Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

HumorEl suicidio, es dañino para la salud

El suicidio, es dañino para la salud

CONTRACRÍTICA. Con Humor, Amor y…  Ardor

Hace media hora fueron reveladas las cifras de crecimiento del suicidio en España, Francia, Japón y Colombia, casi dos años después de iniciada la famosa pandemia, indica que entre 2019 y esta mañana, aumentaron los casos de suicidio efectivo (Lograron su propósito, murieron ¡Glup!) el 36% más, de los cuales el  64,3%  fueron mujeres  y el 36.7% fueron hombres, machos, remachos, de esos que de chiquitos aprendieron que los hombres no lloran.

Los datos que, no son de poca monta, son parecidos a los de Colombia, de donde los españoles se llevaron el oro y nos dejaron biblias,  crucifijos y muertos, tienen dos coincidencias tenebrosas con las naciones europeas; las personas se están suicidando por las dificultades sin solución económica  ó social, o ambas que, incluyen la inseguridad  a todo nivel, explican que, es producto de la pandemia (El confinamiento, los cambios bruscos en las formas de trabajar, el desamparo del Estado a los más pobres y otras bobadas, como diría Molano).

Realmente el suicidio tiene explicaciones desde diferentes miradas; por ejemplo, los psiquiatras manifiestan que, la disfunción orgánica en los circuitos serotoninérgicos, afectan el cerebro en áreas funcionales que tienen que ver con los procesos lógico deductivos, toma de decisiones, recompensas que, influyen decididamente  en la construcción, identificación o fortalecimiento del sentido de vida. ( La vida no vale la pena, uno para que hp vive, es mejor morirme que estorbarle aquí a todos  y ¡Zuácate!, empieza a volar y chao) .-

Casi siempre lo resuelven con pepas que, buscan poner en orden los neurotransmisores, y que el órgano llamado cerebro tenga un correcto funcionamiento electroquímico, proporcionándole, con la ayuda de la industria farmacéutica, mejores mecanismos de placer, felicidad (Química, claro) y ¡ualá! , QUÉ BONITA QUE ES LA VIDA.

Desde la psicología, se entiende  como resultado de trastornos emocionales, consecuencia de un sufrimiento psíquico no resuelto que, lleva a la desesperación, cruzando por patologías en el funcionamiento de la mente y que coincide con los psiquiatras en trastornos como la depresión, la ezquizofrenia, el trastorno bipolar, trastorno límite de la personalidad, alcoholismo, abuso de sustancias enajenantes; que producen lo mismo: disfunción en los circuitos  serotoninérgicos  y dopaminérgicos del cerebro, los pensamientos se vuelven negativos, las ideas rondan la muerte, se involucra en el lenguaje la idea de morir, aparecen gestos de auto daño, gestos suicidas, actos suicidas, y “Juemadre”, ( La vida no vale la pena, uno para que hp vive, es mejor morirme que estorbarle aquí a todos  y ¡Zuácate!, empieza a volar y chao).

Desde la psicología el asunto se aborda sin pepas, y resuelve mediante terapias, cambio de pensamiento, identificación y fortalecimiento de actos placenteros, evocaciones positivas y placenteras  etc; probablemente  en lo que más se aproximan psiquiatras y psicólogos es en el método de la terapia Cognitiva comportamental, en donde admite algunas veces medicamentos, solo cuando los trastornos que puedan llevar al suicidio, lo requieran, no siempre.

Desde la cultura, hay sociedades  que reconocen el sacrificio de la vida en función de los demás, como acto heroico (los Kamikazee japoneses de la segunda guerra mundial), también como ofrenda voluntaria a los dioses para agradecer sus bendiciones por las cosechas (los antiguos aztecas, mayas, incas), figuran también las congregaciones fanáticas que lideradas por un pastor renuncian a los placeres de la vida, entregan sus bienes y se envenenan colectivamente para llegar al paraíso, y como en el paraíso no necesitan dinero ni bienes, pues el pastor, que siempre sobrevive,  administra tales bienes mortales y cochinos.

Otra forma de autoeliminación está inspirada en el Islam, sacrificios  fundamentalistas de los musulmanes que se inmolan con explosivos para llegar a la casa de Alá, en “piticos”.- En Colombia están patentadas muchas formas de suicidio, el ahorcamiento, el disparo en la cabeza o en la boca, el envenenamiento, y en un porcentaje muy alto, las personas se suicidan arrojándose desde una altura significativa, como el ego de algunos políticos, por ejemplo.

Por éstos días  cobra fuerza una forma de suicidio colectivo colombiano; IN MOLANOPATÍA, nada que ver con los pastores alemanes u otros parecidos,  tiene orígen en una especie de secta, la ha proclamado MOLANO, el peligroso ministro de defensa del gobierno de Duque; sí, el mismo del Protestódromo para que la gente no se moleste cuando hay protesta social; el mismísimo demonio que declaró a los niños muertos en un bombardeo de la fuerza aérea, son máquinas de guerra, el mismo Kaitolé que se inventó un ataque a la seguridad nacional para  perfilar clandestinamente periodistas y políticos opositores, este mismo bicho que explicó la violencia  en las protestas como demostración de que la gente está enferma mentalmente,  éste fanático de la muerte acaba de declarar a IRAN  como enemigo, y eso es como llevarnos a esperar la furia de la guerra santa Yihad, del Golfo Pérsico, en nuestros propios huesitos y carnitas, (Suicidio voluntario sustentable  y duradero).

Vamos a morir en nombre de Alá a manos de éstos musulmanes que están en Guerra desde el año 1.500,  El ayatolá tiene las horas contadas, y nosotros también, pronto empezarán a caer las ojivas nucleares  de los enemigos de la patria, refundada en Santafé de Ralito, nos postraremos  de hinojos y diciendo ALA ES GRANDE. Es un suicidio ideado por el más cabeza hueca del Ayathola Uribe, y digo que, es un suicidio, porque 10 millones de feligreses eligieron ese modelo de secta  de la autodestrucción; ya lo demostraron haciendo trizas el acuerdo de paz.

Así, inspirados en la doctrina del Islam, mientras Duque arrasa con lo poquito bueno que nos queda,  oremos al Dios de Judá, a los 20 dioses induhistas, Pu-tza y  Lui Sin, poderosos dioses chinos, para que en las próximas elecciones  no  nos suicidemos eligiendo gobiernos como el que hoy tenemos; pues está demostrado que, el suicidio es dañino para la salud.

QUE Alá nos reciba,

Artículo anterior
Artículo siguiente

2 COMENTARIOS

  1. Carlitos, volvete serio, coges ese tema tan delicado y terminás mamá do gallo, como siempre. Cogé oficio.
    Asi, loco y todo, te hacés querer. Un abrazo, genio

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos