El fin del mundo se acerca

0
108

POR ERNESTO ZULUAGA

Eso dicen algunos locos y aunque hay muchos imbéciles —y por ende culpables— que no lo creen, el ser humano está llegando a su final y con él la vida en el planeta que fue su origen.

La Tierra se formó hace 4 mil 550 millones de años y la vida empezó en ella mil millones de años después. Luego un sofisticado proceso de evolución y de varios eventos cataclísmicos casi extinguieron la vida por completo hasta que apareció el “homo sapiens”, hace aproximadamente 135.000 años. En ese breve período han nacido 100.000 millones de seres humanos o sea trece veces la población actual del planeta.

A pesar de que casi la mitad de ellos han desaparecido por causas inherentes al mismo ser humano, su inteligencia fue produciendo descubrimientos portentosos que le permitieron rápidamente dominar el mundo y las intrincadas leyes que lo rigen. Dados los descubrimientos científicos y tecnológicos de los últimos dos siglos, el mundo cambio abruptamente y el hombre adquirió el poder de transformar no solo su entorno, sino a sí mismo y a su descendencia.

Nadie puede negar que este último siglo ha sido muy especial. Por primera vez una especie, la nuestra, tiene el futuro del planeta en sus manos. Hemos fabricado amenazas que nuestros ancestros jamás tuvieron que enfrentar, como posibles guerras nucleares o aterradores virus asesinos.

Para bien o para mal, hemos adquirido el poder de moldear las vidas, el entorno y el bienestar de todos los seres humanos y lo que es más grave, de todos los seres vivientes y de las condiciones que soportan la vida en este planeta, hasta el punto en que la hemos puesto en peligro.

Los científicos vienen advirtiendo sobre los peligros que implica el calentamiento global. De hecho, desde 1900 el calor del planeta ha aumentado en alrededor de un grado centígrado y se calcula que a finales de la década del “treinta” llegue a los dos grados y a finales de los sesentas la temperatura suba otros 3ºC. Un calentamiento de esa magnitud es similar a la gran diferencia que existe entre el mundo actual y el que había al terminar la Edad de Hielo. La Tierra aumentó también 5 grados, pero lo hizo en aproximadamente 5000 años.

El cambio climáticomoderno amenaza con alcanzar la misma cifra en tan sólo un siglo, algo que suena aterrador y apocalíptico. Lo más grave —y que muchos no quieren entender— es que el ser humano no tiene la capacidad para frenar este proceso y menos para detenerlo por completo.

Se derretirán Groenlandia y la Antártida y el nivel del mar ascenderá 50 o 60 metros causando la desaparición de las ciudades más grandes del orbe. Simultáneamente, al perder el enorme peso que hay encima de ellas, las capas tectónicas se moverán de forma rápida originando violentos terremotos y con el deshielo aparecerán miles de virus y bacterias que encontrarán en el clima tropical generalizado el ambiente óptimo para diezmar la población mundial. 

No solo no hacemos nada para evitarlo sino que algunos dirigentes mundiales insisten en negar esta realidad y en priorizar la producción capitalista y desenfrenada. La ambición del ser humano es superior a su instinto de conservación y pone en tela de juicio su inteligencia. La carrera científica se desbocó y es posible que en el siglo XXI presenciemos además la llegada de una sofisticada inteligencia artificial que desborde la humana y termine por dominar al mundo y contribuya al aniquilamiento de la vida. Somos nuestros propios asesinos. Eso sí lo sabemos.

Deja tu comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí