Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

ActualidadEsa culpa repartida es mejor ... Sin arrepentimientos.

Esa culpa repartida es mejor … Sin arrepentimientos.

Amanecimos con más cargas, sin haber apenas dormido. La pesadilla reparte cargas de un inmenso dolor, que es mejor repartido… Que ahora invitan a ayudarles a cargar, cuando no pidieron permiso para asesinar, masacrar, desmembrar, desollar y violentar reproduciendo su maldita semilla con su fuerza, para ya no abortar, sino apenas expulsar masas pútridas tocadas de «fresca humanidad». Sin pedirte permiso, ni aprobación, ni contar para nada con tu opinión. Pero para la purga de sus pecados, si te cuentan y reparten cargas como en esas estadísticas según las cuales el que tiene compra 4 pollos y los consume, pero en los indicadores fueron 2 para ese y dos para vos… Sin haber visto ni las plumas!

Corriente en eso de las estrategias de combatientes que combinan todas las formas de … para birlar derechos de otros, que atropellan y pisotean en nombre de los de todos. Incluidos los difuntos, que fueron 8 civiles de cada diez víctimas entre 1995 y 2005, según el inventario que apenas costó 400 mil millones de pesos elaborar por estos sabios «magistrados».

En un negocio que empezó mal, lograron que como ejércitos vencidos, pobladores y tropas y burócratas, hicieran su juego. El de ellos, claro. Un triunfo de lucha es no quedarse con estigmas, sino mejor repartirlos. Otro, no expresar arrepentimientos, que fueran interpretados como debilidad, sino hacer que otros se sientan tanto o más culpables de sus crímenes e infamias de ellos que no quieren pagar un día tras rejas, ni cumplir siquiera a lo que se comprometieron para llegar a esta farsa.

Y todo lo formal que se les antepuso, para contener sus furias, es satanizado al antojo, porque lo importante era su principio de «la razón de su sublevación» y la consagración de sus violencias. Pretenden que como todos somos responsables, ellos son menos culpables que quien jamás empuñó un arma, ni disparó, ni urdió sus cochinas tretas para agredir.

Y sofistas de estos, traídos por la espuma de los acontecimientos, invocan –ahora si– «fe» como colchón, no solo para tragar sapos y ese libraco, sino para proyectar lo terrible que se viene: Y nada es su culpa… Sino de todos.

Por haber sido nacidos en este oscuro trozo de la historia, ni somos ni ajenos, ni neutros. Por los impactos de sus guerrerismos, saltaron a nuestra humanidad esquirlas y en lo personal, amputaron sin remedio partes de la integridad con despojo, persecución, asedio y exigencias de apoyos que no nos dio la gana corresponder. Pero pagamos por eso. ¡No nos pidan autismos! Ni silencios hipócritas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos