Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

PolíticaEl peaje de Cerritos: más de un billón de pesos

El peaje de Cerritos: más de un billón de pesos

POR LUIS GARCÍA QUIROGA

Cuando hace dos años aparecieron algunas vallas rechazando una nueva concesión del peaje de Cerritos, se sabía que detrás de esa protesta había personas razonablemente indignadas tanto por el cobro, como porque el privado Conalvías incumplió impunemente las obras estipuladas en el contrato. Infortunadamente lapresión social de la gente de Cerritos, no tuvo músculo.

Es un fiel retrato de la actitud insolidaria, indiferente y acomodada que en años recientes viene observándose en ciertos sectores de la sociedad pereirana. Por fortuna, de un tiempo acá, hay un despertar en personas y grupos sociales que vienen expresando su malestar por los malos y erráticos manejos de los destinos de la ciudad que de tiempo atrás se vienen registrando. Es hora de corregir el camino y enderezar el rumbo.

Casos como el peaje de Cerritos; las chambonadas en el manejo del derrumbe en la pista del Aero Matecaña y el prolongado cierre de la variante Romelia-El Pollo y el escándalo de la aplicación Kontacto que por culpa de asesores chambones (que así quieran explicar lo inexplicable, jurídicamente tienen en la cuerda floja al alcalde Maya).

Agreguemos todas las incertidumbres y vacíos que hay sobre la sostenibilidad financiera del Megacable; la caótica movilidad vial empeorada con la sentencia de muerte al instrumento de valorización que le dio el exalcalde Gallo;  la crisis institucional de la Carder; el fracaso de la pavimentación Pereira-Alcalá; la polarización del empresariado pereirano por causa de los cuestionamientos al manejo de la Cámara de Comercio y para no hacernos más extensos en este inventario sin fin que tiene fatales connotaciones políticas cerremos con la cereza del pastel de las chambonadas: la absurda glorieta de Corales, cuyo análisis merece posterior capítulo aparte como uno de esos episodios nefastos de gobierno local que nunca deberían repetirse.

Pero el peaje de Cerritos es el modelo que vale un potosí. Y quienes se oponen, están del lado equivocado de lo correcto y lo necesario. Carece de sindéresis proponer que el manejo de $5 mil millones mensuales de recaudo, 60 mil millones al año (Un billón de pesos en 17 años) lo siga haciendo el banco Colpatria “heredero” de la concesión privada que después de 20 años de recaudos “se quebró pa´dentro” y nunca hizo las obras complementarias dejando un saldo en rojo caos vial, accidentes y víctimas. Deberían entender que darle más plata de la nuestra a los bancos, es echarle más gasolina al fuego social y más atraso en el desarrollo.

Tenemos que ser capaces de administrar eficientemente y con las mejores prácticas, nuestros propios recursos. De lo contrario seremos para la historia, una generación de ineptos y corruptos. No queremos más de lo mismo, ni darle nuestro dinero al banco que pretendía ser el concesionario y que inexplicablemente aún es apoyado por algunos gremios que después del atraco del anterior concesionario, todavía confían más en el ladrón que en el candado que ellos mismos pueden ponerle a la puerta. 

Si algunos gremios y ciertos empresarios no confían en un operador público que ejecute las obras tanto en beneficio de Pereira como de Cartago, es en buena medida porque ellos mismos se han encargado de mirar para el otro lado cuando los politiqueros que sabemos además de prestar oídos sordos a las denuncias, se apoderaron del Hospital San Jorge, del Instituto de Movilidad, de los auxilios para los ancianos y en general, de la contratación del Municipio y del Departamento.

El modelo que con certeza ha defendido y gestionado el gobernador Víctor Manuel Tamayo en coordinación con la gobernadora del Valle y el alcalde de Cartago (luego de superado el mal entendido de la extraña convocatoria que no le correspondía a la Cámara de Comercio de Pereira) es el modelo apropiado, y que por supuesto, amerita todo el control social de la ciudadanía tanto de Pereira como de Cartago. No esperemos nada del control político y sus adlátares.

Estamos hablando de un billón 500 mil millones de pesos en 17 años administrados mediante fiducia por un triángulo del poder público conformado por Invías, el Departamento de Risaralda y el Departamento del Valle cuyo esquema de siete obras viales integrarán Risaralda y el Norte del Valle y mejorarán el desarrollo comercial, industrial, logístico y social de Pereira y Cartago así como de La Virginia con Ansermanuevo fortaleciendo la vía al mar Pacífico. Deberíamos saber que es mejor salir al mar que al túnel de La Línea.

¡Eso es lo que hay que hacer! Y no el negocio de darle nuestro dinero a Colpatria para que solo ejecute 300 mil millones (como lo propuso) y quedarse con el león y la parte.

Ese proyecto que ya tiene el aval de Invías y de los gobernadores, no tiene reversa. Por fortuna hemos sabido que algunos de nuestros empresarios pereiranos una vez han profundizado el sentido y el alcance del macroproyecto vial, y observar que en el Valle y en Cartago están unidos en la propuesta, han empezado a respaldar la iniciativa, en la que queremos insistir, se requiere una veeduría con músculo, a la que creemos, no se oponen ni los gobernadores, ni Invías. 

Lo decimos duro, pero con respeto y con el ánimo de llamar a la reflexión: Quienes le ponen palos a la rueda de proyectos como el peaje de Cerritos, deberían saber que la corrupción pública también es responsabilidad por acción o por omisión, de los privados. 

2 COMENTARIOS

  1. Una vez más excelente columna. Que al que le caiga el guante que se lo chante, y vamos a necesitar muchos guantes. Para la próxima una mirada a la vía la popa frailes. FELICIDADES.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos

 HAZ TU DONACIÓN