Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

ActualidadEL OPINADERO 2023, TODO EL RESPETO POR TODAS LAS OPINIONES RESPETABLES

EL OPINADERO 2023, TODO EL RESPETO POR TODAS LAS OPINIONES RESPETABLES

«Una opinión respetable primero se gana el respeto, no todas las ideas son respetables» Adela Cortina, Filósofa. 

Para llegar a ser un real Estado Social de Derecho  tan sólo nos falta ciudadanía autónoma decisoria en derechos iguales para todos. 

El año que iniciamos para la colectividad de cincuenta millones de colombianos es un reto nada fácil para todos como sociedad si nos 

comportamos como tal, con el estrés y ruido infernal interesados en amplificar la dimensión de una situación de crisis en medio de un proceso electoral local y territorial crucial.  

Incertidumbre, economía muy difícil, hambre y todos los intentos por formar turbulencia con el recalentamiento de la polarización socorrido y manido recurso de los embrutecedores

de electores febriles movidos por indignación irracional y emociones alebrestadas. Un año de fiebre política muy alta caldo de cultivo para sabotear, entrabar y permanecer en los 

regímenes de saqueo público lmunicipal y departamental.  

Los primeros veinte años siglo veintiuno en la llamada democracia más antigua del vecindario, el Estado colombiano ha estado en manos de un régimen que quiso imponer una entelequia denominada

Estado de Opinión para arrasar con el orden legal escrito como Estado Social de Derecho que no ha llegado a la práctica real treinta y dos años después de ser plasmado en el papel

como Carta Fundamental para la gobernanza de los colombianos como colectivo respetable y respetuoso de derechos para todos. Aquel régimen cree que para lograr que diez colombianos

como los políticos que viven de la política y se proclaman ricos de erario puedan vivir todos sus privilegios, noventa entre cien deben someterse a todos los abusos posibles y excesos como

ejecuciones extrajudiciales, pena de muerte en la práctica, llamados de muchas maneras una de ese tiempo falsos positivos.  

Fue tal el desbordamiento, desmadre de violencia institucional, la más ominosa entre el monstruo de mil cabezas de las violencias colombianas desde las distintas expresiones criminales, que el 

control electoral se les fue de las manos y la mayoría revocó el referido régimen para instalar un mandato de cambio que debe ser ejecutado a partir de la vigencia 2023 sin más pretextos, justificaciones

ni dilaciones, por un régimen que todavía no convence a la mayoría de los colombianos que incluye a quienes no votaron, a quienes votaron en su contra y a electores propios que muestran marcada

ansiedad por el como y los procedimientos, más algunas señales que se asimilan como expresiones de los vicios de poder que fueron rechazados en las urnas en la elección sin antecedente del 2022. 

Una manifestación de los vicios de la política caribe es el comportamiento caracterizado en los medios con acciones que refieren el nombre de la conyuge presidencial y su incidencia en acciones de gobierno. Ahí hay un punto negro que puede enconarse. 

No hay Estado Social de Derecho real, verificable, creíble y con plena legitimidad y confianza para los cincuenta millones de colombianos después de treinta y dos años de escrito en la Constitución de 1991, porque la mayoría de los nativos y adoptivos de esta nacionalidad están por fuera de los beneficios de una democracia leal con todos. Uno de los factores de atraso en el cumplimiento del contrato social

escrito como pacto de paz en la diversidad, es la ausencia de ciudadanía autónoma con opinión pública sólida, libre, no manipulable ni emberracable, que deje para siempre la actitud en contra propia de comer cuento, aceptar todo tipo de engaños y aprenda a tomar decisiones apropiadas. El mandato del cambio es la primera elección en 32 años parecida a el ejercicio ciudadano de un verdadero Estado Social de 

Derecho en Democracia Ciudadana real. El mandato es uno y el mandatario es depositario representante de ese mandato que puede rajarse y no estar a la altura si no corrige todo lo que hay ya por corregir, no repetir errores y prevenir vicios reciclados de los depredadores del Estado durante los recientes setenta años. 

Sin ciudadanía autónoma, libre, sólida, no hay democracia real, legitimida, fidedigna, ni de calidad. Todo seguirá en un ejercicio antidemocrático, autocrático y de comportamiento pseudo monarquico de virreicitos que una vez elegidos se declaran en tal conducta y desconocen el mandato de las urnas para someter a la sociedad a su parecer. 

Formar opinión pública con todo el fundamento de una opinión publicada respetuosa y de estatura respetable, mediante el ejemplo de la libre expresión abierta, diversa, democrática, en contraste de ideas, puntos de vista, pensamientos, credos ideológicos de respeto, es la tarea de procesos valiosos como el que completa tres años, 36 meses, 156 semanas, El Opinadero  el próximo día del periodista colombiano 9 de febrero. 

Estar en esta plataforma para el pensamiento libre que debe ganar siempre toda respetabilidad en la diversidad, diferencia, disenso, discrepancia, todos los contrastes posibles evidencia de real democracia libre, lejos del unanimismo vicioso, dañino, es un privilegio que vale la pena merecer, cultivar, ganar en credibilidad de ciudadanía, lectores cada vez de más y más autonomía en su toma de decisiones. Gracias a todos quienes

expresan con respeto y diversidad de visiones, para sembrar el mejor ejemplo de democracia leal. Gracias periodista Luis Fernando Cardona por la vocación de servicio. Así es el periodismo leal, una auténtica vocación humanética en la ruta hacia la excelencia de vivir sin daño. El Opinadero, un camino de tres años que seguirá con paso firme si no se pierde la senda en la formación de ciudadanía con opinión pública. Buen 2023 en la  misión por el derecho a la libre expresión y a saber.   

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos