Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

ActualidadEn los Colibríes, ¿sigue vivo el contrato?

En los Colibríes, ¿sigue vivo el contrato?

El alcalde de Pereira, Mauricio Salazar, ha sorprendido a los pereiranos anunciando que la segunda etapa de la Avenida de los Colibríes será financiada con recursos del Programa Vías del Samán, lo que es factible sólo si se superara una serie de obstáculos que harían complicado obtener los fondos que requiere la segunda etapa de la Avenida, por lo menos en el mediano plazo.

El primer obstáculo es presupuestal: El costo de esa segunda etapa fue estimado por la administración anterior en $138.000 millones, pero como este presupuesto tiene la misma fuente que tasó la primera etapa en $31.862 millones y realmente costará $76.161 millones, casi un 140% más, no podemos considerarlo una referencia válida.  En gracia de discusión estimemos que para la segunda etapa el incremento sea sólo de la mitad, el 70%, lo que, solo hipotéticamente, nos eleva el valor a $236.143 millones.

De otro lado, en cifras gruesas, el Programa Vías del Samán proyecta invertir, en obras viales de los departamentos de Valle del Cauca y Risaralda, cerca de $1,2 billones, que, cuando comenzó el programa, fue la proyección del recaudo de la estación de peaje Cerritos II de los próximos 20 años.  Esos recursos ya están totalmente asignados en los dos departamentos y en el caso de Risaralda se destinarán a la Gestión Vial Integral, G.V.I. de las vías que hace parte del Programa; la construcción de la Intersección Galicia, ya contratada y en ejecución; la construcción de la segunda calzada La Romelia – El Pollo, también con contrato para la revisión de los diseños y la construcción de la primera etapa; además los estudios y diseños para la construcción de la segunda calzada, o un par vial, entre Cerritos y La Virginia. Además, se espera que a estas obras se les construyan, como complementos irrenunciables, varios puentes peatonales, carriles de incorporación y retornos a nivel.

Aun sin recursos asignados están las intersecciones de Tacurumbí, imprescindible para conectar el Hospital Universitario de Alta Complejidad, ahora en construcción y la intersección de El Tigre.

Aunque un estudio reciente estimó que el recaudo en el peaje Cerritos II se podría incrementar hasta en $200.000 millones en los 20 años presupuestados, de los que corresponderían $100.000 millones a Risaralda, según el convenio interadministrativo firmado por Invias, Gobernación del Valle y Gobernación de Risaralda, que obliga a invertir el 50% en cada departamento; esa suma solo alcanzaría para comenzar la segunda etapa de Los Colibríes, si y sólo si, se produce el incremento y los fondos no son necesarios para las intersecciones que aún carecen de asignación y para absorber eventuales necesidades adiciónales de los tramos inicialmente priorizados, lo que podría definirse al cabo de unos años.

En ese escenario, la alternativa para la financiación con fondos del Programa Vías del Samán para la segunda etapa de la Avenida de los Colibríes sería: a.- no ejecutar una de las obras priorizadas, que para el caso sería la doble calzada Cerritos – La Virginia, por ser la única que no tiene contrato de ejecución, pero esta solución mantendría el estado de colapso casi parmente en el tramo actual, lo que alejaría a Pereira del nuevo corredor vial de “Pacificó 3” y de los municipios del occidente de Risaralda, lo que no tendría aceptación ni social ni técnica.

b.- Prolongar el convenio interadministrativo a más de 20 años para aumentar la inversión de Vías del Samán, por el doble del costo de la segunda etapa de la Avenida de los Colibríes, de manera que se pueda invertir una suma igual en el Valle del Cauca.

Con las cifras resultantes de nuestra muy conservadora estimación del costo de esta obra, estaríamos hablando de una muy robusta adición de más de $470.000 millones en un programa inicialmente aforado en $1,2 billones. En esta variable las últimas palabras para definir una suma y el tiempo de los desembolsos adicionales, la tendría FINDETER que es el Banco que financia a Vías del Samán.

Cada una de las dos posibilidades, a. y b., implicaría trámites prolongados, decisiones en varias instancias y mucho tiempo, hasta que los recursos fluyeran hacía los Colibríes.

Cualquiera que sea el resultado de las gestiones, debemos reconocer en el alcalde de Pereira, Mauricio Salazar el empeño y la creatividad para encontrar una salida al atascamiento en el que está la segunda etapa de la Avenida de los Colibríes.

Pero al tiempo debemos reclamarle por las acciones que pregonó y prometió frente al contrato de construcción de la primera etapa, hoy sin terminar. Un mes después de que, de manera simbólica, inaugurara la obra inconclusa, nada sabemos de la aplicación de las pólizas que respaldan al contratista, aparentemente incumplido, operación que de manera vehemente anunció entonces. Mientras tanto, en la plataforma SECOP II no aparecen los documentos de terminación del contrato, por lo que le preguntamos: ¿por qué sigue vivo ese contrato?

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos