Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

ActualidadEs la misma vieja historia.

Es la misma vieja historia.

ESCAMPAVIA.

 

“Empezamos por arreglar el camino a Cartago, hasta hacerlo carreteable. Pedimos ayuda a la ciudadanía y nos la prestó en la medida de sus fuerzas; luego la pedimos al Gobierno de Caldas, pero el gobernador, Dr. Arias Mejía, nos manifestó que él no era amigo de las carreteras en Caldas, que al respecto no existía ningún entusiasmo en el país, pero que para satisfacer nuestras exigencias haría votar una pequeña suma. Con esa poca ayuda pudimos continuar los trabajos.

“Después de tener paso en la vía a Cartago, resolvimos seguir con la carretera de Armenia.

“Procuramos por todos los medios posibles levantar el entusiasmo y logramos que el Departamento nos ayudara, expidiendo una Ordenanza que aceptaba la carretera y destinara para su construcción una suma de dinero. Pero, no obstante, tropezamos con el poco entusiasmo del pueblo; en vista de los cual citamos a los señores de Armenia, para ver si allá ayudaran como interesados en la obra. Pero al llegar esa comisión se mostró disgustada, y uno de sus miembros me manifestó que no veían el objeto de esa cita y que supiéramos que ellos, los de Armenia, no necesitaban para nada esa vía.”

De la historia de la carretera que une a Manizales con Pereira y Armenia, continúa la entrevista que le hiciera Benjamín Ángel Maya, a don Alfonso Jaramillo Gutiérrez, por allá en el año 1.929,  en  el recientemente publicado libro, El Cañaveral del Carmen, de Lucía Jaramillo de Olarte y con la edición de Adriana María Ramírez López, texto que continúa con el diferendo de opiniones entre la comisión designada para hacer el diseño de la carretera por el Gobernador Dr. Ocampo y los pereiranos, así la comisión que encabezaba el Dr. Bernardo Arango recibió la orden de empezar en Santa Rosa y con dirección al Manzano, dejando a Pereira de Lado, lo que calificó Don Alfonso como “el eterno problema entre Manizales y Pereira”, diferencia que se resolvió gracias a la intervención de Esteban Jaramillo, entonces ministro del presidente Abadía Méndez, por presión de los Pereiranos y con el encargo para que la Sociedad de Mejoras de Pereira emprendiera la obra sin eludir a la ciudad sin puertas.

Esta historia vieja, hoy tiene los mismos actores, pero desempeñando diferentes roles, la historia se repite una vez como comedia, otra como tragedia.

Cuando hablé de la corrupción despertaron bodegueros que me insultaron, calumniaron y amenazaron, quienes, a falta de argumentos para rebatir mis opiniones, recurrieron  al libreto de agredir al mensajero, como si con esa actitud pudieran borrar los videos contando dinero, o lograran recuperar los dólares de las maletas que se perdieron, o regresar a la vida a quienes, cercanos a esos hechos, terminaran suicidados, o los carrotanques de la Guajira estuvieran entregando agua a quien la necesita, o los terrenos comprados para entregar a los campesinos resultaran una operación sin mancha, o regresar a la juventud a los políticos que por décadas no han desempeñado oficio diferente al de gobernar, como el Dr. Leyva, quien fuera secretario privado del presidente Pastrana (1.970-1.974), Concejal (1.974-1976), Diputado (1.976-1.978), Representante a Cámara (1.978-1.982), Senador (1.982-1.990),  Ministro de Minas (1.984-1.985), Constituyente (1.991), siempre electo por el partido Conservador para luego saltar a delegado de las FARC en La Habana y ahora Ministro del presidente Petro o los eternos congresistas por el partido Liberal, el Galanismo, el Centro Democrático, el Conservador y ahora funcionarios del Pacto Histórico: Benedetti, Barreras, Jaramillo, Velasco, y qué decir financiadores que se transforman en  contratistas.

Finalmente, y no por coincidencia, se refieren a la elección de rector de la UTP, tema que no he mencionado en mis escritos; flaco servicio al candidato de sus afectos, quien no necesita ni de soeces, ni de mentirosos y menos de delincuentes que suplantan a terceros para calumniar y agredir.

 

4 COMENTARIOS

  1. Ahora resulta que las dificultades para la construcción de la carretera Manizales-Pereira-Armenia en los años veintes y treintas del siglo XX también son culpa de Petro.
    Y le parece denigrante que personalidades como Leyva y Duran, otrora militantes del conservatorio y el Liberalismo, sean ahora partidarios de un gobierno progresista. Usted que toda su vida ha posado de liberal, por qué entonces fue consejero y embajador del narcofacho gobierno de Matarife, y aún hoy continúa siendo un obsecuente defensor de ese tipejo.
    Su comportamiento acomodaticio, y de solidaridad de clase, la clase de la «gente bien de Pereira» , frente a la elección de rector, merece comentario aparte. Al menos tenga la dignidad de dar un paso al costado y permitir que la representación de los ex rectores sea asumida por Carlos Ossa, quien es en verdad un académico y conocedor de la U.T.P.

  2. Ante la demora y manoseo de parte del Consejo Superior de la Universidad Tecnologica de Pereira para elegir al nuevo rector, yo sugiero que se les aplique lo mismo que se hizo a los cardenales encargados de escoger al nuevo PAPA (GREGORIO X), en 1268. Después de 3 años de deliberaciones, nada que se ponían de acuerdo hasta que tomaron la decisión de encerrarlos con cadenas y candados, a pan y agua, hasta que salió HUMO BLANCO. En este caso, que a los Consejeros de la UTP, los obliguen a permanecer en el legendario GALPÓN de la Universidad hasta que obren en derecho frente a la decisión que previamente tomó la comunidad universitaria. Aaah, y que a JUAN GUILLERMO ÁNGEL, por voltearepas, solamente le den media ración!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos