo estoy (ojalá que así sea y pronto) y a otros les ha costado la vida.

Mi tío puntualmente dio la batalla como pudo, pero no lo aguantó, en la clínica le dieron tres infartos y adquirió una bacteria, de la que posteriormente se curó. Mientras tanto todos sufríamos lo indecible, muchas veces tocó acudir a la solidaridad de amigos y conocidos para que donaran sangre, eso ‘lo paró’, le dio fuerza y salió de la UCI, luego lo pasaron a hospitalización general y después para su casa donde 3 o 4 días después (no lo recuerdo) murió.

Estábamos asimilando ese dolor tan indescriptible que solo lo sienten los que lo viven, como es perder a un ser querido. Ese día me sentí muy mal, cansada y con demasiado frío, pensé que era normal por lo que estaba viviendo, pero al siguiente día ya tenía fiebre, me hicieron un test de antígenos y resultó ser positivo.

No tenía mayores síntomas salvo un poco de tos y algo de fiebre, pero cuando me dieron el resultado lloré, me daba vergüenza convertirme en una carga para mis compañeros quienes tuvieron todas las atenciones conmigo al tenerme que aislar en mi cuarto desde el minuto 1. Lloré porque pensé que podía morirme y no podía volver a ver a los míos, a quienes desde hace casi 2 años no veo porque resido en otro país…En la casa vivimos tres personas, uno a uno fuimos dando positivo, todos con síntomas muy diferentes (para los que dicen que es una simple gripe, eso depende del organismo de cada cual, ser joven no es un pasaporte para ser inmortal).

Hace 8 días mi tos no paraba, pedí una cita médica y al revisarme me remitieron a urgencias al hospital Severo Ochoa de Leganés, en Madrid, tenía un leve sonido en los pulmones pero querían descartar cualquier peligro. Cuando llegué solo con tos, realmente mucha tos y falta de aire, me atendieron: “ella es código rojo-rojo”, le dijeron a un enfermero que me conducía a dónde me iban a atender, pasé por el pabellón del hospital con muchos enfermos todavía, además ver a los médicos tan cubiertos, tan protegidos, era como estar en las noticias, que muchas veces ignoramos porque ya nos harta el tema.

Pasé allí toda la tarde, me hicieron RX para descartar neumonía y me aclararon que en caso de tenerla lo más seguro es que me tenían que dejar allí hospitalizada para ver cómo la combatían. Yo solo asentía con la cabeza qué otra opción iba a tener? Ser valiente como me decían mis padres.

Finalmente la neumonía se descartó, la médica que me atendió una chica muy joven y ojos super verdes que destacaban en su uniforme impecablemente blanco, me comentó que era mejor descartar cualquier cosa y otro enfermero me dijo que era lo mejor porque había gente que llegaba tan tranquila hablando por su celular pero con los niveles de oxígeno en sangre bajísimos, por lo que terminaban hospitalizados y a veces en estado grave. Me mandaron para la casa, sigo aislada luego de 15 días, porque así me lo recomiendan, la tos pasa poco a poco, a veces me siento muy cansada y me agoto cuando hablo, pero confío en que esto pasará. Mis compañeros (mi familia en Madrid) están mejorado. Yo ahora solo veo a la distancia y me siento afortunada de contar con ellos.

Tal vez esta es una historia tan igual como otras tantas o es mínima para otros sucesos más fuertes, pero ojalá a alguien le sirva para reflexionar lo frágil que es la vida y sobre todo para no bajar la guardia. Seguimos en la lucha…no se les olvide.

19 COMENTARIOS

  1. Hola Martica!! Qué historia tan conmovedora, pero sobre todo tan real. Dios quiera que puedas superar con éxito ésta dura prueba y que Dios te acompañe siempre…..

  2. Estás lejos de tu familia pero Dios está
    Contigo y en momentos tan difíciles como este que te ha tocado El se manifiesta con más poder y un amor inagotable
    Un abrazo Cuídate mucho😗

  3. Tu eres una guerrera 😘🙏 y papito Dios te protege, te quiero mucho, mi primorosa hermosa, un saludo de Jorge, porque nosotros también vamos a ganar esta batalla 💪
    El amor nos hace fuertes y la oración mucho más 🙏🙏

  4. Pasar por una situación de estas en otro país, debe ser muy duro. ánimos y con fuerza! Toma todas las precauciones posibles y sigue adelante!!

  5. Hola Martita, hacer una crónica, en la cual tu eres la protagonista me parece un hecho realizado por una valiente y una guerrera como Tu, volver a vivir esos angustiantes momentos debe ser espeluznante. Como siempre tu pluma es Mágica. Felicitaciones, por ser Quien eres, por ser como eres y por ser una Sobreviviente Muy Especial.

  6. Uff Martica que valiente eres, tu relato es bellísimo, me encantan las crónicas en primera persona, son más vivenciales y retratan la personalidad del autor

  7. Wow que historia! Muchos no creen en el virus o se creen inmunes, muy cierto. Otros piensan que el virus es una conspiración, pero lastimosamente es una realidad que a muchos les ha tocado vivir. Fortaleza para quienes lo han vivido en carne propia y pronta recuperación. Ojalá todos posamos ser conscientes de lo grave del asunto.

Deja tu comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí