Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

CulturaEl problema de la comprensión lectora

El problema de la comprensión lectora

Bienvenidos a casa

Por JERSON ANDRÉS LEDESMA

La comprensión lectora no solo se remite a la identificación de unos códigos mentales establecidos por el autor de un texto, sino también a la lectura simbólica que pueda lograr un individuo frente a su realidad; es decir, que se está inmerso en la recepción y elaboración de cuanto discurso sea posible, puede entenderse el concepto de discurso como la formación de textos u objetos comunicables según el teórico holandés Teun Van Dijk. Entonces, puede deducirse que los seres humanos habitan una red de significados o de textos, algunos con intencionalidad comunicativa, otros no; por ejemplo: la luz roja del semáforo alerta sobre el peligro a usuarios que conducen por una vía, en cambio las nubes grises no presentan ninguna intención de advertir sobre el advenimiento del agua; por lo tanto, la posición del observador es inicialmente adquirir una comprensión de los fenómenos. El primero es producto de una convención social o pacto, los hablantes se ponen de acuerdo para organizar sus acciones apoyadas en construcciones simbólicas, de maneras, que esto implique una organización en sus hábitos y costumbres; así como también en el uso de sus metáforas, analogías o tropos que posibiliten su camino hacia la comprensión. El segundo es fruto de las experiencias, si la nube es una muestra hipotética de algún fenómeno climático es porque inicialmente esa percepción ya se había elaborado; es probable que ante la nueva indicación se aprecien otros elementos que favorezcan la intuición o fortalezcan la descripción mental del elemento significado; en otras palabras, los hechos disponibles en el mundo se sujetan a contenidos más amplios, no a objetos aislados o independientes. Esto se circunscribe en las lenguas o idiomas, las realidades sociales se reflejan en sus constituyentes primarios, sujetos a conectores o bisagras que facilitan la promoción de las ideas: las preposiciones, conjunciones, nexos subordinantes como algunos pronombres relativos: que, el cual, quien, cuyo; los cuales amarran las oraciones subordinas a aquellas que son primordiales en la conformación de la oración simple. A raíz de lo anterior, es factible pensar que el problema de la comprensión va más allá de la lectura que pueda realizarse sobre aquello que rodea y materializa la existencia; a un niño debería explicársele a los tres o cinco años cuál es su casa y qué hay en ella, pero no se hace referencia a las cuatro paredes donde se duerme, sino a un lugar habitable llamado planeta tierra.

Artículo anterior
Artículo siguiente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos