El elefante blanco, eléctrico.

1
20

Por Vigía CÍVICA – James Fonseca Morales

Los muy nombrados elefantes blancos no son, como popularmente se cree, obras inconclusas, sino, según la historia; elefantes albinos, que los antiguos reyes de Sian enviaban a súbditos que no les simpatizaban, quienes no podían usarlos para trabajar pues se consideraban sagrados y por ello debían mantener su casa abierta a quien quisiera venerarles, su mantenimiento era costoso y no podían deshacerse de ellos, por ser regalo del rey.

En situación parecida podría quedar la Empresa de Energía de Pereira, Enerpereira, si el consorcio “Energía de la Costa” del que hace parte, confirma que dentro de diez días iniciará operaciones “Aire”, su nueva electrificadora, que reemplazará a ELECTRICARIBE en los departamentos de Atlántico, Magdalena y Guajira, con 1´210.000 suscriptores y el 22% de la población de Colombia.

En marzo y abril pasados advertimos sobre los riesgos de este negocio y públicamente preguntamos por el origen de los $2,6 billones, que ahora son $3,7 billones, para las primeras inversiones en el nuevo mercado. Entonces fuimos convocados a una reunión con el alcalde de Pereira, Carlos Alberto Maya, presidente de la junta de la EPP, donde se nos informó que se financiará con créditos obtenidos por el consorcio y también que el negocio está fundamentado en minuciosas proyecciones económicas y técnicas elaboradas desde Enerpereira.

Sin embargo, creemos que en la E.E.P., deslumbrados por las dádivas y concesiones del gobierno nacional, olvidaron que los modelos financieros están cruzados por factores sociales y culturales de los mercados, que, en este caso, son negativos, en departamentos donde la pobreza monetaria combinada alcanza el 41,5%, mientras la media nacional está en 27%.

El gobierno colombiano, dispuesto a hacer cualquier cosa por trasladar a otros el problema de ELECTRICARIBE, olvidó haber pedido “que el inversionista-operador interesado se encuentre prestando el servicio de energía a más de 600.000 usuarios (…)”

También aceptó, desde marzo, revisar lo pactado con el consorcio, por el deterioro financiero del mercado durante el tiempo de la pandemia, cuando la tasa de recaudo por facturación rebajó del 70% al 48% y el porcentaje de pérdidas de la energía alimentada a la red, que no se factura y que venía siendo el 30%, pasó al 38%.

Y estableció, por decreto, un régimen regulatorio especial para la región Caribe, que implica un alza en la tarifa de la electricidad, como garantía para los nuevos operadores. Políticos y líderes sociales de esa zona, advirtieron que la comunidad no costeará las inversiones y que la infraestructura eléctrica que recibirán los nuevos comercializadores puede valer $3 billones, pero ellos la pagarán con una décima parte.

En resumen, para los nuevos operadores, entre los que está nuestra Enerpereira, todo en este negocio parece un regalo, … de los reyes de Sian.

1 COMENTARIO

  1. Hace años el Alcalde de Pereira, propuso hacer un negocio comprando el 80 % y pagándolo con el 20% del Matecaña, con la idea de aprovechar el área y el clima del de Cartago para construir una Terminal Internacional enorme y con disponibilidad 24 – 7.
    Comenzaron toda suerte de estudios apocalípticos como los que se le hacen hoy a éste negocio de la energía y dañaron lo que pudo ser un polo enorme de desarrollo regional y para el municipio.
    Ningún negocio tiene asegurado el éxito, como tampoco el fracaso, déjenlo hacer y sólo el tiempo dirá si fue o no acertado, y en vez de atacar proponga, cuál sería el mejor evento para ese negocio, y aporte al progreso de la que está volviendo a ser nuestra empresa de energía.

Deja tu comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí