Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

HumorEN PLASTILINA: SÍNTOMAS, FURIAS Y PIEDRAS

EN PLASTILINA: SÍNTOMAS, FURIAS Y PIEDRAS

POR: CARLOS ALBERTO CARDONA MONTOYA.

CONTRACRITICA Con Humor, Amor, y ……. Ardor

(Contiene video columna)

Por definición, la agresividad es connatural del ser humano, que a su vez es transgresor de normas, es invasor, mientras que, la violencia se define como la manifestación cultural de esa condición natural agresiva, desde las migraciones del homo sapiens, hasta que la especie se extinga, que será dentro de muy poquito, si seguimos como vamos.

Para reducir el anterior concepto a nuestro contexto actual, de injusticia, reclamos y violencia, detengamos el tiempo en lo que los medios de desinformación nos quieren meter; y es que nuestro gran problema es el Paro, que tiene como consecuencia taponamientos viales, desabastecimiento y confrontación entre la fuerza pública y manifestantes, lo cual es incorrecto.

Entre humanos, para que estalle un conflicto, se requiere de una situación irritante y un detonante social que, desencadena comportamientos de pulso, que necesariamente son violentos, entendiendo por violencia el uso de la fuerza para conseguir un fin, especialmente para dominar a alguien o imponer algo, y ello, se manifiesta en lo que llamamos conflicto, pelea, bonche, disputa. Hasta ahí la definición; para comprender lo que está pasando, en lo que llamamos el conflicto actual por el paro, entonces, veamos algunos ejemplos sencillitos de situaciones irritantes, desencadenantes de pleitos:

Situación 1: El y Ella confinados en casita por pandemia viendo por T.V. el programa de risas y variedades “Represión y acción”. Conversación: ELLA: “Gordo… susúrrame cosas sucias, sabes que me superexitan” Detonante, El: “La cocina, la alfombra, el baño, el patio, las paredes, la ropa, los muebles…” Resultado: “Empezó la pelea”.

Situación 2 El regresa del médico. Conversación irritante: Ella: “Gooordis, ¿Qué te dijo el médico? El: “Que no puedo volver a tener sexo contigo” ELLA: “Y eso, ¿Porquééééé? Detonante: “Me ha prohibido comer cosas grasosas” Resultado: “Empezó la pelea”.

Situación 3: Situación y contexto: Tiempo de la fiebre de las “vacas locas”, él y ella en el restaurante: Conversación irritante: EL: “Quiero un churrasco jugoso, término medio” . Mesero: “Al señor, ¿No le preocupa la vaca loca?” EL: “Para nada, ella misma puede hace su pedido”. Resultado: “Empezó la pelea, con ella”

En los ejemplos anteriores, el problema, contrario a lo que pensaría la mayoría, NO es la pelea entre El y Ella, la pelea es el síntoma de que entre ellos hay una mala relación, ese es el problema, y ese problema tiene unas causas, posiblemente mala comunicación, frustraciones, engaño, maltrato, etc.

Explico, una persona empieza a padecer fiebre, sudoración, adinamia, pérdida de olfato y/o gusto; la persona entonces dice: “Poseo problemas, no me huele nada, no me sabe nada, tengo fiebre”; pero esos no son los problemas, esos son los síntomas de un problema terrible, es COVID 19; ¿Si pilla? Muchas veces la gente suele confundir los síntomas con el problema, ó con las causas del problema, etiología, como dicen los médicos; es lo mismo que le pasa a la sociedad que, por una o varias situaciones irritantes estalla en peleas, que a su vez tienen consecuencias, en su mayoría costosas, dolorosas o irreparables, y queda al descubierto El Problema.

Estudiosos de sociología explican que cuando los mensajes en la comunicación, son confusos, no se entienden, o cuando las respuestas no corresponden a lo que se requiere, entonces se incuban los alimentos de “problemas”; por ejemplo, situación: Examen parcial en clase de Humanidades, Cátedra de paz, PROFESOR PREGUNTA: “¿En donde se firmó el acuerdo de paz entre FARC y gobierno?” ESTUDIANTE: “En la rayita de abajo en la última página”. Resultado: “Empezó la pelea”.

Si no hay claridad en la pregunta, la respuesta puede ser cualquier cosa; el ejemplo explica entonces el por qué los medios de desinformación remarcan el paro como el problema, cuando en verdad se trata de la fiebre, síntoma de un problema social no resuelto por muchas décadas: Desigualdad, pobreza, desempleo, corrupción, represión, que son las causas, mientras que los taponamientos, las pedreas, los abusos de la fuerza pública, las infiltraciones, que deslegitiman la protesta, son las consecuencias.

Los mismos estudiosos de los fenómenos sociales dicen que en muchos casos, como el nuestro, “El” (gobierno) sabe cual es el problema, “Ella” (Población) sabe lo que necesita y pide; “El” Concede lo que no se le está pidiendo. Resultado: “Empieza la pelea”; ocurrió con los jóvenes que están exigiendo mejorar la educación y la gratuidad en la educación superior; el gobierno respondió con incentivos a las empresas que contraten jóvenes entre 18 y 28 años.- Es como en el equipo de fútbol, cuyo entrenador pide a los directivos un defensa central porque le están haciendo muchos goles de tiro de esquina; los directivos le contratan a “Manputas” un centro delantero que hace dos goles y medio por partido; Resultado: “Ahí empieza la pelea”…. Pues sí, muy bueno, pero esa solución ni atiende los síntomas, ni resuelve el problema; es lo mismo cuando los promotores del paro piden mesas de negociación para discutir y concertar soluciones y levantar el paro, y la respuesta del gobernante es incrementar la acción policial, reprimir la protesta con el uso de la fuerza, que ya sabemos, es brutal y desmedida.

Para terminar, podríamos decir que el paro, las marchas, las protestas son los síntomas; las consecuencias hasta ahora son 50 muertos, 1.600 heridos, 1.500 detenidos, 540 desaparecidos, 21 mujeres abusadas en instalaciones de la policía, pero el problema sigue ahí; el mundo entero cree que el remedio está en la conversación, pero el gobernante y su séquito de aduladores cree que el remedio está en la confrontación; como si el síntoma, la fiebre de la enfermedad, estuviera en las cobijas y no en el cuero del enfermito.

PD. Si ya existe un acuerdo entre “El” (Estado) y “Ella” (Insurgencia), para empezar a atender las causas del problema, tiene amparo constitucional, tiene el respaldo de la comunidad internacional, desapareció un actor del conflicto, entonces ¿Porqué los medios de desinformación no se ocupan de por lo menos llevarlo a la conversación nacional? … Ahí está el defensa para que no nos hagan mas goles de cabeza… y me voy, porque el ESMAD está en la esquina..

Artículo anteriorSIN LINITES – El premio mayor
Artículo siguienteAnecdotario

1 COMENTARIO

  1. Respetado Columnista: sus columnas cargadas de analogías que enmarcan las fortalezas y debilidades del ser humano: social, político , religioso y demás.
    El acto comunicativo cargado de racionalidad y emotividad, digno de lecturas precisas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos