Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

ActualidadEl Efecto Espejo de los sueños

El Efecto Espejo de los sueños

La ciencia ha comprendido las fases del sueño, los mecanismos fisiológicos, la forma como dormir mejor y su importancia para la salud. Sin embargo, aún la humanidad no ha logrado descifrar los mensajes que aparecen en los sueños, para algunos son residuos de lo vivido durante el día o durante un tiempo cercano, para otros pueden ser obsequios divinos que traen mensajes encriptados que ayudan a gobernar nuestras vidas. Esas afirmaciones corresponden a conocimientos empíricos desarrollados milenariamente por diferentes culturas, los cuales fueron estudiados también por Freud y muchos otros pensadores, pero en realidad el racionalismo dejó atrás cualquier tipo de reflexión al respecto dejando estos estudios al campo de la medicina, pero este no es un documento ni místico, ni científico, sino una reflexión sobre un sueño propio en el cual se me explicaba lo que habría en el punto que cruza la dimensión de la realidad frente a la de los sueños.

De repente nos encontramos en la línea invisible que separa la realidad del mundo onírico. Al lado de la primera, se encuentra el mundo de los objetos cuyas leyes hemos ido descifrando en la medida en que avanzan la física, las matemáticas, la química y todas las demás ciencias que han logrado desenmarañar los principios que rigen este mundo. También ha logrado hacer realidad el plan de vida, los anhelos, posibilidades; sueños conscientes que creamos y buscamos atraer para un futuro más feliz, en ese mismo lado la materia cuyas leyes hemos aprendido a descifrar y la forma de dejar memoria de estos conocimientos como un patrimonio de la humanidad para que otros que llegan a ese espacio y tiempo puedan continuar desde el punto donde los anteriores avanzaron sin tener que iniciar una construcción desde cero.

A pesar de ser una dimensión presente frente a nuestros sentidos, no la logramos descifrar porque tenemos nuestra vida comprimida en un pequeño círculo en el cual hacemos proyectos qué la sociedad nos ha enseñado que son indicadores de éxito como tener casa, carro, estudio.

Del otro lado aparece el mundo onírico donde no hay materia, ni existe control físico sobre los objetos, el tiempo es relativo y se puede percibir como duradero o corto pero esa sensación no es idéntica a las mediciones humanas, mientras que en un intervalo de tiempo una persona puede soñar que ha transcurrido toda una vida, en ese mismo lapso de tiempo puede que identifique únicamente el paso de una pequeña escena de su vida.

Vivimos ambas dimensiones en simultánea pero nuestra consciencia solo logra habitar una de ellas al mismo tiempo. Esto nos permite alternar nuestra vida entre la acción material y el descanso, sin embargo en algunas épocas de nuestra historia, han emergido eventos accidentales como las guerras, violencia, conflictos, corrupción y pobreza que han transformado la naturaleza de lo vivido robando literalmente el sentido de realidad que se ve limitada por el sesgo presente en las posiciones asumidas y los sueños de toda una sociedad que se interrumpen y se tornan turbios por la interferencia de la cruda realidad sobre la paz interior de las personas.

Los modos y estilos de vida transforman la visión de futuro, ya que en ese límite entre la realidad material y el mundo onírico encontramos que al construir un nuevo concepto de ser y de vivir, estamos transfiriendo elementos del mundo material y de la historia que hemos construido al mundo de los sueños; este es el efecto espejo.

Una película de terror o de violencia hace que tus sueños se convierten en pesadillas, si lo que vives en el mundo material son carencias e injusticias, tus sueños se convierten en anhelos de un equilibrio en luchas interminables, si lo que vives en tu mundo material está lleno de culpas por errores cometidos, tus sueños siguen atormentando tu conciencia.

Entonces el sueño se puede convertir en un indicador de aquello que aunque no se hable con un lenguaje conocido y no tenga relación con las imágenes vividas, está traduciendo para tu mundo espiritual la forma cómo estás conduciendo tu vida a lo que le estás dando importancia y la forma como la sociedad ha moldeado el concepto de seres humanos del ambiente sea el entorno natural, incluida la vida que lo habita o el construido, del clima psicosocial.

Cada acontecimiento, palabra, pensamiento, emoción o sentimiento que suceden en nuestro mundo corpóreo material, recrean a nuestro ser y a la sociedad desde su interior; la relación nuestra con otros aspectos que desconocemos de la realidad material es percibida a través de nuestros sentidos, interpretados por nuestro cerebro y convertidos en imágenes, conceptos, sensaciones emociones, sentimientos e ideas que determinan la forma subsiguiente de ver el mundo.

No debemos nutrir nuestra mente con miedos, culpas, rencores y violencia; sin embargo es difícil escapar a esos contenidos, porque todos los días las noticias, las redes sociales y los programas que vemos en televisión están alimentando un sólo sector de nuestro pensamiento, promoviendo la combatividad, sensaciones de injusticia, la adhesión o pertenencia a determinadas formas de pensamiento, identidad con personas o sectores que impulsan la irracionalidad humana, al emprender batallas, luchas motivadas por la identidad con formas de pensamiento que no son propias, contra otras formas de pensamiento que tampoco lo son; nos negamos a pensar y a desprendernos de ideologías porque parece que si no es así, no hay una identidad o una afiliación con una ideología  perdemos nuestra propia identidad, o tal vez nunca la hemos tenido.

Así que la propuesta de este artículo es expandir ese círculo comprimido, desde la vida real hacia la vida onírica de forma generosa, permitiéndonos soñar cosas buenas. Si todos lográsemos esta forma de conciencia la realidad es real sería equilibrada, tendríamos recompensa en disponer de sueños livianos, este mundo carecería de afanes por avasallar a otras personas, porque un mundo interno en equilibrio produce un mundo externo justo y sueños hermosos de una mayor conexión con lo espiritual, con la paz interior, el equilibrio y la vitalidad, la generosidad y el amor-

Esos son los sueños que tú, nuestra Colombia, nuestra tierra y nuestra vida se merecen. Contribuye a que los sueños de otros y de los tuyos sean livianos justos y equilibrados y a que tus sueños sean plácidos y agradables. 

Artículo anteriorNuestro teatro de lo absurdo
Artículo siguienteLa tragedia de Macbeth

2 COMENTARIOS

  1. excelente reflexión entre la realidad de lo material y la realidad del mundo onírico, resumiendo debemos ser positivos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos